A BIDEN SE LE AGOTÓ EL PRESUPUESTO PARA LA PANDEMIA Y AÚN LE ADEUDA A PFIZER 5 MIL MILLONES DE DÓLARES

Visto: 472

La administración del presidente Joe Biden reclama del Congreso de Estados Unidos la aprobación urgente de una partida presupuestaria por 22.5 mil millones de dólares para financiar la adquisición de tratamientos COVID y de paso cancelar las deudas contraídas, de las cuales la más abultada es con Pfizer por 5 mil millones de dólares.

Pero el pedido de Biden se ha empantanado en el Congreso por la imputación de algunos senadores republicanos de que hasta ahora no ha rendido cuenta de los presupuestos gastados durante la pandemia, con el agravante que la controversia con la oposición se agudizó en las últimas semanas en torno a la política de inmigración que propone el gobierno.

Las denuncias de la oposición republicana de que Biden no ha rendido cuentas y solicita más fondos federales, intentó ser rebatida en los últimos días cuando la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, subió al atril de la sala de prensa agitando una gruesa carpeta de 385 páginas como evidencia de que, contrariamente a las acusaciones de los senadores republicanos, el presidente ha sido transparente sobre cómo su administración había gastado miles de millones de dólares para combatir el COVID.

El gesto de la vocera fue impactante para las cámaras de televisión y prometió -siempre agitando la voluminosa carpeta que estaba disponible para las consultas del periodismo, pero cuando el sitio STAT pidió acceder a los documentos, se le prohibió tomar fotografías de los contenidos y se le concedió una hora para revisar las casi cuatrocientas páginas en una pequeña sala de conferencias en el Edificio de Oficinas Ejecutivas Eisenhower, ubicadas en la vereda opuesta  de la calle de la Casa Blanca, siempre bajo la mirada de un empleado de la oficina de presupuesto.

Rachel Cohrs, corresponsal en Washington de STAT, escribió que “la revisión relativamente breve del contenido de las carpetas ofrece una ventana a la información que la Casa Blanca compartió con los legisladores durante una lucha explosiva y prolongada sobre el financiamiento de ayuda COVID-19: un cuerpo a cuerpo político que llevó al gobierno a retrasar la compra de tratamientos, la expiración de los fondos para tratar a pacientes sin seguro y el abandono de los esfuerzos para apoyar el esfuerzo global de vacunación”.

Los documentos demuestran que antes de que tres docenas de senadores republicanos criticaran públicamente a la Casa Blanca por no ser transparente, el principal miembro del Partido Republicano en el Comité de Salud del Senado, el senador Richard Burr ya había solicitado y recibido tres tramos separados y detallados de respuestas de la Casa Blanca sobre cómo había gastado los fondos presupuestados para la pandemia de COVID.

Si bien la Casa Blanca incluyó documentos en la carpeta que podrían ser embarazosos para los republicanos, “los documentos que podrían haber iluminado mejor la estrategia de gastos de la Casa Blanca se omitieron”, escribió la periodista.

Esos documentos indicarían que los fondos no se gastaron exactamente como el Congreso pretendía. También se suponía que la administración Biden enviaría al Congreso informes sobre cómo gastaba los presupuestos contra la pandemia cada dos meses, pero esos documentos tampoco se incluyeron.

La controversia comenzó a principios de marzo, cuando la Casa Blanca se estaba preparando para pedir al Congreso 22.500 millones de dólares adicionales en fondos de ayuda para el COVID.

Tres docenas de republicanos, encabezados por el senador Mitt Romney, acusaron a la Casa Blanca de no ser lo suficientemente transparente sobre los fondos que el Congreso ya había asignado a la pandemia.

Los senadores pidieron una "contabilidad completa" del dinero gastado en vacunas y pruebas, y sobre los planes para hacer públicos los datos en tiempo real sobre el gasto antes de que apoyaran cualquier nuevo financiamiento de respuesta al COVID.

Sin embargo, no hay indicios de que la mayoría de los legisladores republicanos que firmaron la carta hayan pedido información sobre gastos a la Casa Blanca.

La excepción fue el senador Burr y la administración Biden proporcionó información presupuestaria detallada en respuesta a las preguntas de Burr sobre el gasto en combatir la pandemia el 13 de enero, el 28 de enero y el 8 de febrero.

A pesar de las revelaciones, el senador Burr firmó la carta crítica sobre la supuesta falta de transparencia, junto con sus colegas de bloque.

Poco después de que los republicanos acusaran a la Casa Blanca de falta de transparencia, la administración proporcionó documentos a varios legisladores republicanos en rápida sucesión: la senadora Susan Collins y Mitt Romney el 7 de marzo, y a los republicanos en el comité de salud del Senado el 8 de marzo.

Aunque Collins no había firmado la carta criticando a la Casa Blanca, la administración Biden tardó más de un mes en responder a su solicitud del 25 de enero de más información sobre cómo el Departamento de Salud y Servicios Humanos había gastado los fondos designados para las pruebas de COVID y el rastreo de contactos, y solo lo hizo después de las críticas públicas de la legisladora sobre la transparencia sobre la información de gastos.

La solicitud de Collins se centró particularmente en la cantidad de fondos para pruebas que se habían gastado para albergar a los migrantes en la frontera sur. La solicitud de información no se había hecho pública anteriormente.

La mayor revelación, de 271 páginas, llegó en una carta del 18 de marzo a Burr. Incluía información detallada sobre las cantidades contratadas para vacunas y terapias.

Un desacuerdo parece haber sido sobre si la administración Biden revelaría los precios individuales pagados por las pruebas y las vacunas. La administración Biden escribió a Burr que los niveles de financiamiento se proporcionaron en cantidades totales sin detalles "para mantener el cumplimiento de la Ley de Secretos Comerciales y proteger la información que mueve el mercado".

La Casa Blanca sostiene que la administración reveló información a los legisladores que estuvieron más involucrados en la redacción del proyecto de ley de gastos del gobierno y la decisión de los fondos de atención médica.

Desde principios de enero, los funcionarios de la administración Biden sostuvieron más de cuatro docenas de llamadas y reuniones con legisladores, y al menos 10 sesiones informativas sobre la necesidad de fondos adicionales, según un funcionario de la administración.

El liderazgo republicano y demócrata de los comités de presupuesto en la Cámara de Representantes y el Senado recibió información sobre los fondos restantes en julio de 2021, octubre de 2021 y enero de 2022, aseveró el funcionario.

Los documentos también dejan en claro que la Casa Blanca estaba agotando mucho más rápido los fondos para combatir el COVID a principios de este año, de lo que reveló públicamente.

La Casa Blanca ya estaba escatimando en compras de terapias de Pfizer debido a las restricciones presupuestarias para el 4 de enero y para entonces ya admitía una deuda acumulada con la multinacional por alrededor de 5 mil millones de dólares. Pfizer ha sido el principal proveedor de vacunas del gobierno Federal.

Los funcionarios enviaron tablas presupuestarias a los legisladores de los comités relevantes en el Congreso a mediados o finales de enero, lo que demuestra que el dinero para la respuesta a la pandemia se estaba agotando.

La línea que la Casa Blanca eligió en público, a la que los funcionarios se aferraron durante semanas, fue que había suficiente dinero para combatir el aumento inmediato de Omicron, y que se solicitarían más fondos cuando fuera necesario.

Un ejemplo del 12 de enero: "Tenemos el dinero que necesitamos para luchar contra Omicron. Como siempre ha dicho el presidente, haremos todo lo que tengamos que hacer para vencer esta pandemia. Y si necesitamos más dinero en algún momento, solicitaremos ese dinero", dijo a los periodistas el entonces coordinador de respuesta COVID-19 de la Casa Blanca, Jeff Zients.

La solicitud formal y pública de 22.500 millones de dólares no llegó hasta casi dos meses después, lo que se retrasó en un tenso proceso de negociaciones sobre el proyecto de ley de gastos del gobierno.

Incluso esa solicitud oficial sembró cierta confusión: tres miembros del personal demócrata de base dijeron que no podían entender por qué la solicitud de la Casa Blanca era mucho menor, cuando solo una semana antes los funcionarios de la administración dijeron a los legisladores que necesitaban 30 mil millones.

Desde que ese proyecto de ley se empantanó por las demandas de los republicanos y los cruces verbales, el apoyo a la respuesta COVID de la administración Bidense se ha reducido aún más.

Ahora, un posible paquete de ayuda bipartidista contra el COVID en proceso de debate en el Congreso es de solo 10 mil millones.

Si se aprueba, el proyecto de ley tendrá nuevos y más estrictos requisitos de transparencia. La Casa Blanca tendría que informar al Congreso con anticipación si firman un contrato por valor de más de 50 millones, y enviar a los legisladores un informe una vez al mes con información detallada sobre el gasto junto con un inventario de vacunas.