LOS DOS PRINCIPALES FUNCIONARIOS DE LOS NIH Y LA CASA BLANCA OCULTARON QUE ESTABAN FINANCIANDO AL LABORATORIO DE WUHAN CUANDO ESTALLÓ LA PANDEMIA

Visto: 150

En los primeros días de la pandemia, Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas y líder del Grupo de Trabajo sobre Coronavirus de la Casa Blanca, y Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (HNI), intercambiaron correos electrónicos en los que compartían su preocupación por haber financiado las investigaciones con coronavirus en el Instituto de Virología de Wuhan y  planearon  como evitar que se filtrase la noticia y se convirtiese en un escándalo político mundial.

Por lo menos Fauci dijo desconocer de esa financiación a través de la empresa de ecología ambiental “sin fines de lucro” EcoHealth Alliance, cuando fue interpelado por el Senado de Washington en mayo de 2020.

Estos correos que revelan la preocupación por una eventual fuga de laboratorio durante ensayos financiados por Estados Unidos fueron obtenidos y divulgados por el sitio US Right y to Know (US RTK) especializado en investigar la transparencia de las políticas públicas de su país.

Collins, entonces director de los Institutos Nacionales de Salud, y Fauci, líder de su instituto de enfermedades infecciosas, intercambiaron correos electrónicos el 1 de febrero de 2020 sobre una preimpresión escrita por Zhengli Shi, director del Centro de Enfermedades Infecciosas Emergentes del Instituto de Virología de Wuhan.

La preimpresión describió los coronavirus de murciélagos en estudio en el laboratorio, incluido un coronavirus 96 por ciento genéticamente similar al coronavirus que causa COVID-19.

Los correos electrónicos muestran que Collins y Fauci estaban preocupados por los vínculos entre el Instituto de Virología de Wuhan y los NIH a través de la empresa EcoHealth Alliance.

Collins en un correo electrónico del 1 de febrero de 2020 enviado a Fauci le aseguraba que "no hay evidencia de que este trabajo haya sido respaldado por los NIH".

"Lo vi (en referencia al informe enviado por Zhengli Shi), pero no comprobé las similitudes. Obviamente necesitamos más detalles", respondió Fauci.

Los correos electrónicos demuestran que estas preocupaciones sobre el eventual financiamiento de Estados Unidos, eran lo más importante en un momento crítico.

Unas dos horas después del intercambio de correos electrónicos, Collins y Fauci se reunieron a una teleconferencia secreta con un grupo de virólogos que estaban examinando de cerca el nuevo coronavirus.

La teleconferencia provocó un impulso de alto perfil para desacreditar la hipótesis de la fuga de laboratorio”, aseveró US RTK.

“La revelación de que Collins y Fauci estaban discutiendo si los NIH habían financiado el trabajo sobre coronavirus similares al SARS-CoV-2 en el laboratorio de Wuhan en las horas anteriores sugiere que la política puede haber estado en juego”, analizó el sitio de investigación.

“Las afirmaciones de esos virólogos de que el virus no podría haber sido diseñado pueden haber sido influenciadas por Collins y Fauci”, especuló US RTK.

Los líderes de los NIH pueden haber tratado de ocultar los vínculos entre los fondos federales y la investigación del coronavirus en el epicentro de la pandemia”, retrotrae en el tiempo el sitio estadounidense.

“Los correos electrónicos plantean preguntas sobre las garantías de estos virólogos de que sus deliberaciones fueron apolíticas”, analizó sobre los mensajes a los que accedió en virtud de una ley estadounidense.

Un análisis que enmarcó la teleconferencia se llamó "Comparación de secuencias de coronavirus". Este documento aparentemente no se ha publicado al público, por lo que no está claro qué coronavirus estaban comparando con COVID-19.

“Pero, está claro por las notas intercambiadas después de la conferencia que se había realizado un análisis que comparaba las proteínas espiga del SARS-CoV-2 y RaTG13, el coronavirus del Instituto de Virología de Wuhan con un genoma idéntico en un 96 por ciento.

La teleconferencia secreta del 1 de febrero dio inicio a la redacción de una influyente correspondencia argumentando en contra de la idea de que el SARS-CoV-2 había sido diseñado y fugado del laboratorio de Wuhan.

Nature Medicine afirmó luego de la conferencia que existían "pruebas sólidas de que el SARS-CoV-2 no es el producto de una manipulación intencional", comentario que a su vez fue citado en 752 medios de comunicación.

Collins y Fauci fueron actualizados repetidamente sobre su redacción y proporcionaron "asesoramiento y liderazgo".

Aunque no se reveló, la participación de los líderes de los NIH en la redacción de la publicación de Nature Medicine, representó un conflicto de intereses.

Porque si bien Collins había concluido que los NIH no apoyaban ese estudio en particular, la agencia había financiado al Instituto de Virología de Wuhan para el trabajo del coronavirus, incluida la ingeniería de virus quiméricos que combinan componentes de múltiples virus para hacerlos más infecciosos para las células humanas.

Fauci había sido alertado días antes de que su Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, apoyaba a una organización sin fines de lucro de "caza de virus" llamada EcoHealth Alliance con una subvención llamada "Comprender el riesgo de emergencia del coronavirus de murciélago".

El entonces encumbrado asesor de la Casa Blanca también fue informado que el Instituto de Virología de Wuhan era un colaborador, según un correo electrónico. compartido con US RTK y con el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes.

Sus preocupaciones podrían haberse agravado aún más cuando los autores principales de "El origen proximal del SARS-CoV-2" compartieron que el genoma del SARS-CoV-2 parecía "inconsistente con las expectativas de la teoría evolutiva" dejando la puerta abierta a una posible manipulación de laboratorio.

Las preocupaciones de los virólogos sobre las características del virus que parecían diseñadas se compartieron con Collins y Fauci el 31 de enero de 2020 y nuevamente el 2 de febrero.

La preimpresión escrita por Shi sobre los virus relacionados con el SARS-CoV-2, incluido RaTG13, eventualmente se publicaría en Nature y continuó molestando a los líderes de los NIH.

Meses después se agregó una adenda aclarando que mineros chinos se habían enfermado y muerto después de visitar una cueva en la provincia de Yunnan en 2012, donde se encontró RaTG13 e investigadores independientes descubrieron esta información.

En agosto de 2020, Collins envió un correo electrónico a su predecesor Harold Varmus, ex director de los NIH, sobre un artículo que describía la presión de los NIH sobre EcoHealth Alliance para proporcionar registros sobre el Instituto de Virología de Wuhan, y otro enlace a un artículo que llamaba la atención sobre el hecho de que RaTG13 era idéntico al coronavirus que había enfermado a los mineros y postulaba un origen de laboratorio del SARS-CoV-2.

"Tony (Fauci) y yo nos gustaría tener la oportunidad de hablar contigo sobre esto", escribió Collins a Varmus preocupado por los comentarios de su colega y predecesor en el cargo.

Collins anunció su retiro en octubre de 2021 después de 12 años como director de los NIH. Fauci anunció su retiro en agosto de 2022 después de 38 años como director del NIAID.

Collins actualmente se desempeña como asesor científico del presidente Joe Biden, mientras que Fauci se desempeña como su principal asesor médico.

A pesar de dar un paso atrás en sus funciones en los NIH, tanto Collins como Fauci podrían ser llamados a testificar sobre los orígenes de COVID-19 si los republicanos ganan la mayoría en cualquiera de las cámaras del Congreso en noviembre venidero, según “los republicanos listos para manejar el mazo en comités clave”.

Los nuevos correos electrónicos en este informe se obtuvieron de una solicitud de la Ley de Libertad de Información a los Institutos Nacionales de Salud.