LA OMS AHORA NO DESCARTA LA FUGA DE LABORATORIO COMO ORIGEN DE LA PANDEMIA Y PIDE UNA NUEVA INVESTIGACIÓN

Visto: 488

El primer informe del nuevo Grupo Asesor Científico para los Orígenes de los Nuevos Patógenos (SAGO) de la OMS, admite la hipótesis de una posible falla en la bioseguridad del Instituto de Virología de Wuhan y recomendó que debe investigarse más a fondo como desencadenante de la pandemia.

China, Rusia y Brasil votaron en contra de la propuesta de investigar si hubo un escape o derrame del virus desde el Instituto de Virología de Wuhan, donde al menos desde 2016 la empresa de salud ambiental EcoHealth Alliance investigaba los coronavirus de los murciélagos asociado con el laboratorio chino y con patrocinio financiero de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

El informe preliminar de SAGO corrige algunos de los "sesgos" percibidos a favor de China del primer informe de la OMS elaborado por grupo internacional de expertos sobre los orígenes del virus publicado en marzo de 2021.

En ese grupo de expertos participó Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance, quien a su regreso de China motorizó una campaña entre sus colegas que descartaba la fuga de laboratorio como origen de la pandemia.

El informe de SAGO “marca el primer reconocimiento formal por parte de un grupo de expertos patrocinado por la OMS de que una posible falla en la bioseguridad en el Instituto de Virología de Wuhan debe investigarse más a fondo como desencadenante de la pandemia”, publicó Health Policy Watch.

El informe afirma que “sigue siendo importante considerar todos los datos científicos razonables que estén disponibles a través de fuentes publicadas u otras fuentes oficiales para evaluar la posibilidad de la introducción del SARS-CoV-2 en la población humana a través de un incidente de laboratorio".

La teoría del escape de laboratorio era algo que el anterior grupo internacional de expertos de la OMS que también visitó Wuhan en enero de 2021, había descartado como "extremadamente improbable".

El informe sintoniza con el pedido de una “investigación independiente” solicitada por el prestigioso académico y economista Jeffrey Sachs a través de un artículo publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos en coautoría con Neil Harrison, profesor de farmacología molecular y terapéutica de la Universidad de Columbia.

Sachs sugiere que hay agencias federales de Estados Unidos que ocultan información sobre el origen de la pandemia y apuntó especialmente hacia los Institutos Nacionales de Salud (NIH) que financiaron las investigaciones de coronavirus de la empresa EcoHealth Alliance en asociación con el Instituto de Virología de Wuhan, China.

El nuevo informe de la SAGO también advierte sobre las continuas barreras levantadas en Wuhan incluida la falta de acceso a datos de pacientes individuales y muestras de sangre de decenas de miles de casos confirmados y sospechosos de SARS-CoV2 de finales de 2019 y principios de 2020 que China se ha negado a compartir, así como la falta de datos comparables de estudios en animales.

Si bien el informe recomienda una mayor investigación sobre si una falla de bioseguridad de laboratorio podría haber desencadenado el brote de SARS-CoV2, también admite, en lenguaje diplomático indirecto, que las perspectivas de obtener información clave de China sobre las condiciones de bioseguridad en el Instituto de Virología de Wuhan que estudió los coronavirus de murciélagos en Wuhan, siguen siendo escasas.

"El SAGO señala que sería necesario acceder y revisar la evidencia de todas las actividades de laboratorio (tanto estudios in vitro como in vivo) con coronavirus, incluidos los virus relacionados con el SARS-CoV-2 o los antepasados cercanos, y el enfoque del laboratorio para la implementación y mejora de la bioseguridad y la bioseguridad del laboratorio", señaló el informe.

Por el contrario, tres científicos del equipo de SAGO representantes de China, Rusia y Brasil se opusieron a una mayor búsqueda de la teoría del escape de laboratorio, como se informa en una nota al pie que dice:

"El Dr. Vladimir Dedkov, el Dr. Carlos Morel, el Profesor Yungui Yang no están de acuerdo con la inclusión de más estudios que evalúen la posibilidad de introducción del SARS-CoV-2 a la población humana a través de un incidente de laboratorio en este informe preliminar debido al hecho de que, desde su punto de vista, no hay nueva evidencia científica que cuestione la conclusión del estudio global convocado por la OMS sobre los orígenes del SARS-CoV-2: Informe de la misión China Part publicado en marzo de 2021".

Las primeras investigaciones sugirieron que el mercado de mariscos de Huanan en Wuhan jugó un papel importante al principio de la amplificación de la pandemia, ya que varios de los pacientes detectados por primera vez en diciembre de 2019 tenían un vínculo con el mercado y muestras ambientales del mercado que dieron positivo, recordó Health Policy Watch.

Sin embargo, el informe también concluye que "la fuente del SARS-CoV-2 y su introducción en el mercado no está clara y aún no se ha determinado dónde ocurrieron los eventos de contagio iniciales ... Además, no se han completado los estudios de seguimiento para identificar posibles fuentes animales de las que podría haberse originado la contaminación ambiental".

“De hecho, hasta ahora hay poca evidencia nueva que realmente se haya puesto sobre la mesa sobre las teorías de derrame o fuga de laboratorio”, dijeron fuentes de la OMS a Health Policy Watch.

Estas fuentes enfatizaron que el informe del grupo científico SAGO sigue siendo de naturaleza preliminar y que se espera que una versión final incluya información más definitiva.

Fuera del grupo SAGO, una feroz batalla también continúa enfureciéndose por los méritos de las teorías de "escape de laboratorio" versus "derrame natural".

El nuevo informe solo pareció avivar las llamas de los argumentos en ambos lados, con los adherentes a una teoría u otra enfrentándose en los medios de comunicación sobre los méritos del informe.

Los expertos que instan a prestar más atención a la teoría del derrame natural lamentaron que el informe de SAGO no pareciera dar suficiente crédito a los estudios recientes de muestras de SARS-CoV2 encontradas en el mercado mayorista de mariscos de Huanan, que se han publicado, pero aún no han sido revisados por pares.

"Creo que, si lees nuestras preimpresiones y entiendes la evidencia, en realidad hay evidencia muy fuerte de que la pandemia surgió a través de la vida silvestre en el mercado de Huanan", dijo el autor principal de dos de estos estudios, Michael Worobey, de la Universidad de Arizona.

Worobey y sus colegas reunieron la evidencia genética sobre la presencia y evolución del virus en estudios de residentes de Wuhan a principios de 2020, así como el análisis de muestras ambientales tomadas de los mercados de animales vivos de Wuhan entre diciembre de 2019 y febrero de 2020.

Algunas de esas muestras ambientales mostraron altos niveles de SARS-CoV2 en áreas dentro y alrededor de las jaulas de perros mapaches, que se vendieron para el sacrificio, aunque no se identificó ningún "Animal X". Y los críticos también han dicho que el tamaño de la muestra es demasiado pequeño para ser concluyente.

Al otro lado de la valla, Richard H. Ebright, científico de la Universidad de Rutgers y defensor de nuevas investigaciones sobre las posibles fallas de bioseguridad, dio la bienvenida al nuevo informe de la OMS.

"El informe de SAGO concluye que, sobre la base de los datos disponibles, no es posible determinar si el SARS-CoV-2 entró en los seres humanos a través de un derrame natural o a través de un derrame relacionado con la investigación”, respondió a Health Policy Watch.

"Esta conclusión será un anatema para aquellos que han afirmado falsamente en los últimos dos años que la ciencia muestra que el SARS-CoV-2 ingresó a los humanos a través de un derrame natural", reforzó.

Los partidarios de una mayor investigación sobre una posible falla de bioseguridad también han señalado los datos de secuencia del gen SARS-CoV2 "eliminados" por investigadores chinos al principio de la pandemia de una base de datos de los Institutos Nacionales de Salud de estados Unidos como evidencia de un posible encubrimiento.

Jesse Bloom, virólogo del Instituto de Investigación Fred Hutch con sede en Seattle, comentó que “sigo pensando que los primeros datos de casos y secuencias de COVID-19 que han sido publicados por el gobierno chino probablemente estén incompletos” y por esta razón, el origen de la pandemia en Wuhan “sigue sin estar claro".

Bloom concluyó que “continuar estudiando abiertamente los posibles orígenes del virus es crucial tanto por el bien de la ciencia misma como para diseñar estrategias para mitigar los riesgos futuros de brotes zoonóticos y de laboratorio".