LOS PAÍSES MIEMBROS DE LA OMS ACUERDAN ENDURECER LAS REGULACIONES CONTRA FUTURAS PANDEMIAS, DESPUÉS DE ESCUCHAR INFORMES CRÍTICOS SOBRE SU LENTITUD PARA REACCIONAR ANTE EL AVANCE DEL COVID

Visto: 662

Con el trasfondo de tres paneles de revisión independientes coincidiendo que la respuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al comienzo de la pandemia COVID-19 “fue inadecuada”, los Estados Miembros avanzaron en la elaboración de futuras alternativas más eficaces y de rápida instrumentación, durante la reciente la reunión de la Junta Ejecutiva de la organización celebrada en Ginebra.

Los miembros de la OMS acordaron analizar tres propuestas principales para mejorar la futura respuesta ante pandemias:

Establecer un Comité Permanente sobre Prevención, Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias (Pandemias) para brindar orientación y hacer recomendaciones a la Junta "con respecto al trabajo en curso sobre propuestas de políticas sobre preparación y respuesta ante pandemias y emergencias" (propuesta de Austria).

Modernizar el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), actualizado por última vez en 2005, que son las únicas normas jurídicamente vinculantes en emergencias sanitarias (propuesta de Estados Unidos).

Desarrollar cómo funcionará el organismo de negociación intergubernamental (INB) para establecer un 'instrumento pandémico', acordado en la Sesión Especial de la Asamblea Mundial de la Salud del año pasado.

En medio del ambiente confrontativo y repetitivo que caracterizó gran parte de la discusión sobre la pandemia, la claridad y la brevedad de la representante estadounidense Loyce Pace aportaron un cambio bienvenido.

“Todos los paneles de revisión reconocen la respuesta lenta a nivel mundial en los primeros días de esta pandemia, y establecer un comité permanente es, en nuestra opinión, una forma de sentido común para que la junta ejecutiva esté más preparada para las emergencias de salud actuales y futuras”, afirmó Pace, subsecretaria de Asuntos Globales de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

Pace identificó cuatro prioridades para preparar a la OMS para futuras pandemias: primero, enmiendas específicas del RSI; segundo, una revisión de las recomendaciones hechas por el Grupo de Trabajo sobre Respuesta a la Pandemia (WGPR); tercero, establecer el órgano de negociación intergubernamental para desarrollar un instrumento sobre la preparación para una pandemia y finalmente mejorar la gobernanza de la OMS comenzando “con un grupo informal y luego estableciendo un equipo de trabajo de los Estados Miembros para trabajar con la Secretaría”.

“Hacemos un llamado a todos los estados miembros para que dediquen tiempo, recursos y esfuerzos para mejorar los problemas de gobernanza de la OMS”, instó la representante estadounidense.

El comité permanente propuesto, que informará a la junta, se activará automáticamente tan pronto como el Director General declare una emergencia sanitaria y podría facilitar la transferencia inmediata de información entre la Secretaría y los estados miembros, explicó el doctor Clemens Martin Auer de Austria.

Australia hizo hincapié en que el comité permanente “debería centrarse en la gobernanza del programa de emergencias sanitarias, lo que permitiría un debate en profundidad y la presentación de informes a la Junta Ejecutiva” y “no debería invadir las funciones de asesoramiento técnico y liderazgo del Director General y el Comité de Emergencia del RSI”.

En respuesta, el Director General, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que un comité de este tipo sería útil, especialmente porque la junta solo se reúne dos veces al año. Sin embargo, un puñado de países indicaron que aún no estaban listos para apoyar la resolución, por lo que se estancó.

El Working Ground on Pandemic Response (WGPR), presidido por Estados Unidos e Indonesia, se ha encargado de supervisar el proceso de discusión de enmiendas específicas al RSI. Se espera que las enmiendas al RSI aborden la equidad, la gobernanza tecnológica y otras brechas.

“Estados Unidos lideró un proceso excluyente, inclusivo y transparente para desarrollar esta decisión, ya que somos conscientes de que actualizar y modernizar el RSI es fundamental para garantizar que el mundo esté mejor preparado y pueda responder a la próxima pandemia”, vislumbró Pace.

“Estados Unidos transmitió formalmente sus propuestas de enmiendas específicas al IHS, actualizadas por última vez en 2005, al Director General de conformidad con el artículo 55 del RSI para su distribución a los estados partes al menos cuatro meses antes de la Asamblea Mundial de la Salud”, detalló.

Si bien apoyó las enmiendas del RSI, el delegado de Rusia, Mikhail Murashko, dijo que estas “no deberían socavar la soberanía de los países o regiones para garantizar la salud o la seguridad biológica”.

“Rechazamos cualquier propuesta que pueda usarse como motivo para interferir en los asuntos internacionales de las naciones, incluida la realización de investigaciones internacionales sobre la base de rumores e información no confirmada por los Estados”, dijo Rusia, una reiteración de las preocupaciones de China.

Rusia quiere que las enmiendas del RSI aborden "mejorar la infraestructura prioritaria, desarrollar redes regionales y globales, aumentar la cooperación entre países para implementar las reglas y garantizar la libre circulación de personal médico y tecnología para combatir infecciones".

Rusia también pidió a los estados miembros que “trabajen más para combatir la distribución de información falsa y poco confiable porque esto impide que se tomen medidas científicas efectivas para combatir los brotes epidémicos y socava la cooperación internacional”.

Las discusiones clave sobre un instrumento pandémico eficaz se llevarán a cabo en el órgano de negociación intergubernamental, que está en proceso de creación.

La UE anunció que un funcionario holandés dirigiría su región, mientras que Sudáfrica indicó que había sido nominado para esta tarea por la región de África.

Una amplia gama de grupos de la sociedad civil insuflaron algo de realidad en las discusiones recordando a los delegados que el mundo todavía estaba en las garras de una pandemia y que a los ciudadanos del mundo les había fallado el inadecuado intercambio de derechos y conocimientos sobre tecnologías financiadas por los gobiernos, cuellos de botella en la entrega de vacunas; y, más ampliamente, por servicios de salud que no han podido brindar servicios de salud sexual y reproductiva y tratamiento continuo para personas con enfermedades no transmisibles.

“Las negociaciones de la OMS sobre un tratado pandémico no son una solución rápida a la pandemia actual, pero ofrecen una respuesta mucho más integral y potencialmente útil en el futuro, incluso para las próximas pandemias”, dijo Thiru Balasubramaniam de Knowledge Ecology International .

El representante de la OnG estadounidense compartió un llamado a los delegados para que “aborden las fallas de las políticas que han acompañado la respuesta actual a la pandemia y creen un mejor marco global para la cooperación”, que incluya “compartir derechos y conocimientos de tecnologías financiadas por el gobierno, excepciones obligatorias de propiedad intelectual, normas globales para financiación de la I+D tanto en la fase preparatoria como en la de crisis, y obligaciones concretas de transparencia”.

KEI también pidió reformas en la financiación y gestión de ensayos clínicos "para que el público tenga información transparente e imparcial sobre la eficacia y seguridad relativas de las contramedidas".

Los representantes de la industria farmacéutica, por su parte, reconocieron: “la sociedad necesita hacer más e ir más allá, abordando urgentemente los cuellos de botella en la administración de vacunas y reflexionando sobre cómo lograr una asignación más equitativa del mineral más rápido en el futuro.

“Los fabricantes, los gobiernos, la academia, las ONG y otras instituciones sanitarias mundiales tienen la responsabilidad colectiva de garantizar que nadie se quede atrás en esta pandemia y en el próximo brote”, aseveraron.

Pero la declaración de la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA ) enfatizó que las colaboraciones del sector privado habían sido fundamentales para el rápido desarrollo de nuevas vacunas y tratamientos, y agregó que el mundo debería “mejorar, no obstaculizar, el próspero ecosistema de innovación mientras construye una infraestructura de salud resiliente y con suficientes recursos”.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, nominado a la reelección con un apoyo abrumador, durante su discurso, pidió “contribuciones evaluadas de los estados miembros” para cubrir al menos la mitad del presupuesto anual de la OMS, de aproximadamente 3.500 millones de dólares.

En la actualidad, las contribuciones asignadas (tasas basadas en el PIB de los países) representan menos del 20% del presupuesto y el resto proviene de contribuciones voluntarias que generalmente se destinan a problemas particulares, lo que impide la flexibilidad y la distribución regional equitativa, explicó Tedros.

Estados Unidos y Japón se resisten a aumentar las contribuciones de los miembros a menos que la OMS garantice mejorar su gobernanza financiera.

La estadounidense Loyce Pace pidió un "paquete holístico de medidas" para garantizar una financiación sostenible de la OMS, que incluyan “una mejor gobernanza y transparencia sobre los mecanismos de financiación actuales, la priorización, los procesos presupuestarios, una mejor rentabilidad y una pronta inclusión de los Estados miembros en los procesos de toma de decisiones”.

Tedros explicó que, bajo su liderazgo, las contribuciones voluntarias habían aumentado de alrededor de 14 millones en 2017 a casi 260 millones de dólares, pero no se había avanzado en el aumento de las contribuciones señaladas.

Sin embargo, Tedros luego aseguró a los miembros que estaba comprometido con una mayor responsabilidad y transparencia.

La vicepresidenta de Salud Global de la Fundación de las Naciones Unidas, Kate Dodson, envió una carta a la Junta Ejecutiva en nombre de un amplio grupo de organizaciones de salud pidiendo más fondos.

La carta pidió a los estados miembros que "acuerden aumentar la proporción de las contribuciones asignadas al presupuesto base de la OMS al 50% para 2029", y señaló que solo una "OMS financiada de manera sostenible que no esté sujeta a la influencia política de sus donantes o los caprichos de los flujos de financiación puede cumplir su papel como principal organismo técnico y normativo internacional”.

Carta de Salud Global
https://acrobat.adobe.com/link/track?uri=urn%3Aaaid%3Ascds%3AUS%3A0eed4978-dc23-4564-9ee6-4dd6a49537f4#pageNum=1