UN ESTUDIO EN 32 PAÍSES EUROPEOS ANTICIPA EL MODELO DE FARMACIA PARA LA POSPANDEMIA

Visto: 820

Las farmacias de la mayoría de los países europeos incorporaron prestaciones durante la pandemia ampliando la legislación de los gobiernos y un nuevo modelo que favorece el acceso a los medicamentos aparece como el vínculo futuro entre el farmacéutico y su comunidad.

El estudio “Pharmacy interventions on COVID-19 in Europe: Mapping current practices and a scoping review” indica que los gobiernos europeos han ampliado las facultades otorgadas a las farmacias y han revistado la legislación para mejorar el acceso a los medicamentos y productos sanitarios esenciales.

“La pandemia de COVID-19 ha puesto a los farmacéuticos comunitarios al frente de los esfuerzos de prevención, preparación, respuesta y recuperación. Las farmacias tuvieron que reorganizarse e implementar varias intervenciones y medidas diferentes en un período de tiempo muy corto”, afirma el estudio.

“En muchos casos, los gobiernos han ampliado las facultades otorgadas a las farmacias y han revisado la legislación para mejorar el acceso a medicamentos y productos relevantes”, sintetiza el estudio.

La encuesta que abarcó a 32 países fue piloteada por el Equipo de Investigación de la Facultad de Medicina de Lisboa, dirigido por el Instituto para la Salud Basada en la Evidencia (ISBE), asistido por un Panel de Expertos de Investigadores de la Escuela de Administración SDA Bocconi (Italia) , la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres ( Reino Unido ) y la Universidad de Huddersfield (Reino Unido).

El estudio se concentró en los 32 países que conforman la Agrupación Farmacéutica Europea (PGEU) y abarcó un

lapso comprendido entre septiembre de 2020 y julio de 2021.

La última prestación incorporada al estudio fue la realización de test de antígenos y la vacunación COVID en farmacias, ambas remuneradas en algunos países; y los test en siete, con España junto a Portugal, Francia, Italia, Alemania, Austria y Suecia, y la vacunación en tres: Irlanda, Italia y Reino Unido.

Los gobiernos están remunerando 17 intervenciones en farmacias de 29 países. Estas son vacunación, test, empleo de mascarillas por la plantilla, stock y suministro de medicamentos esenciales; suministro de geles desinfectantes, aumento en la demanda y cambios para repetir dispensaciones, dispensación de medicamentos hospitalarios, manejo de las faltas de suministro de fármacos, envío de medicación a domicilio, preparación de geles hidroalcohólicos, protocolos contra la violencia doméstica y suspensión temporal de copagos para pacientes vulnerables.

Una de las conclusiones del estudio indica que “la realización de test y la vacunación no están muy extendidas en Europa. En concreto, la realización de test de antígenos en farmacias se realiza en diez países, donde los Gobiernos -nacionales, locales o autonómicos- los financian sólo en siete de ellos: España, Portugal, Francia, Italia, Alemania, Austria y Suecia. En Malta, Turquía y Reino Unido hay un copago por parte del ciudadano.

En cuanto a la vacunación en farmacias es algo menos frecuente y se inmuniza sólo en ocho países: Francia, Italia, Irlanda, Reino Unido, Bélgica, Noruega (desde junio), Polonia y Turquía.

Se trata de un servicio únicamente remunerado en Irlanda, Italia y Reino Unido. A su vez, el estudio matiza que en Polonia y Turquía se acaba de regular para poner en marcha la medida.

Medidas más extendidas

Las intervenciones más comunes y presentes en las farmacias de los 32 países analizados tuvieron que ver con la información al paciente y medidas preventivas (gestión de colas en las farmacias, señalización de suelos en el interior de las boticas y barreras en los mostradores).

También hubo países que restringieron el horario de las farmacias, como Bélgica, Grecia, Croacia, Serbia y Turquía.

Otro tipo de medidas, dentro de las denominadas en el estudio "de preparación" y "de respuesta", se han activado en farmacias de 26 a 31 países. Se refieren a protocolos de desinfección de superficies, empleo de mascarillas por la plantilla, uso de geles hidroalcohólicos desinfectantes, vías de derivación basadas en síntomas para casos sospechosos, aumento de la demanda/cambios en la entrega de medicamentos a domicilio y restablecer los servicios de atención al paciente y los niveles de existencias.

En este mismo apartado, entre 14 y 25 países las boticas afrontaron problemas de stock y y suministro de medicamentos esenciales, hicieron frente a la escasez de suministro de medicamentos esenciales, prepararon formulaciones de desinfectantes de manos a base de alcohol y ofrecieron atención telefónica de farmacia a pacientes vulnerables durante el aislamiento y el confinamiento.

Sólo en farmacias de 6 a 13 países hubo personal de farmacia de 1ª y 2ª línea (para hacer turnos), límites de cantidad dispensada, aumento de la demanda/cambios para repetir la dispensación; suministro de emergencia de medicamentos, suministro de medicamentos generalmente suministrados en el ámbito hospitalario; números de línea directa para la entrega de medicamentos a domicilio; protocolo para farmacias para denunciar violencia intrafamiliar durante aislamiento/confinamiento.

Las medidas consideradas "de recuperación" son las centradas en realización de test de antígenos, vacunaciones, restablecer los servicios de atención al paciente y la atención a personas vulnerables.

Jaime Acosta, dueño de una farmacia en Madrid y secretario profesional de la Sección de Farmacia Comunitaria de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP), opinó que "una vez que la administración se anima a otorgar poderes a las farmacias, resulta de mucha utilidad para el sistema y los pacientes”. “Me ha gustado mucho el estudio porque señala toda la variedad de servicios que podemos prestar. Es muy exhaustivo y están muy bien definidos, no sólo los más evidentes de test y vacunación en cuanto a la pandemia de, sino otras cuestiones, que también estamos pidiendo en España y que aliviarían mucho la presión al sistema y facilitarían mucho la vida a los pacientes”, agregó a Correo Farmacéutico.

Jaime Acosta acaba de convertirse en el único español y en el único no británico que forma parte del Comité Asesor de Expertos en Farmacia Digital de la Real Sociedad Farmacéutica (RPS según sus siglas en ingles).

Acosta señaló que España encuentra barreras para vacunar en farmacias por "cuestiones políticas, dogmas de privatización y presión de otros colectivos sanitarios -especialmente de Enfermería".

En este sentido, explicó que se trata de ofrecer una opción de calidad para que la población elija: "No se trata de que las farmacias sustituyan a otros medios. Así se aumentarían las coberturas. No es como dicen desde Enfermería, que los farmacéuticos estamos intentando apropiarnos de sus competencias; lo que queremos es suplementarlas, con una opción muy cómoda para los pacientes. Los enfermeros seguirían vacunando exactamente como hasta ahora, sin ninguna diferencia".

Acosta añade que la vacunación en farmacias "aliviaría la tremenda presión que tienen en los centros de atención primaria, especialmente en cuanto a gestión de pacientes COVID; es una labor administrativa que realizan farmacias de otras comunidades autónomas -en Madrid no-, registrando los resultados de los test de antígenos".

Si bien el estudio se centra en Europa, cita como ejemplo los buenos resultados alcanzados en la inmunización contra la gripe en farmacias de Estados Unidos, donde un análisis económico de 2017 revel que la capacidad de vacunar a la población se incrementó en 25 millones de dosis a la semana cuando intervinieron las farmacias.

El estudio señala también la escasa existencia de estudios sobre intervenciones de farmacias sobre COVID en Europa, en comparación con Estados Unidos y China.

En concreto, alude a nueve estudios en siete países (dos de Polonia, dos de Reino Unido, Países Bajos, Serbia, Croacia, Italia y Kosovo) entre junio de 2020 y marzo de 2021.

Por ejemplo, un estudio publicado en junio de 2020 cifró en 11 los países que habían otorgado más poderes a los farmacéuticos o habían modificado la legislación a causa de la covid-19: España, Italia, Portugal, Reino Unido, Alemania, Países Bajos, Austria, Bélgica, Croacia, República Checa y Polonia.

“La investigación sobre las intervenciones farmacéuticas en COVID-19 aún está en sus inicios, pero confirmó la amplia gama de intervenciones proporcionadas y los poderes ampliados otorgados a las farmacias”, es una de las conclusiones.

“Estos hallazgos pueden proporcionar un impacto significativo para mejorar la investigación, la política y la práctica farmacéutica en respuesta a futuras emergencias de salud pública en Europa y en todo el mundo”, expone como propuesta a futuro.

Esta investigación contó con el apoyo de una subvención sin restricciones del Grupo Farmacéutico de la Unión Europea (PGEU) y de la Associação Nacional das Farmácias (ANF) que no tuvieron ninguna incidencia en el diseño de la encuesta.

Informe completo: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1551741121003880#!Intervenciones