VACUNAS SOBRAN, PERO LOS PAÍSES POBRES RECIÉN HAN VACUNADO AL 19 POR CIENTO DE SUS POBLACIONES CONTRA EL COVID

Visto: 188

Las tasas de vacunación contra la COVID-19 en los países de ingresos bajos se sitúan en el 19 %, en comparación con casi el 75 % en los países de ingresos altos, informó el grupo de trabajo de Seguimiento y Aceleración del Progreso del Consejo de ACT-Accelerator.

El grupo, copresidido por Indonesia y Estados Unidos, es responsable de hacer un seguimiento hacia los objetivos globales de COVID-19 para el acceso a vacunas, diagnósticos y tratamientos, bajo el paraguas de la asociación de acceso equitativo ACT-Accelerator.

Durante una exposición en el marco Asamblea General de las Naciones Unidas, el embajador Tri Tharyat de Indonesia y la subsecretaría de Salud Loyce Pace de Estados Unidos, destacaron que, si bien se están logrando avances, la amenaza global de COVID-19 está lejos de terminar, en particular por grupos de riesgo en países de bajos ingresos.

Según los datos más recientes de Global COVID Access Tracker, alrededor de una cuarta parte de las personas más vulnerables a nivel mundial todavía necesitan una serie primaria de vacunación contra el COVID-19 (24 % de las personas mayores y 26 % de los trabajadores de la salud).  

Los países de ingresos bajos y medios-bajos aún están lejos del objetivo de 100 pruebas por 100 000 habitantes por día; los países de ingresos bajos están realizando pruebas a una tasa de solo 2/100 mil de población, mientras que los países de ingresos medios-bajos tienen una relación de 22/100 mil.

El despliegue de nuevos tratamientos contra la COVID-19 que salvan vidas, incluidos los antivirales orales, en países de ingresos bajos y medios-bajos sigue siendo limitado o inexistente.

El acceso equitativo a estas contramedidas de COVID-19 y la preparación para la entrega son fundamentales para que los países integren el manejo del virus en sus sistemas de salud primarios, como parte de una estrategia a más largo plazo.

La advertencia proviene de Noruega y Sudáfrica copresidentes del ACT-Accelerator Facilitation Council, a medida que se estanca el despliegue de contramedidas médicas y otras herramientas.

Al enfatizar que la pandemia mundial no ha terminado, dijeron que la acción coordinada, la financiación y los compromisos políticos son clave para salvar vidas y prevenir daños económicos, sociales y de salud por COVID-19.

El nuevo informe del Grupo de Trabajo de Diagnóstico y Terapéutica del ACT- Accelerator establece recomendaciones clave para mejorar el acceso a las pruebas y tratamientos de COVID-19.

El embajador de Indonesia, Tri Tharyat, director general de Cooperación Multilateral del Ministerio de Relaciones Exteriores de su país, afirmó “se necesita una financiación crítica y liderazgo político para el despliegue de pruebas, tratamientos y vacunas”.

“La financiación de ACT-Accelerator respaldará su trabajo para ampliar el acceso a herramientas que salvan vidas, desde nuevos antivirales orales hasta dosis de vacunas de refuerzo, para garantizar que los trabajadores de la salud y las personas en mayor riesgo estén protegidos dondequiera que vivan en el mundo. Debemos traducir rápidamente las vacunas en vacunación. Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo”, agregó el funcionario indonesio.

Loyce Pace, subsecretaria de Asuntos Globales del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos agregó que “el apoyo a la preparación y aceptación de la vacuna está marcando una diferencia importante para aumentar la cobertura de la vacuna COVID-19 y reducir significativamente la cantidad de países con niveles muy bajos de tasas de vacunación.

“La cobertura de series primarias en los países COVAX aumentó de 28% en enero de 2022 a 51% en septiembre. Todavía hay progreso por hacer en las tasas de vacunación global y lecciones sobre cómo los esfuerzos exitosos podrían aplicarse a las iniciativas de prueba o tratamiento a nivel de país”, subrayó.

El acceso a pruebas y tratamientos es clave para las personas con mayor riesgo

A medida que se publica hoy un informe sobre el acceso a las pruebas y los tratamientos de COVID-19, los copresidentes del Grupo de Trabajo de Terapéutica y Diagnóstico del consejo, Mustaqeem de Gama de Sudáfrica e Ian Dalton del Reino Unido, alertaron sobre la disminución en las tasas de prueba y la falta de acceso equitativo a nuevos tratamientos antivirales para el COVID-19.

El informe del grupo de trabajo enfatizó que el diagnóstico y la terapia, y las estrategias asociadas de prueba para tratar, son componentes fundamentales de la respuesta pandémica, tanto para COVID-19 como para futuras amenazas para la salud.

El informe hace dieciséis recomendaciones de acción para el control de la COVID-19 a mediano y largo plazo, así como el fortalecimiento de la prevención, preparación y respuesta (PPR).

Mustaqeem De Gama, director de Comercio Internacional Legal del Departamento de Comercio, Industria y Competencia de Sudáfrica, afirmó que “la implementación rápida y equitativa de vacunas, pruebas y tratamientos es crucial para ayudar a los países a combatir el COVID-19”. “Sin pruebas y secuencias adecuadas, el mundo está ciego a la evolución del virus y las posibles nuevas variantes. Las personas en los países de ingresos bajos y medianos continúan muriendo debido a la falta de acceso a tratamientos antivirales y oxígeno. Debemos impulsar el acceso equitativo a las herramientas COVID-19, a pesar de las múltiples prioridades en competencia”, reclamó.

Ian Dalton, director sénior de Productos Farmacéuticos y Diagnósticos de la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo del Reino Unido, completó que “como muestra el informe, las inversiones en diagnóstico y capacidad terapéutica para COVID-19 pagan dividendos para la prevención, preparación y respuesta a futuras pandemias. Hay puntos de acción que deben tomarse a partir del análisis realizado por el grupo de trabajo, y espero que los socios lo vean como un trampolín para la acción”.

Al margen de la Asamblea General, se realizó una reunión de ministros de Relaciones Exteriores copresidida por Bangladesh, Botsuana, España y Estados Unidos, como parte de la iniciativa del Plan de Acción Global (GAP) COVID-19.

El plan se centrará en mantener el compromiso político, la coordinación y la acción continuos para poner fin a la fase aguda de la pandemia, incluso en la entrega de vacunas, el cierre de brechas de información, el fortalecimiento de la cadena de suministro, el apoyo a los trabajadores de la salud, el acceso a diagnósticos y tratamientos, y la futura salud global. arquitectura de seguridad.

John-Arne Røttingen, Embajador de Noruega para la Salud Global, afirmó que “hemos logrado un gran progreso colectivo, gracias al trabajo de los países, las agencias de ACT-A, los contribuyentes financieros, la sociedad civil y otros socios. Hacemos un llamado a los países para que apoyen el cumplimiento de los objetivos de cobertura de vacunas en todos los países, así como la implementación de programas de prueba y tratamiento. Todavía hay una brecha de financiación para hacer este trabajo y todos los países deben hacer contribuciones equitativas a ACT-Accelerator”.

La profesora Olive Shisana, asesora especial del presidente sobre política social de Sudáfrica, completó que “la pandemia sigue representando una amenaza para las vidas y los medios de subsistencia, especialmente en África, donde millones de personas aún no están vacunadas y no tienen acceso a nuevos tratamientos antivirales. Ahora no es el momento de la autocomplacencia, sino el momento de actuar juntos en solidaridad, para garantizar el acceso para todos, en todas partes”.

El Acelerador del acceso a las herramientas contra la COVID-19 (Acelerador ACT) es una iniciativa innovadora de colaboración a escala mundial que tiene por objeto acelerar el desarrollo, la producción y el acceso equitativo a las pruebas diagnósticas, los tratamientos y las vacunas contra la COVID-19.

Puesto en marcha a finales de abril de 2020 en un acto presentado conjuntamente por el Director General de la Organización Mundial de la Salud, el Presidente de Francia, la Presidenta de la Comisión Europea y la Fundación Bill y Melinda Gates, El Acelerador ACT reúne a gobiernos, científicos, empresas, organizaciones de la sociedad civil, filántropos y organizaciones de salud de ámbito mundial (la Fundación Bill y Melinda Gates, la CEPI, la FIND, la Alianza GAVI, el Fondo Mundial, Unitaid, Wellcome, la OMS y el Banco Mundial). Tras el lanzamiento del Acelerador ACT, el UNICEF y la OPS se convirtieron en asociados encargados de la ejecución del COVAX, el pilar de las vacunas.