ECOHEALTH ALLIANCE BLOQUEÓ LA DIVULGACIÓN DE DATOS SOBRE SUS INVESTIGACIONES DE LOS CORONAVIRUS EN WUHAN, CUANDO ESTALLÓ LA PANDEMIA

Visto: 723

El presidente de EcoHealth Alliance, Peter Daszak, se opuso a la publicación de datos de secuencias de virus relacionados con el COVID-19 recopilados en China como parte del programa PREDICT de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), según correos electrónicos obtenidos por US Right to Know.

El bloqueo de datos se desprende del intercambio de correos de EcoHealth Alliance, una organización “sin fines de lucro” financiada por los Institutos Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH), que aportó durante años millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses para ensayos con los coronavirus de los murciélagos, en asociación con el Instituto de Virología de Wuhan, China.

A fines de abril de 2020 cuando la pandemia ya arrasaba en el planeta, los directivos de EcoHealth Alliance, comenzando por su presidente, Peter Daszak, les propusieron bloquear información a los científicos del Instituto de Virología de Wuhan y a la empresa Metbiota, una empresa de biotecnología de San Francisco, respaldada por Google que trabaja con PREDICT, un programa de investigación epidemiológica financiado por una subvención de la Agencia USAID. Lanzado en 2009, el programa fue descrito como un sistema de alerta temprana de pandemia.

Tammie O'Rourke de Metabiota envió un correo electrónico a Hongying Li, quien coordina los programas de EcoHealth Alliance en China y el sudeste asiático, con un archivo adjunto con secuencias de virus detectadas en China que se habían enviado a la base de datos pública de secuencias genéticas GenBank. Luego discutieron si las secuencias genéticas deberían cargarse en la base pública.

Hongying Li propuso posponer la carga de los datos de la secuencia del virus por varias razones, incluido que, "debido al COVID-19, cualquier publicación de datos relevante debe ser revisada y aprobada por la institución en China".

Daszak luego escribió: “Es extremadamente importante que no tengamos estas secuencias como parte de nuestro lanzamiento de PREDICT para Genbank en este momento. Como habrás escuchado, estos eran parte de una subvención que los NIH acaban de cancelar”.

El directivo se refería a un artículo aparecido en esos días en el periódico digital Politico, con el título “Trump recorta la investigación de EEUU sobre la transmisión del virus murciélago-humano por los lazos con China”.

Daszak instó a sus socios chinos a no compartir públicamente los datos genómicos virales, a pesar de que la generación de los datos fue financiada por los contribuyentes estadounidenses. 

Tenerlos como parte de PREDICT será [sic] una atención muy desagradable para Universidad California en Davis (universidad pública), PREDICT y USAID”, escribió Daszak.

Los correos electrónicos se publicaron como parte de una solicitud de la Ley de Registros Públicos de California a la Universidad de California Davis. No contienen archivos adjuntos, por lo que los datos reales de la secuencia viral no están incluidos en la información recibida por US Right to Know.

No se sabe si los datos a los que se hace referencia en los correos electrónicos aún están embargados o si se compartieron posteriormente en GenBank.

EcoHealth Alliance negó que se mantuvieran secuencias fuera de GenBank. En respuesta a una consulta de US Right to Know, Daszak envió por correo electrónico un artículo de Nature Communications de agosto de 2020 escrito en coautoría por científicos de EcoHealth y el Instituto de Virología de Wuhan.

Daszak escribió en su respuesta: “Todas las secuencias de coronavirus relacionados con el SARS descubiertas por EcoHealth Alliance en China se secuenciaron con fondos de los NIH y se han se ha hecho público en artículos científicos revisados por pares y a través de la base de datos Genbank disponible públicamente. Se identificaron dos secuencias más y se enviaron por separado a los NIH el 18/11/21 (número de acceso de Genbank OK663614 y OK663615)".

Sin embargo, no negó la autenticidad de los correos que en abril de 2020 aconsejaban ocultar o bloquear información sobre las secuencias de los coronavirus.

Para más información: https://usrtk.org/biohazards/foi-documents-on-origins-of-sars-cov-2-risks-of-gain-of-function-research-and-biosafety-labs/