EL CONGRESO DE ESTADOS UNIDOS TAMBIÉN INICIÓ UNA INVESTIGACIÓN SOBRE LAS ACTIVIDADES DE ECOHEALTH ALLIANCE CON LOS MURCIÉLAGOS EN WUHAN, PREVIO AL ESTALLIDO DE LA PANDEMIA

Visto: 603

El Comité de Energía y Comercio (que incluye el Subcomité de Salud) de la Cámara de Representantes de Estados Unidos pidió a los Institutos de Nacionales de Salud (NIH) que aporte información sobre las investigaciones que realizó EcoHealth Alliance con los coronavirus en Wuhan previo al estallido de la pandemia.

En un pedido de informes enviado al director interino de los NIH, Lawrence Tabak, se afirma que la agencia estatal ha ocultado o retaceado información sobre las investigaciones realizadas por EcoHealth Alliance en sociedad con el Instituto de Virología de Wuhan (WIV en sus siglas en inglés) y que desde el 2014 fueron financiadas con fondos federales.

La solicitud firmada por los republicanos Cathy McMorris Rodgers, presidenta del Comité de Energía y Comercio, Brett Guthrie del Subcomité de Salud, y Morgan Griffith, del Subcomité de Supervisión e Investigación, recordó que los NIH otorgaron en junio de 2014 la subvención R01AI110964 a EcoHealth para la investigación del coronavirus en murciélagos  y que la empresa especializada en salud ambiental ingresó posteriormente en un acuerdo de subasignación con científicos del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) para la investigación en campo.

Durante ese tiempo, EcoHealth también recibió subsidios de otras agencias estadounidenses, incluso como beneficiario de una subvención de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para apoyar la colaboración científica con el WIV.

“A través de su trabajo de proyecto de USAID, EcoHealth catalogó la genómica humana y de murciélagos secuenciando los hallazgos en una base de datos utilizada para crear mapas predictivos de posibles brotes de enfermedades e informó haber encontrado una gran cantidad de coronavirus similares al SARS en murciélagos muestreados en China”, recuerdan en la petición.

USAID también apoyó el muestreo por EcoHealth Alliance y sus colaboradores del WIV de más de 7300 humanos y animales en China, se precisa en el informe.

En marzo 2018, EcoHealth presentó una propuesta de investigación de coronavirus de murciélago al Defense Advanced Research (Agencia DARPA, del Departamento de Defensa), titulado “Proyecto DEFUSE: Defusing the Threat of Bat-borne Coronavirus."

“La propuesta incluía planes detallados para financiar investigaciones que, entre otras riesgosas técnicas experimentales, insertaría un sitio de escisión de furina en una genética de coronavirus de murciélago”, recordaron en su pedido de informes.

“La incapacidad de EcoHealth Alliance para corroborar estos experimentos de investigación pone en duda la validez de todo el esfuerzo de investigación con el WIV, en además de violar los términos de su acuerdo con los NIH”, cuestionaron.

EcoHealth Alliance recibió más de 16,8 millones de dólares de los NIH desde 2005 y “los requisitos de subvención del NIH eran bien conocidos por ellos, por lo que su incumplimiento debe ser cuestionado”.

Además,“la admisión de EcoHealth Alliance de que no tenía copias de los cuadernos o los archivos plantea nuevos problemas preocupantes que deben ser resueltos por los NIH”.

Como EcoHealth Alliance no tenía cuadernos o los archivos, el NIH necesita averiguar cómo EcoHealth pudo certificar la validez de todas las figuras y textos de los resultados del experimento con ratones humanizados informados en los informes de progreso”, cuestionaron en el pedido de informes.

“Finalmente, es altamente sospechoso que EcoHealth y WIV reportaron resultados de un solo experimento arriesgado realizado en un año en dos informes de progreso separados para dos años”, cuestionaron en la presentación.

La investigación involucró coronavirus de murciélago y ratones humanizados y entre junio de 2017 y mayo de 2018, EcoHealth Alliance realizó un experimento que causó que algunos ratones humanizados con receptor ACE2 se enfermaran dentro de los seis días posteriores a la infección y murieran dentro de las dos semanas de la infección.

Sin embargo, EcoHealth informó que los ratones enfermos en su año cuatro (los primeros seis días) y guardó los resultados letales (las dos semanas completas) para informar en el año cinco, en una presentación retrasada que no fue recibida por el NIH hasta agosto de 2021. O sea que la muerte de los ratones humanizados fue informada a los NIH con tres años de atraso y ya desatada la pandemia.

“Los resultados del experimento plantean la pregunta de si EcoHealth y WIV estaban encubriendo los resultados patógenos mortales de investigaciones arriesgadas al ocultar las muertes de los ratones durante un período prolongado de tiempo (especialmente durante el tiempo de la renovación de la subvención a mediados de 2019)”, plantea como interrogante el pedido de informes.

Además, EcoHealth Alliance informó en su informe del quinto año que los experimentos fueron realizados entre junio de 2018 y mayo de 2019, evidenciado por la declaración: “En el año 5, continuó con experimentos de infección in vivo de diversos SARS-CoV de murciélago en ratones transgénicos expresando ACE2 humano.”

La representación cuestionable de EcoHealth Alliance de las fechas del experimento plantean dudas sobre si los resultados del experimento con ratones humanizados fueron extendidos en el informe de progreso de otro año para proporcionar relleno en el informe y desviar la atención de los NIH de la posibilidad de una investigación no revelada realizada en el quinto año (2019).

Las preguntas sobre la posibilidad de una investigación no revelada del quinto año aumentan porque el análisis de laboratorio fue la única actividad del proyecto EcoHealth planificada durante su último año de la concesión de la subvención de cinco años.

Los legisladores estadounidenses en su carta denunciaron que los NIH se han negado a cooperar plenamente con la supervisión del Congreso y han publicado en su mayoría registros bajo la Ley de Libertad de Información (FOIA) solicitudes a entidades privadas, como el sitio periodístico digital The Intercept, que publicó recientemente nuevos correos relevadores entre la compañía y los NIH.

Los NIH rescindieron la subvención R01AI110964 a EcoHealth Alliance en abril de 2020 debido a su incumplimiento. Posteriormente, se restableció y luego se suspendió de inmediato el 8 de julio de 2020.

El 29 de mayo de 2020, Randy Schekman, miembro de la junta de EcoHealth  y del Centro Li Ka Shing en Berkeley, vinculado a la Universidad de California, le envió un correo electrónico al presidente de EcoHealth, Peter Daszak, que sería el intermediario para una donación de 500.000 dólares de una fuente anónima para compensar el subsidio rescindido de los NIH.

En lugar de tratar de cooperar con los NIH para volver a cumplir, EcoHealth Alliance aprovechó la suspensión de subvenciones de los NIH para impulsar la recaudación de fondos y obtener donaciones de privados”, criticaron los legisladores. Documentos de subvenciones de EcoHealth disponibles en https://theintercept.com/document/2021/09/08/understanding-the-risk ofbat-coronavirus-emergence/.

En estos documentos se hace referencia a un ejemplo de financiamiento privado de EcoHealth Salud en una publicación del 31 de agosto de 2020 que cita la Fundación Ford, la Fundación David y Lucile Packard y Johnson & Johnson como fuentes de financiación privadas adicionales de EcoHealth Alliance.

Los republicanos en el Congreso han acusado a los Institutos Nacionales de Salud y a Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, de financiar investigaciones peligrosas sobre coronavirus de murciélagos en Wuhan, China.

Los NIH ha respondido que ninguno de los experimentos descritos en los documentos de la subvención a EcoHealth Alliancia podría haber sido el origen de la pandemia en Wuhan.

“Pero la agencia no ha sido completamente transparente, regateando documentos solo después de que The Intercept presentó una demanda bajo la Ley de Libertad de Información y no explicó aparentes anomalías en esos documentos al público”, escribió el sitio especializado.

Ahora, Peter Daszak jefe de EcoHealth Alliance, que se presenta como “una organización sin fines de lucro” con sede en Nueva York, respondió en un correo electrónico a The Intercept que su organización presentó un informe adicional clave que los NIH no han reconocido previamente, un hecho que podría provocar un nuevo escrutinio de la agencia”, escribió la publicación.

En una entrevista por Zoom y una serie de correos electrónicos con The Intercept. Daszak dijo que EcoHealth presentó un informe de progreso al NIAID en junio de 2021 para una subvención llamada "Comprender el riesgo de la aparición del coronavirus en murciélagos".

La presentación del informe está respaldada por un correo electrónico de la agencia entregado recientemente por los NIH a The Intercept después de la demanda de la Ley de Libertad de Información. Daszak aludió a documentos de subvenciones adicionales en una carta a los NIH publicada por el Wall Street Journal en octubre pasado, pero no dio detalles en ese momento.

Otras comunicaciones de los NIH recientemente publicadas por The Intercept se suman a la evidencia previa de problemas de supervisión en la agencia.

"Demuestran claramente las brechas materiales en los informes relacionados con las subvenciones de los NIH que involucran la investigación en el Instituto de Virología de Wuhan", analizó Lawrence Gostin, director de la facultad del Instituto O'Neill de Derecho de Salud Nacional y Global de la Universidad de Georgetown, después de revisar varios de los correos electrónicos.

"No hay una explicación obvia para estas brechas, que son profundamente preocupantes. Los NIH tienen el deber público de ser transparentes y responsables", agregó Gostin.

A pesar de docenas de estudios científicos, una investigación de las agencias de inteligencia de Estados Unidos y una misión de investigación a China dirigida por la Organización Mundial de la Salud, aún se desconoce exactamente cómo se propagó el nuevo coronavirus de los murciélagos a los humanos.

Muchos científicos se inclinan hacia un desbordamiento natural de los animales a los humanos; esta hipótesis se revitalizó con la publicación en la última semana de varios documentos que no han sido sometidos a revisión por pares, que describen la propagación del coronavirus en el Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan en Wuhan a fines de 2019 y principios de 2020.

“Pero otros señalan que las preimpresiones difieren en cuestiones clave, dan una imagen incompleta de la trayectoria temprana del virus y no resuelven la cuestión de qué animal podría haber albergado el virus antes de que saltara a los humanos. Siguen preocupados de que la pandemia pueda haber sido causada por un accidente durante el trabajo de campo o experimentos diseñados para hacer que los virus sean más contagiosos”, agregó el sitio.

Otra pregunta que rodea a los informes ha sido por qué EcoHealth Alliance presentó el informe del Año 5 con dos años de retraso. Si bien los científicos a veces envían documentos del proyecto después de su fecha de vencimiento, las fuentes describieron la presentación extremadamente tardía como inusual, especialmente para una subvención que ha sido objeto de un intenso escrutinio.

Daszak ha dicho repetidamente que EcoHealth Alliance no pudo presentar el informe del Año 5 a tiempo debido a una falla técnica. "Primero subimos este informe a tiempo, en julio de 2019", escribió en la carta a los NIH publicada por el Wall Street Journal. "Sin embargo, para cuando intentamos presentar oficialmente, nuestra subvención R01 se había renovado (24 de julio de 2019) y el sistema nos impidió presentar un informe final anual normal del Año 5 en ese momento", justificó.

En su carta, los miembros del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes cuestionaron esa versión. Señalaron que los correos electrónicos obtenidos por el grupo de derechos de los animales White Coat Waste a través de una solicitud de acceso a la información (FOIA) muestran que el 24 de julio de 2019, la fecha en que Daszak insinuó que el grupo estaba bloqueado, un directivo de la compañía escribió a un especialista en gestión de subvenciones del NIAID reconociendo la renovación de la subvención y señalando que EcoHealth pudo acceder al sistema. "Veo que ahora podemos comenzar nuestro informe anual del Año 5, escribió. "Peter acaba de iniciar nuestro informe del Año 5", reforzaba en su correo.

Daszak sostuvo a The Intercept que el correo electrónico de la FOIA apoyaba su relato de lo sucedido. "Los correos electrónicos que cita del informe White Coat Waste no desafían nuestra explicación de lo que sucedió con respecto a la presentación de nuestro informe del Año 5, pero proporcionan algunos de los antecedentes de lo que sucedió", escribió en un correo electrónico.

Los expertos ahora están pidiendo a los NIH que publiquen el informe faltante del Año 6, y que sean transparentes sobre lo que sucedió con los otros informes.

"La información en estos informes de progreso sería de gran interés público, porque lo que todavía no sabemos es por qué existen esas brechas. Pueden haber sido un error humano, pero podrían ser la retención deliberada de información. Los NIH deben dejar en claro las razones de las brechas", pidió Lawrence Gostin, el profesor de salud global en la Universidad de Georgetown.

"Al comunicarse solo a través de solicitudes de litigio, parece que están encubriendo algo", opinó la noruega Filippa Lentzos, experta en amenazas biológicas del King’s College de Londres y del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo.  "Y eso no le da a nadie la confianza de que estos proyectos de alto riesgo han sido regulados adecuadamente", completó.

Link: Pedido de informe congresistas a los NIH