PELIGRA LA REFORMA FINANCIERA DE LA OMS Y SU INDEPENDENCIA DE LAS DONACIONES PRIVADAS, POR LA OPOSICIÓN DE ESTADOS UNIDOS, UN PUÑADO DE PAÍSES RICOS, RUSIA Y BRASIL

Visto: 742

Los Estados Miembros de la OMS no llegan a un acuerdo sobre el aumento de las contribuciones, elemento clave de la reforma financiera de la organización, su independencia de las fundaciones privadas y el sostenimiento futuro de sus proyectos.

Un reciente informe del Grupo de Trabajo sobre Financiamiento Sostenible de la OMS que encabeza Alemania, no pudo incluir una recomendación para que las contribuciones asignadas por los estados miembros se incrementen gradualmente para satisfacer el 50% de las necesidades presupuestarias básicas de la Organización para 2028-29.

Actualmente, las contribuciones regulares de los estados miembros generan alrededor de 475 millones de dólares al año, que es solo alrededor del 16% de los costos presupuestarios anuales de la OMS de 3 mil millones de dólares.

Junto con los déficits presupuestarios crónicos, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha criticado la dependencia de las donaciones “voluntarias” por confundir la planificación más estratégica del uso de los recursos.

La ampliación de las contribuciones señaladas se ha considerado la medida clave en una serie de reformas más amplias de las finanzas de la OMS, propuesta por revisiones externas recientes del desempeño de la OMS - y de sus deficiencias - durante la pandemia de COVID - entre las que se encuentran la revisión del Panel Independiente copresidido por Helen Clark y Ellen Johnson-Sirleaf, ex jefes de Nueva Zelanda y Liberia respectivamente.

La reforma de las finanzas de la OMS se ha convertido en una causa emblemática para Alemania, respaldada por un gran bloque de Estados miembros europeos y africanos, que ven la reforma de la financiación como fundamental para mantener el papel central de la OMS en la toma de decisiones de salud mundial en la post pandemia.

“Si bien el estancamiento del Grupo de Trabajo no significa que la iniciativa de reforma financiera esté muerta, significa que, en este momento, no hay un camino claro hacia una decisión formal sobre reformas radicales en el período previo a la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMS, programada para 24-29 de enero - donde se revisarán las deliberaciones del Grupo de Trabajo”, escribió el sitio especializado Health Policy Watch

Los principales obstáculos a la reforma incluyen a Estados Unidos, un puñado de otros países ricos y Rusia, Brasil, aseguró el sitio especializado.

En una serie de amplias consultas con los estados miembros que tuvieron lugar desde marzo de 2021, todo el bloque africano de la OMS, así como la mayoría de los estados miembros de la Unión Europea y el Mediterráneo Oriental (Medio Oriente) se pronunciaron enérgicamente a favor de las reformas financieras, según el informe.

De los 100 países que presentaron respuestas por escrito, unos 90 apoyaron un aumento en el nivel de las contribuciones que se han estancado durante más de una década. 

Por el contrario, un puñado de países, incluido Estados Unidos pero también Rusia y Brasil, se han manifestado opuestos al aumento de las contribuciones, dijeron observadores diplomáticos en Ginebra a Health Policy Watch

Otros opositores al aumento de cuotas incluyen a Japón, Mónaco y Polonia, aseguraron los observadores.

China, mientras tanto, se ha mantenido al margen, ni apoya ni se opone enfáticamente.  

La decepción se resume en una concisa oración en un informe del 4 de enero que dice que "El Grupo de Trabajo no llegó a un consenso sobre las recomendaciones del informe, dado el tiempo limitado".

A primera vista, eso puede parecer extraño en el caso de Estados Unidos, que suele ser el mayor o uno de los mayores contribuyentes a la OMS en general.

Sin embargo, la mayoría de las contribuciones estadounidenses son "voluntarias", lo que significa que pueden agruparse en una amplia gama de oficinas e iniciativas estadounidenses, desde USAID y los Centros para el Control de Enfermedades hasta el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. 

Las contribuciones regulares de Estados Unidos a la OMS han permanecido congeladas durante más de una década, mientras que la mayor parte del financiamiento ha sido como contribuciones “voluntarias”.

Por el contrario, “conseguir la aprobación del Congreso de los Estados Unidos para una decisión que aumente la proporción de las contribuciones asignadas sería un movimiento político potencialmente difícil. Y ese es el caso ahora incluso de la administración comprensiva de la OMS del presidente estadounidense Joe Biden, quien ya enfrenta una oposición cada vez más dura de sus oponentes republicanos en el Congreso”, advirtió el sitio estadounidense.

Y aunque el impacto acumulativo solo sumaría alrededor de 600 millones dólares al año más en contribuciones de todos los estados miembros de la OMS juntos, algunos países también pueden estar preocupados por el precedente que la decisión podría sentar.  

En particular, pueden temer que aceptar contribuciones más altas de la OMS podría conducir a pagos más estrictos para el resto del sistema de la ONU, con implicaciones presupuestarias mucho mayores, dijeron las fuentes

"Creo que es un elefante clave en la sala: ¿qué significaría el aumento de la contribución señalada de la OMS para todo el sistema de las Naciones Unidas?" dijo un observador a Health Policy Watch. "¿Estamos abriendo una caja de Pandora, de modo que si estamos aumentando para la OMS, no tendríamos que aumentar para la ONU en general, para el PNUD, para todos?".  

Los estados miembros de la OMS son 'accionistas minoritarios' en el presupuesto de la OMS por la preponderancia que adquirieron las donaciones privadas como de la Fundación Gates.

Precisamente, “el sistema actual deja a los estados miembros de la OMS como accionistas minoritarios en su propio gobierno de la OMS”, dicen los críticos. 

Por el contrario, organizaciones filantrópicas como la Fundación Bill y Melinda Gates y Gavi, The Vaccine Alliance, se encuentran entre los cinco mayores contribuyentes de la OMS y, en consecuencia, ejercen una influencia desproporcionada. 

Las donaciones voluntarias no solo son impredecibles, sino que también suelen venir acompañadas de limitaciones, lo que significa que deben dedicarse a una actividad específica del programa.

Esto limita la capacidad de la OMS para cambiar ágilmente los fondos y responder a emergencias como la reciente pandemia de COVID, afirmó otro organismo de revisión de la OMS, el Comité Asesor y de Supervisión Independiente (IOAC), en su informe, publicado en mayo pasado.

En el futuro, también existe la preocupación de que si se crean otras nuevas instituciones de salud mundial bajo los auspicios de una Convención Pandémica o una junta de Amenazas de Salud Mundial patrocinada por la ONU, esto podría tener las consecuencias no deseadas de debilitar a la OMS.

Por el contrario, una base financiera sólida ayudaría a garantizar que la OMS siga siendo el pulso de la toma de decisiones de salud mundial, incluso si surgen junto a ella nuevas oficinas u organismos específicos para una pandemia.

En una aparición a mediados de diciembre en el Centro de Salud Global del Graduate Institute de Ginebra, poco antes de la última reunión del Grupo de Trabajo, Björn Kümmel, subdirector de salud global del Ministerio de Salud de Alemania y jefe del Grupo de Trabajo de Finanzas Sostenibles de la OMS, hizo un enérgico llamamiento para cambios audaces en el plan de financiación de la OMS.

La estructura actual está "fundamentalmente podrida, en su excesiva dependencia de sólo un puñado de países ricos y unos pocos donantes privados”, declaró.  

“Prácticamente, no es posible proponer reformas parciales, pero necesitamos cambiar sustancialmente la forma en que se financia la OMS”, reclamó Kümmel, actualmente vicepresidente de la Junta Ejecutiva.

“Si los estados miembros en general no están de acuerdo con un aumento, existe el riesgo de que los principales donantes dirijan sus finanzas a los actores de la salud mundial en competencia, donde pueden ejercer más influencia”, pronosticó Björn Kümmel, a finales del año pasado.

Ahora es muy decepcionante que los estados miembros no hayan aprovechado la urgencia del momento creado por la pandemia para emprender reformas audaces”, agregó Olaf Wientzek, director de Diálogo Multilateral en la oficina de Ginebra de la Fundación Konrad-Adenauer de Alemania.

Olaf Wientzek apuntó que la propuesta de aumentar las contribuciones al índice de referencia del 50% ni siquiera llega tan lejos como otras revisiones externas. El Grupo Independiente, por ejemplo, había pedido un aumento de las contribuciones para cubrir el 66% de los costos del presupuesto básico de la OMS. 

 “Creo que fue un compromiso bastante bueno, porque a largo plazo hace un gran cambio, pero no lo hace demasiado rápido, donde se podría argumentar que dada la reacción económica que ha creado la crisis del COVID, sería demasiado difícil para muchos países”, pronosticó Wientzek.

Y para ser honesto, si hablamos de los paquetes de recuperación masiva que los países han aprobado para abordar la pandemia, las sumas involucradas con respecto a la OMS son muy limitadas. No es ambicioso, es una fruta madura", reforzó.

Wientzek mantuvo la esperanza de que el proceso de construcción de consenso sobre las reformas simplemente lleve más tiempo, como suele ser el caso en los laboriosos debates de la OMS donde el consenso es la norma.

“La iniciativa puede tener más oportunidades en mayo [en la Asamblea Mundial de la Salud], o en mayo siguiente”, predijo. "Lo que sí sé es que Alemania sigue muy comprometida con esto, y no creo que eso vaya a cambiar con el nuevo gobierno [alemán]", completó.

El informe sobre las recomendaciones del grupo de trabajo: “Que la Junta Ejecutiva solicite a la Secretaría que explore la viabilidad de un mecanismo de reposición para ampliar aún más la base de financiación en consulta con los Estados Miembros y teniendo en cuenta el Marco de colaboración con los agentes no estatales y presente un informe a la [Junta Ejecutiva a través de la trigésima séptima reunión del Comité de Programa, Presupuesto y Administración en enero de 2023 que incluye opciones relevantes para que los Estados Miembros las consideren”.

El mecanismo de reposición, con las reglas de procedimiento pertinentes, se basaría en los siguientes principios:

(i) está impulsado por los Estados Miembros y aprobado por la Asamblea Mundial de la Salud y está abierto a todos los donantes que cumplan con el Marco de colaboración con agentes no estatales;

(ii) atiende tanto las necesidades de flexibilidad de la OMS como las necesidades de los donantes de mostrar responsabilidad por los resultados a sus propios mandantes;

 (iii) asegura la eficiencia y la ausencia de competencia entre las diferentes partes de la OMS;

(iv) se alinea con las necesidades definidas de la OMS aprobadas por sus órganos rectores y se orienta a priorizar las necesidades de financiamiento del presupuesto base en todos sus componentes;

(v) se alinea con la arquitectura de salud global evitando la competencia con otros actores globales;

(vi) se ajusta a las resoluciones y decisiones de la Asamblea de la Salud”.