CAMPAÑA MUNDIAL DE VACUNACIÓN REQUIERE DE CASI 17 MIL MILLONES DE DÓLARES Y LAMENTÓ QUE EL 35 POR CIENTO DE LAS DOSIS DONADAS TODAVÍA NO SE ADMINISTRARON

Visto: 620

La iniciativa ACT Accelerator, copatrocinada por la OMS, que tiene como objetivo obtener una cobertura de vacunación del 70 % en todos los países para mediados de 2022, reclamó de sus donantes 16.800 millones de dólares inmediatos para cumplir con los objetivos de equidad global en la distribución de vacunas, como anticipo de un presupuesto de 48 mil millones durante el resto del año.

En declaraciones a los periodistas antes del lanzamiento de una nueva campaña de recaudación de fondos, el ex primer ministro del Reino Unido y embajador especial de la OMS, Gordon Brown, dijo que los fondos serían cruciales para poner fin a la pandemia en 2022.

Sin embargo, un informe de la firma de pronósticos Airfinity, señaló que alrededor del 35% de las dosis de vacunas donadas que ya se han entregado a países de bajos ingresos aún no se han administrado.

La evaluación subraya las complejidades que se enfrentan en el terreno en países y regiones acosados ​​por múltiples amenazas simultáneas para la salud y los servicios de salud que aún enfrentan interrupciones considerables después de dos años de estrés pandémico.

Según ACT Accelerator, que es una asociación de agencias líderes que proporciona las herramientas COVID a más de 90 países de ingresos bajos y medianos bajos, existe una brecha de financiamiento de 16.8 mil millones de dólares que los donantes deben cubrir.

Esa cifra no incluye 6.8 mil millones más necesarios para los costos de entrega en el país, que los copatrocinadores de la iniciativa esperan cubrir de otras fuentes, como préstamos de bancos multilaterales de desarrollo.

Cerrar esa brecha de financiamiento, dicen los defensores de ACT-Accelerator, será importante para poner fin a la pandemia como una emergencia global en 2022.

Y esas necesidades, en total unos 23 mil millones, ni siquiera incluyen los costos relacionados para la adquisición nacional y el aumento de escala de fabricación esperado, que suman otros 25 mil millones, lo que arroja un costo total de inversión de 48 mil millones, según el informe de inversión ACT-A recientemente publicado.

Brown agregó que si no se liberan los fondos necesarios, es posible que no se tomen las medidas preventivas necesarias y esto podría poner al mundo entero, incluidos los países ricos, en un alto riesgo.

Necesitamos urgentemente 16 mil millones porque todavía no financiamos completamente la acción preventiva. La enfermedad continuará mutando y haciendo lo que probablemente nos sorprenderá a todos. Necesitamos con urgencia los 16.000 millones de dólares porque, si bien las variantes futuras pueden ser menos letales, también podrían resultar más letales, y tiene sentido estar preparado”, añadió Brown.

La profesora John-Anne Rottingen, embajadora de Noruega para la salud global, profesora y presidenta del Grupo de Trabajo de Financiamiento y Movilización de Recursos de ACT-Accelerator , dijo que las fuentes específicas de financiamiento para la iniciativa son contribuciones de donantes soberanos, recursos nacionales de los gobiernos de LMIC y apoyo de los bancos multilaterales de desarrollo (BMD).

“La solicitud general es de 16.800 millones del presupuesto de 23.400 millones. Esperamos que los 6.500 millones restantes puedan ser respaldados a través de financiamiento interno en países de medianos ingresos. Pero, además, también quiero resaltar que este no es el total de la respuesta internacional al COVID-19, hay una necesidad adicional de 24.600 millones. Entonces, en total, la respuesta de COVID-19 en 2022 es de 48 mil millones”, detalló Rottingen.

Entre los 24,6 mil millones adicionales se encuentra el apoyo que ayudará a los países a entregar vacunas, pruebas y tratamientos. Rottingen dijo que esto costará 6.8 mil millones y puede ser proporcionado por donaciones bilaterales internacionales además del apoyo a las agencias ACT.

Para recaudar fondos, se ha escrito a un total de 55 países e incluyen todos los países de ingresos altos, los países de ingresos medios-altos del G20 y dos países de ingresos medios adicionales que son contribuyentes de ACT-Accelerator.

Las contribuciones de 'participación justa' se calcularon para cada uno de los países y colectivamente cubren la necesidad total inmediata de financiamiento de subvenciones de 16,8 mil millones, asumiendo que el sector privado y las instituciones filantrópicas pueden cubrir hasta 5 mil millones. Para el presupuesto de ACT-Accelerator 2020-21, seis países (Canadá, Alemania, Kuwait, Noruega, Arabia Saudita y Suecia) cumplieron o excedieron sus compromisos de participación justa.

Rottingen señaló que están utilizando un modelo que se desarrolló en el primer ciclo presupuestario del acelerador y se basa en una simplificación de la fórmula de cuotas del Fondo Monetario Internacional, cuyos principales indicadores son el PIB y la apertura de la economía.

“Y luego ajustar eso por el PIB per cápita para introducir un elemento progresivo en el modelo de participación justa y finalmente agregar un colchón de riesgo del 20% para garantizar que podamos cumplir con el objetivo de financiamiento de 16.8 mil millones”, agregó.

Se espera que la Unión Europea contribuya con alrededor de una cuarta parte de las necesidades, el resto del G7 contribuirá con el 46 %, los miembros restantes del G20 contribuirán con el 22 % mientras que el 8 % lo proporcionarán otros países según el modelo de participación justa.

Carl Bildt, enviado especial de la OMS para ACT-Accelerator, describió la pandemia de COVID-19 “como un triunfo de la ciencia pero un posible fracaso de la política considerando la gran desigualdad en la disponibilidad de los medios para combatir el COVID: vacunas, tratamientos y pruebas”.

“No solo es moralmente espantoso, también es profundamente peligroso. Si no detenemos la pandemia, es posible que pronto nos quedemos sin alfabetos griegos. Sabemos que algunas variantes pueden ser más benignas, pero otras pueden no serlo. Y todos sabemos que no hay absolutamente ninguna forma de saber cuál de las variantes vendrá después”, concluyó.