JEFFREY SACHS ASEGURÓ QUE AGENCIAS FEDERALES DE ESTADOS UNIDOS OCULTAN INFORMACIÓN SOBRE EL ORIGEN DE LA PANDEMIA Y PIDIÓ UNA INVESTIGACIÓN INDEPENDIENTE

Visto: 1204

El prestigioso académico y economista Jeffrey Sachs pidió una investigación independiente de la información disponible sobre el origen de la pandemia de COVID en poder de instituciones con sede en Estados Unidos y en especial de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) que financiaron las investigaciones de coronavirus de la empresa EcoHealth Alliance en asociación con el Instituto de Virología de Wuhan, China.

El pedido está contenido en una nota publicada en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos en coautoría con Neil Harrison, profesor de farmacología molecular y terapéutica de la Universidad de Columbia.

Sachs - nombrado miembro de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales por el Papa Francisco en octubre de 2021- y Harrison sostuvieron en su artículo que las agencias federales y algunas universidades estadounidenses poseen evidencia que “no ha sido revisada adecuadamente, incluidas bases de datos de virus, muestras biológicas, secuencias virales, comunicaciones por correo electrónico y cuadernos de laboratorio”.

Director de una comisión que The Lancet conformó en los orígenes de la pandemia para detectar su origen, la posición de Sachs ha cambiado con el tiempo, pues del origen natural que defendía por entonces, ahora admite que “un goteo constante de información inquietante ha arrojado una nube oscura sobre la agencia", escriben él y Harrison sobre los  Institutos Nacionales de Salud (NIH), acusando a todo el gobierno federal de “no hacer lo suficiente” para explorar el posible papel de sus beneficiarios en la aparición del SARS-CoV-2 e investigar "detalles pasados por alto", como las secuencias de aminoácidos coincidentes.

Sachs y Harrison destacaron un detalle científico que puede ser una indicación de que el SARS-CoV-2, el coronavirus que causa Covid-19, se originó en un laboratorio: una secuencia de ocho aminoácidos en una parte crítica de la proteína espiga del virus que es idéntica a una secuencia de aminoácidos que se encuentra en las células que recubren las vías respiratorias humanas.

“El artículo de la revista ofrece una hoja de ruta científica sobre cómo esta secuencia inusual de aminoácidos podría haber llegado al sitio de escisión de furinas, o FCS, del virus”, explicó el sitio digital The Intercept de Washington.

Sachs y Harrison reconocen que la secuencia podría haber surgido naturalmente. “Pero también presentan otra posibilidad: que los científicos podrían haber insertado a propósito esta cadena particular de aminoácidos en un coronavirus de murciélago en el curso de su trabajo”, escribió el medio digital estadounidense.

Durante al menos cuatro años, la empresa de investigación de salud ambiental EcoHealth Alliance realizó investigaciones de los coronavirus de los murciélagos en la ciudad china de Wuhan con subsidios del gobierno estadounidense. Su socio local fue el Instituto de Virología (WIV) de esa ciudad china donde estalló la pandemia a fines de 2019.

Entre las instituciones que Sachs y Harrison enumeran que poseen "conocimiento de las actividades detalladas que estaban en marcha en Wuhan y en Estados Unidos" se encuentran los Institutos Nacionales de Salud, la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA) que ha proporcionado fondos de subvención a EcoHealth Alliance (EHA), el Departamento de Seguridad Nacional, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) que financió el programa PREDICT de 200 millones de dólares que catalogó posibles virus pandémicos, la Universidad de California y la Universidad de Carolina del Norte (UNC), que participaron en esos programas.

Los autores sugieren que EcoHealth Alliance y la Universidad de Carolina del Norte “pueden tener información sin explotar particularmente importante”.

"Los detalles exactos del trabajo de campo y el trabajo de laboratorio de la asociación EHA-WIV-UNC, y el compromiso de otras instituciones en los Estados Unidos y China, no se han revelado para un análisis independiente", escribieron.

"La naturaleza precisa de los experimentos que se llevaron a cabo, incluida la gama completa de virus recolectados del campo y la posterior secuenciación y manipulación de esos virus, sigue siendo desconocida", enfatizaron.

Sachs y Harrison se centraron particularmente en los científicos que presentaron una propuesta de subvención a la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa o DARPA, que establecía planes para insertar un sitio de escisión de furina en un coronavirus de murciélago.

"No sabemos si la inserción del FCS fue el resultado de la evolución natural, tal vez a través de un evento de recombinación en un mamífero intermedio o un humano, o fue el resultado de una introducción deliberada del FCS en un virus similar al SARS como parte de un experimento de laboratorio", escribieron Sachs y Harrison.

 "Sabemos que la inserción de tales secuencias FCS en virus similares al SARS fue un objetivo específico del trabajo propuesto por la asociación EHA-WIV-UNC dentro de una propuesta de subvención de 2018 ("DEFUSE") que se presentó a la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de los Estados Unidos (DARPA)", precisaron.

EcoHealth Alliance, una empresa de investigación que se presenta especializada en salud ambiental “sin fines de lucro” con sede en la ciudad de Nueva York recibió más de 118 millones de dólares en subvenciones y contratos de agencias federales.

El WIV o el Instituto de Virología de Wuhan colaboró con EcoHealth Alliance durante años y fue incluido como subcontratista en la subvención DARPA.

Ralph Baric, un biólogo molecular de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) debía haber realizado parte del trabajo presentado a DARPA. La propuesta de subvención promocionó el "historial de dos décadas de ingeniería inversa [coronavirus] y otras proteínas de pico de virus" de Baric, aseguró The Intercept.

La intención de la propuesta de DARPA era prevenir las amenazas patógenas emergentes, pero el trabajo podría haber creado un nuevo virus capaz de infectar a los humanos. "Introduciremos sitios de escisión específicos para humanos apropiados y evaluaremos el potencial de crecimiento en [un tipo de célula de mamífero comúnmente utilizada en microbiología] y cultivos [de células epiteliales de las vías respiratorias humanas]", relataba la propuesta.

Varios científicos entrevistados sobre la propuesta de DARPA en septiembre dijeron a The Intercept que los científicos a menudo comienzan la investigación antes de buscar financiación y, por lo tanto, que algunos de los experimentos descritos en la propuesta ya podrían haberse completado.

Pero cuando se le preguntó sobre esa posibilidad en una entrevista, Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance, la rechazó: "La propuesta de DARPA no fue financiada. Por lo tanto, el trabajo no se hizo. Sencillo".

Como señalan Sachs y Harrison, la parte de una proteína en la membrana celular que comparte su secuencia de aminoácidos con el coronavirus murciélago es crítica para la función pulmonar. Conocido como un canal epitelial de sodio alfa, o ENaC-alfa, se encuentra en las células de las vías respiratorias humanas, así como en los riñones y colones humanos. Curiosamente, al igual que el SARS-CoV-2, el ENaC-alfa, que facilita la absorción de líquido en las células, también se activa por el inusual sitio de escisión de furina.

Harrison, un fisiólogo del Departamento de Farmacología Molecular y Terapéutica de Columbia, estudia los canales iónicos, la categoría más grande a la que pertenece el ENaC-alfa.

Otros científicos ya han señalado la coincidencia entre la serie de aminoácidos en el sitio de escisión de furinas del SARS-CoV-2 y el ENaC-alfa que se encuentra en las vías respiratorias humanas.

En 2020, un equipo de la compañía biomédica Nference sugirió que la superposición entre el virus y la secuencia encontrada en los pulmones humanos es parte de la razón por la que el COVID-19 es tan dañino para el sistema respiratorio. Esos científicos describieron la secuencia como habiendo evolucionado naturalmente.

Sachs y Harrison, en contraste, sugieren que los investigadores pueden haber insertado la cadena de aminoácidos en un coronavirus de murciélago precisamente debido a su conocida importancia para la función pulmonar.

"Para un equipo de investigación que evalúa el potencial pandémico de los coronavirus relacionados con el SARS, el FCS del ENaC humano, un FCS conocido por ser escindido eficientemente por la furina del huésped presente en la ubicación objetivo (células epiteliales) de un órgano objetivo importante (pulmón), del organismo objetivo (humano), podría ser una elección racional, si no obvia, de FCS para introducir en un virus con el fin de alterar su infectividad. en línea con otros trabajos realizados anteriormente", escriben.

Tal elección, señalan, habría estado en consonancia con otro proyecto de investigación viral en el que colaboraron EcoHealth Alliance, el Instituto de Virología de Wuhan y Baric de la UNC: una subvención de 2014 del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas que implicó aumentar la transmisibilidad y patogenicidad de los coronavirus de murciélagos.

Ralph Baric es investigador y líder de laboratorio en la Escuela Gillings de Salud Pública Global de la Universidad de Carolina del Norte

La intrigante teoría de la ingeniería viral depende de dos observaciones: que las secuencias de aminoácidos coinciden y que los expertos tanto en el sitio de escisión de la furina ENaC-alfa como en la inserción de secuencias genéticas en coronavirus de murciélagos trabajan en la misma institución académica: la Universidad de Carolina del Norte, ubicada en Chapel Hill.

Baric, cuyo trabajo tiene como objetivo prevenir y crear tratamientos para brotes virales, ha insertado previamente segmentos de ADN y ARN en virus y ha creado un clon infeccioso del SARS utilizando su propio método patentado "No See'm" para insertar materiales genéticos sin dejar rastro.

También ha colaborado en la investigación del coronavirus con científicos de un centro de estudios pulmonares en UNC-Chapel Hill que conocen ENaC-alfa. En un estudio de 2016, los científicos crearon un nuevo virus utilizando el pico de un coronavirus de murciélago que había sido aislado y caracterizado por el Instituto de Virología de Wuhan.

El experimento encontró que el nuevo virus "se replicó eficientemente" en células de las vías respiratorias humanas que se cultivaron en un laboratorio.

En otro artículo, publicado un año antes, Baric, junto con Shi Zhengli del Instituto de Virología de Wuhan y un experto en pulmón del instituto pulmonar de UNC-Chapel Hill, describieron la creación de un virus híbrido utilizando un virus similar al SARS de un murciélago y un coronavirus "adaptado al ratón".

El nuevo virus causó que los ratones se enfermaran más que los expuestos al virus original.

El objetivo de estos experimentos era prepararse para la posibilidad de que un virus pudiera saltar naturalmente de los animales a los humanos, como lo había hecho el SARS en 2003. Pero incluso antes de la pandemia, el experimento atrajo críticas de otros científicos, que estaban preocupados porque los investigadores habían creado un virus que podía propagarse en humanos.

Sachs y Harrison señalan que los científicos que fueron coautores de la propuesta de subvención de DARPA habrían estado al tanto de la investigación sobre los sitios de escisión de furina de coronavirus, incluido un experimento de 2006 en el que se insertó un sitio de escisión de furina en un coronavirus.

"El equipo de investigación también tendría cierta familiaridad con la secuencia FCS y el mecanismo de activación dependiente de FCS de ENaC humano, que se caracterizó ampliamente en UNC", escribieron en su artículo.

Aun así, tanto la superposición en la secuencia de aminoácidos como el hecho de que los expertos en el sitio de escisión de furina del ENaC-alfa y la inserción de material genético en coronavirus de murciélagos trabajen en la misma universidad podrían ser una coincidencia, como reconocen Harrison y Sachs. “Algunos virólogos, sin embargo, dicen que la coincidencia tensa la credulidad”, escribió The Intercept.

"Podría ser", escribió Richard Ebright, biólogo molecular de la Universidad de Rutgers, en un correo electrónico a The Intercept cuando se le preguntó sobre la posibilidad de que estas cosas sean ocurrencias fortuitas. "Pero la lista de coincidencias se está haciendo verrrrrrrrrry larga".

Ebright, un defensor de investigar el origen del SARS-CoV-2 a quien Harrison y Sachs agradecen "por los útiles comentarios sobre el manuscrito", detalló algunas de las otras coincidencias de Covid que considera cuestionables, incluido su brote inicial en una ciudad que, mucho antes de 2019, ya se había vinculado como un riesgo de bioseguridad.

Ebright también señaló la distancia de 1000 millas existente desde la ciudad de Wuhan hasta las cuevas de los murciélagos salvajes más cercanos que portan el tipo de coronavirus relacionados con el SARS que causaron la pandemia. Y señaló la codificación particular de los aminoácidos.

Algunos defensores de la teoría del origen natural se volvieron particularmente desdeñosos con aquellos abiertos a la posibilidad de una fuga de laboratorio después de la publicación en febrero de dos estudios de preimpresión que mapean la propagación temprana del virus en el mercado de Huanan en Wuhan.

Angela Rasmussen, integrante del equipo de virólogos que trabajó en el proyecto, lo describió en Twitter como "evidencia dispositiva de un origen zoonótico" que "expulsará a aquellos con interés personal en la hipótesis de la fuga de laboratorio de sus mentes malditas".

En otro tweet, Rasmussen se refirió a los defensores de la teoría de la filtración de laboratorio como un "grupo de demonios, que, a través de la credulidad, la estupidez y el pensamiento conspirativo han decidido que esto es lo suyo a pesar de la experiencia cero".

Aunque las preimpresiones no habían sido revisadas por pares y pueden haber ilustrado simplemente la propagación del virus en lugar de su brote original, The New York Times publicó una historia de primera plana sobre ellos que citó a un epidemiólogo diciendo que el debate sobre los orígenes "se ha resuelto con un grado muy alto de evidencia".

Mientras tanto, Kristian Andersen, otro coautor de las preimpresiones y virólogo del reconocido Instituto de Investigación Scripps, usó el emoji de "caca" para criticar un artículo profundamente investigado por Katherine Eban sobre EcoHealth Alliance. En Twitter, Andersen calificó a Eban, a la columnista del New York Times Zeynep Tufekci y a otros que informaban sobre cuestiones de bioseguridad que podrían haber llevado a la liberación del SARS-CoV-2 como "profundamente en teorías de conspiración".

"El virus pandémico podría haber sido modificado genéticamente. Sin embargo, esto podría haberse hecho de varias maneras, no limitadas a la teoría específica de Harrison y Sachs. No estoy convencida de que su hipótesis sea la más plausible", dijo Alina Chan, una científica que presentó una serie de posibles rutas de cómo el coronavirus podría haber surgido a través de incidentes relacionados con la investigación en su reciente libro "Viral: The Search for the Origin of Covid-19".

La publicación en las prestigiosas Actas de la Academia Nacional de Ciencias marca una especie de cambio para Sachs, el presidente de la Comisión COVID-19 de The Lancet que, en noviembre de 2020, nombró a Daszak, el presidente de EcoHealth Alliance, para dirigir un grupo de trabajo para investigar los orígenes de la pandemia.

A principios de ese año, Daszak había firmado una declaración pública publicada en The Lancet en nombre de científicos que dijeron que "condenan las teorías de conspiración que sugieren que COVID-19 no tiene un origen natural".

“Sin embargo, esa certeza temprana sobre los orígenes de la pandemia, y el sentido de responsabilidad cívica compartida entre los miembros del grupo de trabajo de The Lancet, pronto se desintegró. En febrero de 2021, los correos electrónicos revelaron que Daszak coordinó la declaración pública en The Lancet para calmar las sospechas de una fuga de laboratorio. Y para junio de 2021, Sachs estaba expresando su apertura a la posibilidad de un origen de laboratorio, escribiendo que la investigación financiada por los NIH en el Instituto de Virología de Wuhan ‘merece un escrutinio bajo la hipótesis de una liberación del virus relacionada con el laboratorio’.

The Lancet, tres meses después disolvió el grupo de trabajo que se había organizado para ‘examinar cuidadosamente el origen del virus SARS-CoV-2’ con la esperanza de prevenir futuros brotes de enfermedades, explicando que le preocupaba que varios miembros de la comisión “tuvieran conflictos de intereses debido a sus vínculos con EcoHealth Alliance”, reprodujo The Intercept.

Después de liderar la investigación científica convencional sobre los orígenes de la pandemia, Sachs ahora señala que los NIH han insistido en que "el virus pandémico no podría haber resultado del trabajo patrocinado” en Wuhan por la agencia federal.

Sachs y Harrison escriben ahora que "las negaciones generales de los NIH ya no son lo suficientemente buenas" y por eso proponen una investigación independiente.

Artículo original de Sachs y Harrison