LOS PAÍSES MIEMBROS DE LA OMS EN UNA “MEDIDA HISTÓRICA” ACORDARON AUMENTAR SUS CONTRIBUCIONES, PERO SUPEDITADAS A MAYOR EFICIENCIA Y TRANSPARENCIA

Visto: 528

El Grupo de Trabajo de Financiamiento Sostenible de la OMS acordó “en una medida histórica” aumentar las contribuciones anuales de los países miembros para cubrir el 50 por ciento de las necesidades presupuestarias básicas a partir de 2028, pero supeditadas a las reformas internas emprendidas por la organización, para aumentar la eficiencia y la transparencia.

El acuerdo se consiguió cuando el Grupo de Trabajo acordó vincular la nueva fórmula de financiación a una revisión permanente del progreso de la OMS en las reformas internas prometidas.

En esa dirección, se espera que una reorganización de los cargos jerárquicos de la OMS sea anunciada poco después de que el Director General, Tedros Adhanom Ghebreyesus, sea reelegido en la 75ª Asamblea Mundial de la Salud, que se reúne del 22 al 28 de mayo.

El Grupo de Trabajo convino en que la aspiración de alcanzar el objetivo del 50% en las contribuciones de los Estados miembros para el bienio presupuestario 2028-29 podría retrasarse hasta 2030-31, según se considere apropiado en ese momento.

El apoyo de Estados Unidos llevó a otros países a apoyar la medida de reforma financiera. Un puñado de otros miembros, desde Rusia y Polonia hasta Japón y Brasil, también se habían mantenido firmes en anteponer las reformas financieras al incremento de las contribuciones.

Pero una vez que Estados Unidos cambió de posición, esa oposición también se desvaneció, dijeron fuentes de la OMS al sitio especializado Health Policy Watch.

Las contribuciones regulares y prorrateadas de los Estados Unidos a la OMS han permanecido congeladas durante más de una década, mientras que la mayoría de la financiación ha sido con contribuciones "voluntarias".

El nuevo acuerdo es significativo porque las contribuciones de los Estados miembros se han estancado en las últimas dos décadas hasta el punto de que comprenden solo 475 millones de dólares al año, alrededor del 16% del presupuesto anual de 3.000 millones de dólares de la OMS.

Las grandes "contribuciones voluntarias" de los Estados miembros ricos, incluidos Estados Unidos, y las organizaciones donantes, encabezadas por la Fundación Bill y Melinda Gates, han desempeñado un papel cada vez más importante en el presupuesto de la OMS.

Eso también le otorgó a un puñado de Estados miembros y donantes una influencia descomunal en el organismo y es una de las principales críticas a su funcionamiento actual.

El director Tedros se había quejado repetidamente de que las "donaciones voluntarias" a menudo dificultaban la planificación estratégica, además de convertir a la OMS “vulnerable a los caprichos de los donantes sobre lo que hacen y no quieren financiar”.

Las fuentes de la OMS aseguraron a Health Policy Watch que el verdadero avance en la nueva fórmula financiera se produjo después de que Estados Unidos pasó de ser un obstáculo a un líder en la iniciativa.

Estados Unidos había subrayado anteriormente que quería garantizar que cualquier nueva fórmula financiera estuviera vinculada a un mejor desempeño de la OMS, incluso con respecto a las brechas claves identificadas durante la pandemia.

Esas reformas tienen por objeto hacer que la Organización sea más eficiente, responsable y transparente, en consonancia con una serie de exámenes externos recientes de la respuesta de la OMS durante la crisis pandémica, incluido un examen de las funciones de emergencia de la OMS y otro examen aún más amplio de la respuesta a la pandemia realizado por el Grupo Independiente.

"En términos prácticos, significa establecer mejores prioridades, asegurarse de que los Estados miembros estén bien informados. situación financiera, aclarando cualquier nueva iniciativa que deba ser vista por los órganos de gobierno, asegurando que tengamos una fuerza laboral ágil", explicaron funcionarios de la OMS a Health Policy Watch.

"La mayor parte de eso ya está en el mandato", agregó el informante, señalando que, en cualquier caso, la aprobación del presupuesto bienal de la OMS está condicionada al apoyo de los Estados miembros, pero el compromiso hace que la condicionalidad sea más explícita.

La fuente agregó que el escándalo de explotación sexual y acoso que involucró a los trabajadores de la salud de la OMS durante la epidemia  de ébola en la República Democrática del Congo, que estalló a fines de 2020 como resultado de una investigación de The New Humanitarian y Thomson Reuters Foundation, "fue una gran preocupación para Estados Unidos”.

"Pero, en general, queda claro que necesitamos establecer mejores prioridades con lo que debe suceder con los recursos disponibles, y esto no es nuevo”, vislumbró el funcionario.

"Obviamente, algunos Estados miembros necesitan aclarar a sus parlamentos o congresos, que no están dando carta blanca a una organización, sino en lugar de proporcionar los recursos adecuados, sino al final, también cuidando que estos recursos se utilicen de la manera más adecuada bajo el control de los Estados miembros".

"Estados Unidos ha demostrado que está de vuelta en el juego. Quieren ser vistos como partidarios de la OMS. Creo que eso ha cambiado en las negociaciones”, afirmó el funcionario.

"Obviamente, al principio, eran bastante reacios. Luego hubo un punto de inflexión. Y no habríamos llegado a donde estamos sin el fuerte apoyo de Estados Unidos”, agregó.

La reorganización de la OMS incluirá la salida de la directora adjunta Zsuzsanna Jakab, así como del director ejecutivo de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, quien ha liderado la respuesta de la agencia a la pandemia en sus primeros dos años, anticiparon fuentes de la OMS a Health Policy Watch.

Jakab, una experta en salud pública húngara nacida en 1951, ya está muy por encima de la edad de jubilación obligatoria de la OMS de 65 años, que excepcionalmente solo puede extenderse por tres años por decisión del director general de la OMS. Anteriormente fue Directora Regional de la Oficina Europea de la OMS.

Ryan, un experimentado profesional en emergencias de salud, puede dejar la OMS para regresar con su familia en Irlanda, comentaron las fuentes, señalando que dos años liderando una respuesta a la pandemia de COVID han pasado factura al personal superior.

Sin embargo, Health Policy Watch escribió que la partida de Ryan también refleja el deseo de Washington de ver un nuevo liderazgo en las operaciones de emergencia de la OMS, que fue criticado por ser indebidamente lento y cauteloso, incluida la declaración de la OMS de una emergencia de salud pública y la resistencia de meses de la OMS a reconocer que el virus está "en el aire" y requirió el uso público de máscaras faciales, así como por parte del personal de salud.

Otras fuentes diplomáticas de Ginebra dijeron al sitio especializado que de todos modos se espera una reorganización en el liderazgo superior de la Organización después de la reelección de Tedros para un segundo mandato como Director General de la OMS, para el cual se postula sin oposición.

Estados latinoamericanos como Brasil, así como aliados cercanos de Estados Unidos como Japón y Polonia, se alinearon apoyando la medida de reforma financiera, dijeron las fuentes.

Rusia también cambió su posición para apoyar las medidas, siempre y cuando estuvieran vinculadas a una mayor transparencia de la OMS.

Pero fue el alemán Björn Kümmel, presidente del Grupo de Trabajo de Financiamiento Sostenible y subdirector de Salud Global en el Ministerio de Salud de su país, a quien se le atribuye ampliamente haber salvado el acuerdo y haber llevado las negociaciones a una conclusión exitosa durante más de un año.

Kummel, quien a mediados de diciembre de 2021 había declarado sin rodeos que la actual estructura financiera de la OMS está "fundamentalmente podrida, con una dependencia financiera excesiva de sólo un puñado de países ricos y unos pocos donantes privados”, había convertido en una misión casi personal aprovechar este cambio institucional altamente técnico, pero igualmente significativo.

Y "nunca se rindió", dijo la influyente de la salud global Ilona Kickbusch, directora fundadora del Centro de Salud Global del Instituto de Graduados de Ginebra, en una publicación de Twitter.

El acuerdo es aún más notable en un período en el que Estados Unidos, Alemania y Polonia se enfrentan directamente a Rusia por la guerra en Ucrania.

El acuerdo del Grupo de Trabajo señala la probable aprobación sin problemas de la medida a través de la próxima Asamblea Mundial de la Salud, en línea con la práctica tradicional en la que las disputas más graves de los Estados miembros se resuelven a puerta cerrada y antes de la asamblea de los Estados miembros.

La aprobación esperada fue señalada por comentarios de altos funcionarios de la OMS, incluido el propio Tedros, quien comentó que “la recomendación de aumentar las contribuciones evaluadas [de los estados miembros] al 50% empoderará a la OMS y salvaguardará su experiencia, mandato y legitimidad únicos".

Frente al panorama diplomático regional y mundial actual, “eso no es un logro menor”, señaló Olaf Wientzek, Director de Diálogo Multilateral en la sucursal con sede en Ginebra de Konrad-Adenauer-Stiftung, una fundación alemana.

"Si nos fijamos en lo que estamos viendo ahora, la guerra entre Rusia y Ucrania tiene repercusiones en todo el espectro de la ONU, existe un fuerte peligro de reducción de la financiación [de los Estados miembros] en ciertos casos; y hemos visto que las contribuciones recientes de las conferencias de donantes, por ejemplo, en Afganistán, fueron mucho menos de lo que se esperaba", observó Wientzek.

"Así que contra todo eso, tener un acuerdo sobre esto es algo grande", completó.

El Grupo de Trabajo de Financiamiento Sostenible propone un aumento aproximado de 1.200 millones de dólares por bienio durante un período de seis años. Si la Asamblea Mundial de la Salud lo aprueba, dicho aumento comenzará a aplicarse escalonado a partir de 2024. “Esto deja a todos los gobiernos tiempo suficiente para prepararse para este aumento, tomando las actuales restricciones fiscales en cuenta”, aseveraron voceros del grupo de trabajo.