ORGANIZACIONES SOCIEDAD CIVIL CELEBRARON MEDIA SANCIÓN DE LA LEY VIH Y DIPUTADOS SANCIONÓ REGULACIÓN CANNABIS MEDICINAL

Visto: 671

Asociaciones civiles celebraron la media sanción del proyecto de ley de Respuesta Integral al VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis e Infecciones de Transmisión Sexual que con abrumadora mayoría fue votada en Diputados y destacaron que es un reconocimiento "no solo a nivel biomédico, sino que a las condiciones que nos afectan en el ámbito social y laboral".

También con una abrumadora mayoría, la Cámara de Diputados sancionó la ley que regula el desarrollo productivo del cannabis medicinal y el cáñamo industrial.

La sanción del proyecto de nueva Ley VIH, que ahora deberá ser discutido por el Senado, fue festejada por los asistentes de organizaciones civiles, quienes observaron toda la sesión desde los palcos del recinto parlamentario.

Entre los puntos centrales del proyecto de ley, sancionado en la Cámara de Diputados con 241 votos a favor y 8 negativos, Manuel Ferreiro, coordinador de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (Rajap), señaló que se encuentra la prohibición de test de VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) en los preocupacionales, que "es un punto clave porque apunta a ir contra el estigma de la discriminación y la necesidad de remarcar que esto sucede al día de hoy".

Además, sostuvo que este tipo de testeos son "un componente que obstaculiza el acceso al mercado de trabajo", y explicó cómo los empleadores se basan en esta "situación de vulnerabilidad" al exigirlos.

"Hoy en el recinto en muchas ocasiones no se reconoció que vivimos con estigma de discriminación y se priorizó el rol de algunas empresas", apuntó.

"Esperemos que se celebre en el Senado esta ley de vanguardia a nivel mundial, pensando en tener como horizonte la cura biomédica y la cura social para terminar con el estigma de la discriminación", señaló Gonzalo Valverde, también miembro de Rajap.

Matías Muñoz, activista de la asociación Ciclo Positivo, manifestó que "llevó ocho años de trabajo lograr el consenso para hacer entender a los legisladores que este tema era importante y urgente".

Muñoz agregó que "la ley que se está votando salva vidas y por eso estamos muy felices de haber logrado su media sanción con el texto como se presentó".

Al concluir el debate, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, agradeció la presencia de estas organizaciones y a los legisladores que en forma "transversal" trabajaron a favor de la sanción de esta iniciativa.

El proyecto presentado por la diputada Carolina Gaillard (Frente de Todos) establece, entre otros puntos, la creación de un Observatorio Nacional sobre Estigma y Discriminación, con el fin de visibilizar, documentar y erradicar las vulneraciones a los derechos de las personas afectadas.

Al abrir el debate, la diputada socialista Mónica Fein, presidenta de la comisión de Acción Social y Salud, aseguró que "esta ley permite actualizar la ley 23.798, que después de 30 años debe modificarse. Hablar del VIH sida es hablar de una pandemia que se ha extendido por más de 40 años. Una pandemia que no siempre ha estado en el debate público".

El actual diputado y exministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan (Frente de Todos) afirmó que "esta ley viene a reparar un montón de cuestiones que tienen que ver con la protección integral de la salud, pero con una visión social de la medicina; de lo legal y de lo previsional".

"Celebramos que esta ley se esté tratando en el recinto, pero creemos que es perfectible. Tenemos que aumentar la cantidad de pruebas diagnósticas. Para poder hacer el tratamiento, necesitamos primero el diagnóstico", agregó Gustavo Bacha Bouhid (Frente Cambia Jujuy), exministro de Salud de Jujuy.

El diputado de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, señaló que "como diputado nacional yo tengo la esperanza personal, pero también colectiva, de que nos merecemos que exista ese día que llegue la cura y que todos y cada uno estemos aquí para poder celebrarlo".

Sobre los retrasos que tuvo la ley en ser tratada, Ferraro reconoció que no se pudo aprobar hasta que el activismo "empezó a decir basta, a reclamar con tanta firmeza que algunos mostraron su fastidio, su enojo y que esta Cámara entendió que no tenía más tiempo".

La diputada del Frente de Todos Gabriela Estévez destacó el "consenso logrado en forma transversal en la Cámara de Diputados, pero eso se alcanzó porque hay un correlato social afuera", y reivindicó que en esta ley "cambió el paradigma que solo atendía la parte médica y no contempla los problemas sociales".

La legisladora Myriam Bregman del FIT aseguró -al defender el proyecto- que "en Argentina hay 500 mil personas que tienen hepatitis B o C y otras 140 mil viven con VIH. Miren si esta ley no será urgente, que cada día mueren 13 personas por causas relacionadas con VIH o hepatitis".

La iniciativa, que cuenta con el apoyo de más de 200 instituciones y organizaciones civiles, plantea un cambio de perspectiva y pone foco en lo social, apuntando a mejorar la calidad de vida y prevenir muertes evitables.

Propone, además, que toda prueba para detectar esas patologías deberá ser voluntaria, gratuita, confidencial y universal.

Además promueve la creación de un régimen de jubilación especial, de carácter excepcional para quienes transiten las enfermedades de VIH y hepatitis B o C, así como una pensión no contributiva de carácter vitalicio para quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad social.

De este modo, quienes acrediten al menos diez años desde el diagnóstico de la enfermedad y 20 años de aportes jubilatorios, pueden solicitar la jubilación a partir de los 50 años.

El proyecto también promueve la capacitación, investigación, difusión de campañas masivas y la conformación de una Comisión Nacional de VIH, Hepatitis Virales, otras ITS y Tuberculosis, integrada de forma interministerial e intersectorial por representantes de los organismos estatales, sociedades científicas y organizaciones de la sociedad civil con trabajo en estas patologías.

La integración de esta Comisión debe ser determinada por vía reglamentaria garantizando representación federal y de géneros.

La diputada entrerriana Carolina Gaillard  (Frente de Todos) autora del proyecto, señaló que “la ley da una respuesta integral e interdisciplinaria al tratamiento del VIH, hepatitis virales, tuberculosis e infecciones de transmisión sexual, garantizando el derecho de acceso a la salud para una población que ha sido vulnerada por años”.

“La cuarta tiene que ser la vencida”, expresó la legisladora entrerriana, recordando como proyectos similares y precedentes habían perdido estado parlamentario.

MARCO REGULATORIO DEL CANNABIS

En una sesión con gran concurrencia de organizaciones de la sociedad civil celebrando desde los palcos del recinto, Diputados aprobó la ley que regula la producción y comercialización de productos de cannabis medicinal y el desarrollo de la industria del cáñamo.

Con 155 votos positivos, 56 en contra, y 19 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto regulatorio del Poder Ejecutivo que venía con media sanción del Senado.

"Nuestro gobierno ha decidido que el desarrollo del cannabis medicinal y la producción industrial de cáñamo sean una política de Estado", señaló la diputada Carolina Gaillard.

“Este proyecto no sólo constituye el marco legal para desarrollar una nueva industria que generará muchos puestos de trabajo, sino que fundamentalmente garantiza que las familias que necesitan tratamiento con cannabis medicinal puedan acceder a productos seguros y de calidad en farmacias y otros establecimientos”, explicó Gaillard, autora del proyecto de cannabis medicinal aprobado en 2017.

Durante su intervención, Gaillard destacó el rol que han tenido las familias y las organizaciones cannábicas en este tema. “Este logro es en gran parte por su tarea militante. Esta ley tuvo el rol fundamental de las madres, de los profesionales de la salud, de los expertos, pero también de los cultivadores”, remarcó.

“Esta ley trae un alivio para el padecimiento, abre el camino a salud con igualdad, pero todavía falta, nos queda un paso más: necesitamos un Estado que acompañe y proteja, que no criminalice. Tenemos que dar el debate, necesitamos discutir la despenalización del consumo”, concluyó la diputada entrerriana.