TEDROS FESTEJÓ EL NUEVO “BEBÉ” DE LA OMS AL VISITAR EL CENTRO DE VACUNAS ARNm DE SUDÁFRICA Y PIDIÓ LA COLABORACIÓN DE MODERNA Y BIONTECH PARA EVITAR LOS JUICIOS POR PROPIEDAD INTELECTUAL

Visto: 708

El director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que “nuestro bebé está en buenas manos y se fortalecerá” al visitar Centro Mundial de Transferencia de Tecnología de Vacunas de ARNm en Sudáfrica y pidió la colaboración de BioNtech y Moderna para desarrollar una vacuna sin los conflictos de propiedad intelectual que aparentemente se avecinan.

Si los propietarios de la tecnología de vacunas de ARNm comparten su conocimiento con el Centro, podríamos acelerar la fabricación, eliminando la necesidad de grandes juicios políticos y reduciendo el tiempo de desarrollo y aprobación en al menos un año”, pidió Tedros durante su visita al laboratorio Afrigen Biologics & Vaccines de Ciudad del Cabo, cabecera del proyecto auspiciado por la OMS.

Tedros, acompañado por Meryame Kitir, ministra de Cooperación para el Desarrollo y Política Urbana de Bélgica, y la directora Ejecutiva de Afrigen, Petro Terblanche, visitó el Centro de Ciudad del Cabo junto con una nutrida delegación de funcionarios sudafricanos.

El estado de ánimo de la delegación era de celebración, ya que Afrigen Biologics & Vaccines ha replicado recientemente una vacuna de ARNm basada en la “receta” de Moderna, que en breve comenzará la etapa de los ensayos clínicos.

El Centro de ARNm de Sudáfrica es un consorcio que incluye a Medicines Patent Pool, Biovac, Afrigen Biologics and Vaccines, el Departamento de Ciencia e Innovación de Sudáfrica, el Consejo de Investigación Médica (SAMRC), una red de universidades y los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).  Bélgica, Francia, Alemania, Noruega y la Unión Europea han comprometido financiamiento para el Centro de ARNm, que se estima costará 100 millones de dólares durante los próximos cinco años.

Tedros restó importancia a la revelación publicada la semana pasada por The British Medical Journal (BMJ) sobre el intento de la Fundación kENUP operando para el laboratorio alemán BioNtech-socio de Pfizer- de socavar el proyecto del Centro de Ciudad del Cabo en sus orígenes.

“Para ser honesto, necesitamos ambos”, agregó Tedros sobre la oferta de kENUP de enviar fábricas de vacunas en contenedores marítimos a Africa cuando el proyecto sudafricano y de la OMS comenzaba a diseñarse, a condición que fuese abordado.

En todo amistoso, Tedros pidió a BioNtech y Moderna que compartan su tecnología ARNm con el Centro sudafricano en vez de proyectar a futuro eventuales litigios por derechos de propiedad intelectual.

Por el contrario, el ministro de Salud de Sudáfrica, Joe Phaahla, recordó que la mitad de las existencias de vacunas del país se compraron a BioNTech-Pfizer y que sería "preocupante" si la empresa quisiera socavar el Centro.

“En realidad, no permitiremos que ninguna empresa privada proteja sus intereses impidiendo que otros accedan al conocimiento y la experiencia”, afirmó Phaahla.

“La posición de Bélgica es que las vacunas deberían ser un bien público. Hemos estado discutiendo sobre la exención de patentes durante dos años y la única conclusión que podemos decir hoy es que todos están abiertos al diálogo”, agregó Meryame Kitir, ministra de Cooperación para el Desarrollo y Política Urbana de Bélgica.

Kitir opinó que el Centro era una "solución mejor que la exención de patente porque hace que el país sea autoresistente, y hay una fórmula y está abierta".

Bélgica, que alberga muchas empresas de biotecnología, se ha mostrado renuente a apoyar la exención de los ADPIC propuesta por Sudáfrica e India en la OMC.

Cuando se le preguntó si era probable que las empresas de biotecnología belgas apoyaran el centro de ARNm y compartieran sus conocimientos, la ministra solo pudo nombrar una, Universal Pharma, que había estado en contacto con Afrigen, y agregó que estaba trabajando en Senegal para compartir sus conocimientos sobre vacunas con laboratorios públicos y privados de ese país.

La Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA), que representa a las empresas farmacéuticas multinacionales, incluidas Pfizer y Moderna, opinó que el Centro de Sudáfrica “se suma a las opciones que las empresas pueden elegir para desarrollar asociaciones y debe sopesarse en un panorama cada vez más saturado de otras iniciativas, incluida su propia red de socios fabricantes”.

IFPMA agregó que “la experiencia ha demostrado que las transferencias de tecnología tienen mayores posibilidades de éxito si son bilaterales, de empresa a empresa y voluntarias”.