ESTADOS UNIDOS PROMETE COMPARTIR TECNOLOGÍAS COVID CON EL CONSORCIO C-TAP DE LA OMS Y MODERNA RENUNCIA A SUS PATENTES EN PAÍSES POBRES, PERO EXCLUYE AL CENTRO DE INVESTIGACIÓN ARNm DE SUDÁFRICA

Visto: 810

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados compartirán algunas de sus tecnologías COVID con el Grupo de Acceso a la Tecnología COVID-19 (C-TAP) de la OMS, con licencias abiertas disponibles para los países miembros.

El consorcio C-TAP creado al inicio de la pandemia para facilitar la transferencia de tecnología y aquellas que compartirán los NIH son las que fueron financiadas con fondos públicos y en consecuencia poseen o comparten los derechos de patentes.

El anuncio fue efectuado por el secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Xavier Becerra, y podría ayudar a constituir un repositorio de tratamientos, pruebas y vacunas disponibles para cualquier país con una licencia abierta, un esfuerzo que no ha prosperado en la OMC.

Las tecnologías de los NIH también serán sublicenciadas al Medicines Patent Pool (MPP) respaldado por las Naciones Unidas, “en un esfuerzo por amplificar el impacto de ciertos avances científicos estadounidenses para combatir mejor la pandemia”, afirmó Becerra.

La OMS acogió con satisfacción la medida diciendo que ayudaría a la agencia y a los países a superar más rápidamente la pandemia de COVID.

"Este es un fuerte ejemplo de innovación y colaboración que se unen para ampliar el acceso", elogió el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

"El intercambio voluntario de tecnologías a través de acuerdos no exclusivos no solo nos ayudará a dejar atrás la pandemia; también empoderará a los países de ingresos bajos y medios para producir sus propios productos médicos y lograr un acceso equitativo", pronosticó.

Compartir tecnologías detrás de los diagnósticos, tratamientos y vacunas de coronavirus diseñados por los NIH ayudará a otras naciones y desarrolladores a mover las innovaciones a la fase de fabricación más rápidamente”, coincidió Becerra.

El secretario del HHS también insinuó que el movimiento para compartir las tecnologías de los NIH con C-TAP podría sentar las bases para nuevos cambios en las políticas sobre cómo se utilizan y comparten las innovaciones de los NIH.

“En el futuro, el HHS trabajará con los fabricantes para promover el acceso global a los productos de emergencia de salud pública en futuros acuerdos de compra", prometió.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos (NIAID), también confirmó el plan de compartir los conocimientos de los NIH en una conferencia con los medios de comunicación estadounidenses.

Tanto Fauci como Becerra insinuaron que tratarían de presionar por la inclusión de innovaciones poderosas como la vacuna de ARNm de Moderna en el grupo de patentes, si los NIH ganan una disputa con la compañía sobre la propiedad de una patente sustancial para la receta de la vacuna.

"Todavía estamos en las primeras etapas. Este último anuncio es un esfuerzo para tratar de que los países de ingresos bajos y medios sepan que queremos que también tengan capacidades". Pero, agregó que el HHS "empujaría el sobre donde la ley nos lo permita", completó Becerra.

"Tendremos el honor de firmar acuerdos de licencia no exclusiva transparentes impulsados por la salud pública con los NIH bajo los auspicios de C-TAP cuando las negociaciones hayan concluido, con el objetivo de proporcionar acceso a estas tecnologías innovadoras a las personas necesitadas en todo el mundo y ayudar a poner fin a la pandemia", elogió el Director Ejecutivo de MPP, Charles Gore, en la declaración conjunta de la OMS y el MPP.

En noviembre de 2021, España anunció que compartiría la tecnología s de una prueba de anticuerpos contra el coronavirus con el C-TAP, la primera donación significativa.

Sin embargo, pocos otros participantes han aparecido, y desde entonces la OMS ha reorientado más sus esfuerzos en la construcción de una serie de centros de transferencia de tecnología que tenían como objetivo capacitar a los investigadores e impulsar la fabricación de vacunas y otras innovaciones, incluida una con sede en Ciudad del Cabo y otra, anunciada la semana pasada, en la República de Corea.

"El anuncio del HHS es un giro hacia el intercambio no solo de dosis, sino también de conocimiento, que es la diferencia entre la caridad y la justicia. Es una trayectoria que, si se persigue con seriedad de propósito, puede mejorar la resiliencia a futuras pandemias y llevar una medida de justicia a un momento terriblemente injusto", subrayó Peter Maybarduk, quien supervisa el programa de medicina global en Public Citizen, una organización de defensa.

Si bien el acuerdo recientemente anunciado es con C-TAP de la OMS, el anuncio de Estados Unidos también podría abrir la puerta a nuevas políticas sobre la financiación de la investigación de descubrimientos por parte de los NIH, sugirieron algunos observadores.

“Si los futuros acuerdos de financiación proporcionan un punto de entrada para que Estados Unidos preserve explícitamente su derecho a compartir patentes para objetivos de salud global, eso tendría más impactos a largo plazo en el ecosistema de intercambio de I + D, más allá de la pandemia actual”, pronosticó el Director de Knowledge Ecology International, James Love.

"En el pasado, los NIH se han opuesto a tales acuerdos o cláusulas en los acuerdos de financiamiento de los NIH, y esperamos que las actitudes estén cambiando", completó.

MODERNA RENUNCIA A PATENTES EN PAÍSES POBRES PERO IGNORA AL CENTRO INVESTIGACIÓN DE SUDÁFRICA

Moderna se ha comprometido a renunciar permanentemente a sus patentes de COVID en 92 países de ingresos bajos y medianos, y está buscando vacunas para 15 enfermedades identificadas como el mayor riesgo para la salud pública del mundo, incluido el ébola, la tuberculosis y la malaria.

La compañía tiene como objetivo tener ensayos clínicos para algunos de los 15 patógenos prioritarios para 2025. Moderna está ampliando su compromiso de patentes para nunca hacer cumplir las patentes de COVID-19 en los 92 países de ingresos bajos y medios identificados para el apoyo de COVAX”, informó la compañía.

Moderna también ha ofrecido a investigadores externos acceso a su tecnología de ARNm para realizar investigaciones sobre enfermedades infecciosas emergentes y desatendidas, anuncio en un comunicado.

Sin embargo, Moderna no compartirá su tecnología de vacuna COVID con el centro de ARNm que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido en Sudáfrica que ya ha hecho una copia de la vacuna de Moderna.

La viróloga francesa Marie-Paule Kieny, que preside el centro y el Fondo de Patentes de Medicamentos, instó a pedir “más” a la empresa.

El CEO de Moderna, Stephane Bancel, respondió que "no era un buen uso de nuestro tiempo" trabajar con el centro de ARNm de Sudáfrica.

En cambio, Moderna está estableciendo una planta de fabricación de vacunas de 500 millones de dólares en Kenia y ha firmado un Memorando de Entendimiento con ese gobierno.