BIONTEC DE ALEMANIA INTENTÓ SOCAVAR EL NUEVO CENTRO DE INVESTIGACIONES DE VACUNAS ARNm PATROCINADO POR LA OMS EN SUDÁFRICA

Visto: 789

La fundación kENUP de Malta que representa a BioNTech, la compañía alemana que coprodujo con Pfizer la vacuna de ARNm contra el COVID de gran éxito, ha sido acusada de intentar socavar el centro de investigación de vacunas patrocinado por la OMS con sede en Sudáfrica y de código abierto.

La denuncia fue publicada por la publicación especializada The British Medical Journal (BMJ) en coincidencia con la visita de Tedros Adhanom Ghebreyesus, director General de la OMS, al Centro Mundial de Transferencia de Tecnología de Vacunas de ARNm en Sudáfrica, la semana pasada.

La Fundación kENUP una consultora contratada por BioNTech, argumentó que “es poco probable” que el centro patrocinado por la OMS “tenga éxito” y que además infringía los derechos de propiedad intelectual, según sugieren los documentos obtenidos por The BMJ.

El Centro Mundial de Transferencia de Tecnología de Vacunas de ARNm de la OMS en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, tiene como objetivo capacitar a investigadores y empresarios africanos en la fabricación de versiones libres de patentes de vacunas de ARNm.

KENUP buscó avanzar en una propuesta alternativa como enviar “fábricas de ARNm completamente equipadas alojadas en contenedores marítimos de Europa a África y, inicialmente, con trabajadores de BioNTech”.

También propuso una nueva vía regulatoria para aprobar las vacunas fabricadas en tales fábricas en el extranjero. La iniciativa fue descrita como “paternalista e inviable” por los expertos entrevistados por The BMJ.

“Rumores infundados han estado circulando que la tecnología de la vacuna de ARNm el centro de transferencia que se está estableciendo en Sudáfrica pretende para infringir patentes”, respondió Medicines Patent Pool, que es responsable de la propiedad intelectual y la concesión de licencias de la hub.

La Fundación kENUP no abordó directamente las acusaciones ni respondió a las preguntas de The BMJ sobre el asunto.

BioNTech respondió en un comunicado que sus planes para establecer la fabricación de vacunas basadas en ARNm en el continente africano “se realizarán en estrecha colaboración con la OMS, la Unión Africana y los CDC africanos”.

Mientras tanto, Pfizer ha anunciado acuerdos preliminares para construir instalaciones de fabricación de vacunas en suelo africano, en Ruanda y Senegal.

Cuando Health Policy Watch solicitó una opinión a observadores farmacéuticos en Suiza, coincidieron que la iniciativa kENUP se percibía como un caso atípico en la industria.

Cuando se estableció en julio de 2021, algunos críticos del proyecto dijeron que el modelo del centro no era lo suficientemente transparente, en particular sus principios sobre licencias y el intercambio de tecnología.

Sin embargo, con la noticia de que el primer intento del centro de replicar una vacuna de ARNm tuvo éxito en menos de tres meses, incluso los críticos admitieron su utilidad.

“Si bien no hay escasez de héroes en este mundo azotado por una pandemia, los científicos sudafricanos que han copiado la vacuna de Moderna han demostrado lo que es posible”, resaltó el sitio especializado Geneva Health Files.

“Esto tiene varias consecuencias. En primer lugar, deja al descubierto la falacia de la narrativa sobre las capacidades limitadas de los países en desarrollo para hacer frente a la complejidad, un argumento que fue difundido por la CEPI, la OMC, las asociaciones de la industria farmacéutica y otras partes interesadas. (CEPI es parte de COVAX Facility y del grupo de trabajo de fabricación de COVAX)”, agregó.

“El progreso del Centro de ARNm de Sudáfrica es la base para la autosuficiencia”, afirmó Tedros durante su visita al laboratorio instalado en Ciudad del Cabo.

La pandemia ha puesto de relieve la necesidad de aumentar la producción local de vacunas a nivel mundial, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos" y “el centro mundial de ARNm de la OMS es un importante paso en esa dirección, compartiendo tecnología y aprovechando la capacidad y la experiencia científica que ya existe en Sudáfrica”, elogio Tedros.

El Centro de ARNm de Sudáfrica es un consorcio que incluye a Medicines Patent Pool, Biovac, Afrigen Biologics and Vaccines, el Departamento de Ciencia e Innovación de Sudáfrica, el Consejo de Investigación Médica (SAMRC), una red de universidades y los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) con el apoyo de los gobiernos de Sudáfrica y Francia.

Afrigen Biologics and Vaccines obtuvo hace pocos días los aplausos internacionales cuando anunció que había desarrollado su propia versión de una inyección de ARNm- basada en los datos disponibles públicamente sobre la composición de la vacuna Moderna COVID-19- que se lanzará al mercado en los próximos meses.

“Este virus muestra cuán interconectados estamos todos y estoy orgullosa de que Bélgica, y otros países de la UE, estén colaborando ahora para desarrollar la capacidad de vacunas en todas partes”, elogió Meryame Kitir, ministra de Cooperación para el Desarrollo y Política Urbana de Bélgica.

 “En el futuro, necesitamos compartir más licencias, transferencia de tecnología y conocimientos para que, en esta pandemia y en las futuras, podamos implementar vacunas de manera rápida y equitativa para toda la población mundial”, concluyó la ministra belga.

Nota completa The BMJ