Prevención del Cáncer infantil

Visto: 1259

Por la Doctora Guadalupe Rey - Médica especialista en oncología pediátrica

El cáncer infantil no es una enfermedad frecuente, pero es de alta relevancia pues puede provocar la muerte, siendo luego de los accidentes la causa mas frecuente de fallecimiento en los niños.

Afortunadamente, en los últimos años el mejor conocimiento de la enfermedad, el desarrollo de modernas y mejores técnicas diagnosticas, el tratamiento multidisciplinario combinando cirugía, radioterapia y quimioterapia ha permitido logros importantes y hoy la mayoría de los niños con enfermedades malignas puede lograr la curación si son adecuadamente diagnosticados y tratados.

Evidentemente si la enfermedad recién se inicia y esta localizada, su control será mas fácil, de allí que la detección temprana del tumor sea fundamental.

Para lograr esto en lo tumores infantiles el examen físico en aparente salud es fundamental, dado que sólo buscando el tumor este podrá ser detectado tempranamente.

Esta tarea es patrimonio del pediatra, examinando al paciente cuidadosamente, y de la madre que debe realizar en forma periódica los controles en salud, no sólo en el primer año de vida sino durante toda la infancia.

A diferencia de los adultos, donde las causas ambientales como el tabaco y ciertos productos industriales son determinantes del desarrollo de la enfermedad, en los niños por su corta edad las causas ambientales no son significantes y cobran importancia la predisposición y las causas genéticas.

A pesar de los grandes avances realizados, aún no esta clara la causa final de la enfermedad y probablemente más de un factor sea determinante.

Esta situación de desconocimiento del origen impide un tratamiento específico para cada tipo de tumor.

Un tumor se manifiesta por la presencia de un bulto que se ve o se palpa, por signos indirectos como alteración de la micción, dificultad para respirar o por signos generales como debilidad, pérdida de peso o fiebre.

Frente a cualquiera de estas manifestaciones consulte, sin demora, al pediatra.