LA DEMANDA MUNDIAL DE VACUNAS COVID HA CAÍDO MÁS DEL 70 POR CIENTO Y SE RETRAJO LA FACTURACIÓN DE LOS PRINCIPALES FABRICANTES

Visto: 655

La demanda mundial de vacunas COVID en abril se redujo 71 por ciento con relación a septiembre del año pasado que fue un mes pico y como consecuencia se retrajo la facturación de las farmacéuticas, aunque las vacunas son y seguirán por lo menos durante 2022 su principal fuente de ingresos.

La demanda de vacunas COVID fue de alrededor de 10,5 millones de dosis diarias en abril, un 71 por ciento menos que a fines de 2021, según las estadísticas de Our World in Data de la Universidad de Oxford.

"Con variantes de ómicron que causan enfermedades menos graves, las personas no tienen apetito por más dosis", explicó Matt Linley, analista principal de la consultora de mercado Airfinity de Londres.

En abril se exportaron 55,69 millones de dosis de la vacuna desarrollada conjuntamente por Pfizer y la alemana BioNTech, un 71% menos que en septiembre, Las exportaciones de Moderna de Estados Unidos cayeron un 57% a 16,49 millones.

Los fabricantes de las vacunas chinas Sinopharm, Sinovac y CanSino exportaron un total de 6,78 millones de dosis en abril, un 97% menos que el pico de septiembre de 2021, según UNICEF. Esto incluye vacunas en las que algunos procesos de producción, como el embotellado, se realizaron en el extranjero.

Comparado con Pfizer/BioNTech, las vacunas chinas se exportaron ocho veces menos durante abril, después de liderar el mercado global durante casi toda la pandemia.

China debió abandonar su “diplomacia de las vacunas” proveyendo a países en vías de desarrollo de África, Asia y América Latina, para atender la demanda interna originada en el rebrote de los contagios por ómicron. que obligó a restablecer una severa cuarentena en Shanghái.

La compañía de investigación de mercado farmacéutico Airfinity afirmó en un reciente informe que el número de veces que se utilizó una vacuna china como refuerzo en comparación con la primera inyección se desplomó un 98 % en Pakistán, un 93 % en Indonesia, un 92 % en Bangladesh y un 74 % en Brasil.

Bridge Consulting, con sede en Beijing, precisó que Brasil e Indonesia no renovaron los contratos que expiraron el año pasado para las vacunas chinas.

Inicialmente, China ocupó el liderazgo en las exportaciones de vacunas contra el COVID-19 después de que los fabricantes de medicamentos chinos, estadounidenses y europeos comenzaran a comercializarlas a fines de 2020.

China exportó más que Pfizer desde diciembre de 2020 hasta marzo de 2021.

Esto se debió en parte a que las vacunas chinas eran la única opción disponible para los países en desarrollo, ya que Estados Unidos y Europa reservaron grandes cantidades de dosis para sus propios ciudadanos.

Las vacunas chinas fueron superadas por Pfizer en términos de cifras de exportación, pero volvieron a la cima en septiembre de 2021.

El presidente chino, Xi Jinping, se jactó de que el país estaba contribuyendo a la lucha mundial contra el COVID-19, pero este impulso no duró este año cuando el brote de ómicron impuso concentrarse en el mercado interno.

La rápida propagación de la variante ómicron desde el otoño ha sido un factor importante para restringir las exportaciones de vacunas, ya que los funcionarios de salud chinos reconocen que las vacunas nacionales no son tan efectivas para evitar los contagios, aunque siguen siendo eficaces para reducir las hospitalizaciones.

La Universidad de Hong Kong reprodujo en marzo un estudio sobre 4.300 residentes en ese territorio autónomo que había detectado que la cantidad de personas con síntomas graves que fueron vacunadas con la vacuna Sinovac era más del triple de los vacunados con Pfizer.

Airfinity informó que durante el primer trimestre del año la facturación de Pfizer por su vacuna COVID generó 12.200 millones de dólares, un 7,8 por ciento menos que los pronósticos de la empresa.

Las expectativas de ventas para Moderna rondaron los 80 millones de dólares, 12,5 % menos que los ingresos estimados.

J&J y Novavax facturaron 18,4 por ciento y 16 por ciento menos, respectivamente, de las previsiones previas de mercado.

Airfinity predijo una caída en la demanda para el próximo año y rebajó las expectativas de ventas para 2022.

Enlace al Informe completo Airfinity