LOS GRANDES GANADORES DE LA PANDEMIA FUERON LOS EJECUTIVOS DE LAS EMPRESAS DE SALUD Y BIOTECNOLOGÍA

Visto: 220

Los directores ejecutivos de aproximadamente 300 empresas de salud y farmacéuticas de Estados Unidos embolsaron durante 2021 alrededor de 4.500 millones de dólares, en bonificaciones por las ganancias obtenidas durante la pandemia.

Al mismo tiempo que crecieron las ganancias de los CEO durante la pandemia, alrededor de 100 millones de estadounidenses se encuentran virtualmente en la quiebra, a causa de sus deudas con el sistema de salud, calculó una reciente investigación periodística.

El CEO de Regeneron Pharmaceuticals, Leonard Schleifer, representó el 10 % de ese total, recaudando la asombrosa cantidad de 453 millones de dólares, según una investigación del sitio especializado STAT de cientos de documentos financieros.

Regeneron Pharmaceuticals es una empresa de biotecnología con sede en el condado de Westchester, Estado de Nueva York, donde Schleifer solía jugar al golf con el expresidente Donald Trump.

Aunque 4.500 millones es solo el 0,1 % de los 4,3 billones de la economía del sector de la salud de Estados Unidos, “representa una gran cantidad de riqueza para una pequeña clase de ejecutivos que ejercen un enorme control e influencia sobre el sistema de salud”, escribió STAT.

La pandemia “trajo una afluencia de efectivo para las empresas de tecnología de la salud y grandes pagos para sus ejecutivos”, subrayó el sitio especializado de Washington.

“Los lujosos paquetes de pago, que se han incrementado con el tiempo, a medida que las ganancias y los precios de las acciones se han disparado, se elevan por encima del ingreso familiar anual promedio de alrededor de 67,000 dólares, así como los salarios relativamente altos de la base de atención médica”, comparó el sitio.

“Y mientras que más de 100 directores ejecutivos cobraron pagos de ocho cifras el año pasado, el sistema de atención médica empujó a millones de personas a endeudarse por gastos médicos, alentó a los pacientes a racionar los medicamentos y devoró más de los cheques de pago de todos”, lamentó STAT.

“La atención médica se ha convertido en un gran negocio”, dijo Drew Altman, director ejecutivo de Kaiser Family Foundation. “Tenemos muchas personas que ganan mucho dinero en el cuidado de la salud, y todavía tenemos una crisis de asequibilidad en el cuidado de la salud”, comparó.

Esos 4.500 millones son siete veces lo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos tuvieron que gastar en el estudio, la vigilancia y el manejo de enfermedades infecciosas emergentes y zoonóticas en 2021, un año en el que Estados Unidos se acercó a 1 millón de muertes acumuladas debido a COVID-19.

“También es suficiente dinero para cubrir el seguro médico anual de aproximadamente 580.000 personas individuales”, comparó STAT.

“El sistema de atención de la salud no está funcionando tan bien como podría o debería para la mayoría de las personas”, admitió Katie Martin, presidenta del Health Care Cost Institute y exfuncionaria federal de salud.

"¿Esta estructura de compensación incentiva a estas personas a hacer que el sistema funcione mejor, o los incentiva a mantener el sistema igual, a seguir funcionando como lo hace ahora?", se preguntó a modo de requisitoria.

STAT analizó la compensación ejecutiva que se encuentra en las presentaciones anuales de poderes de casi 300 empresas en todos los sectores de atención médica: fabricantes de medicamentos, aseguradoras de salud, hospitales, empresas de dispositivos médicos, empresas de tecnología de la salud, biotecnológicas, proveedores y demás.

El análisis se centró en las empresas que tenían un valor de al menos mil millones de dólares a mediados de marzo, según las bases de datos de los sitios financieros Sentieo y FinViz.

Los datos revelaron matices dentro de cada sector: los directores ejecutivos mejor pagados a menudo lideraban compañías farmacéuticas y empresas de dispositivos médicos, todas las cuales desarrollan nuevos productos y construyen sus negocios en torno a patentes otorgadas por el gobierno.

Los directores ejecutivos de empresas de biotecnología y dispositivos médicos emergentes tenían paquetes de compensación relativamente más pequeños, ya que sus grandes días de pago a menudo llegan cuando las empresas más grandes los compran.

Las aseguradoras de salud, los hospitales y otros proveedores acuñaron retribuciones sustanciosas para sus ejecutivos, pero los rangos son más variables y son más grandes en las empresas más establecidas.

Los ejecutivos de empresas de biotecnología obtuvieron algunos de los paquetes de retribución más voluminosos, con el director ejecutivo de Regeneron sentado en la cima del paquete.

Un hecho que no ha cambiado: las mujeres rara vez se sientan en la oficina de la mesa ejecutiva, y cuando lo hacen, no ganan tanto.

Las mujeres constituían menos del 10 % de los directores ejecutivos de atención de la salud, y la mejor pagada era Caren Mason de Staar Surgical, que ganó 37,3 millones, el 32º lugar más alto dentro del análisis. De los 100 directores ejecutivos mejor pagados, solo seis eran mujeres.

Los directores ejecutivos de atención médica ganaron un promedio de 15,3 millones el año pasado, mientras que la media fue de alrededor de 7 millones. Varios paquetes salariales excesivamente grandes distorsionaron los promedios: 29 directores ejecutivos, todos hombres, ganaron más de 40 millones de dólares o más.

Los salarios representaban menos del 6% de la paga. Helmy Eltoukhy, codirector ejecutivo de la firma de biopsias líquidas Guardant Health, por ejemplo, recibió un salario de solo 1 millón de dólares.

Vivek Garipalli, director ejecutivo de la aseguradora de salud Clover Health, no aceptó ningún salario. En cambio, la mayor parte de la paga de los ejecutivos provenía de los premios e incentivos. Más del 80 % de la compensación general del grupo provino de adjudicaciones de acciones y opciones, lo que reflejó las colosales ganancias del mercado de valores en 2021.

Los precios de las acciones suben cuando se espera un crecimiento de las ganancias y los ingresos, por lo que vincular gran parte del salario de una persona a las acciones también revela los incentivos de larga data del sistema de atención médica.

“Vender más medicamentos, abrir más instalaciones, realizar más procedimientos, adoptar más tecnología, documentar más códigos médicos, aumentar más precios, realizar más fusiones: haga más y ganará más”, evaluó STAT.

“Hay mucha evidencia de prioridades e incentivos fuera de lugar”, lamentó Katherine Hempstead, experta en políticas de salud de la Fundación Robert Wood Johnson.

“Aunque la atención de la salud está fuertemente regulada, no está regulada de manera que impida que las empresas hagan todas estas cosas que realmente no parecen ser de interés público, ya sea un pago alto para los directores ejecutivos o diferentes tipos de comportamiento anticompetitivo o juegos o diferentes tipos de actividades de búsqueda de rentas”, afirmó Hempstead.

Para calcular la cantidad real de dinero que acumuló un ejecutivo en 2021, los reporteros de STAT ingresaron manualmente la información de las presentaciones de los apoderados en una herramienta de código abierto desarrollada por Associated Press. Los totales incluían salarios, bonificaciones, beneficios y las ganancias reales realizadas de los premios y opciones de acciones de los ejecutivos, no el valor justo estimado de las acciones entregadas en un año determinado.

Los ejecutivos a menudo reciben acciones, o la oportunidad de comprar acciones, como parte de sus paquetes de pago, y las empresas deben estimar cuánto podrían valer esas acciones u opciones. Esto es lo que se informa con mayor frecuencia.

Pero la cantidad de dinero que los ejecutivos recaudan en última instancia al ejercer las adjudicaciones de acciones adquiridas y las opciones sobre acciones, conocidas como “ganancias reales realizadas”, a menudo empequeñece esas estimaciones de valor razonable y es una representación más precisa de la compensación de alguien.

Por ejemplo, Joe Hogan, director general de Align Technology, el fabricante de los enderezadores de dientes Invisalign, ganó 21,6 millones de dólares el año pasado según la estimación del valor razonable de sus acciones. Pero la compensación de Hogan fue de 113,4 millones después de calcular sus acciones que realmente se otorgaron y ejercieron el año pasado, una diferencia de más de 90 millones.

Esto también funciona al revés. Vivek Garipalli de Clover Health recibió un paquete de pago de casi 390 millones de dólares el año pasado según la estimación del valor razonable de sus acciones. Pero en realidad, no recibió ni un centavo de eso. El valor de esa acción está vinculado a conjeturas de cuánto valdrán las acciones en el futuro, como alcanzar ciertos precios para 2026. Dado que el precio de las acciones de Clover se ha desplomado desde que salió a bolsa en 2021, la compensación de Garipalli no estuvo ni remotamente cerca de ese pronóstico.

La cosecha de directores ejecutivos de 2021 se destacó por un valor atípico en particular: Schleifer de Regeneron, que siempre se encuentra entre los que más ganan. Sobre el papel, Schleifer vale miles de millones. Ahora, gran parte de su capital está comenzando a otorgarse, en grados significativos.

En 2021, el botín de Schleifer de casi 500 millones de dólares provino principalmente de opciones sobre acciones realizadas. Desde 2012, Schleifer ha ganado 1.300 millones de dólares.

En comparación, el empleado medio de Regeneron ganó un poco más de 149 000 dólares anuales, unas 3500 veces menos que Schleifer.

Sin embargo, los empleados de Regeneron obtienen acciones de manera similar como Schleifer, pero no se revela qué acciones se han adquirido o ejercido y, por lo tanto, se desconoce el valor real.

Schleifer no es de los CEO que pasan desapercibidos, ni personal ni profesionalmente. Es dueño de mansiones en Martha's Vineyard y Chappaqua, Estado de Nueva York, y también ayudó a financiar la fallida campaña para el Congreso de su hijo Adam. Solía ​​jugar al golf con el expresidente Trump en el club de campo de este último en Westchester, Nueva York.

Su empresa ha desarrollado tratamientos inyectables para el cáncer, los ojos y las enfermedades autoinmunes, y se ha clasificado constantemente entre los líderes de la industria en cuanto a rentabilidad.

También criticó a su propia industria por subir los precios desmedidamente e imponer restricciones de mercado con las patentes.

Durante la pandemia, Regeneron creó un tratamiento eficaz con anticuerpos monoclonales para pacientes con COVID, que le fue suministrado al expresidente Trump cuando se contagió, pero esa terapia dejó de funcionar contra la variante Omicron.

En un comunicado, Regeneron afirmó que Schleifer es "el fundador de Regeneron y uno de los directores ejecutivos con más años de servicio en el S&P 500".

Regeneron agregó que "el precio de las acciones de la compañía ha aumentado más de un 3200 % desde nuestra oferta pública inicial, lo que crea un valor inmenso para los accionistas".

“Su cálculo refleja en gran medida el ejercicio de opciones sobre acciones del Dr. Schleifer que aumentaron de valor junto con el valor de la empresa a lo largo del tiempo y que estaban a punto de expirar después de un período de tenencia de 10 años”, justificó Regeneron en su comunicado.

“Las aseguradoras de salud y los proveedores a menudo discuten sobre los pagos en la mesa de negociaciones, pero los altos ejecutivos de cada lado continúan obteniendo algunos de los salarios más altos de cualquier persona en la industria”, afirmó STAT.

La afirmación está sostenida en que los ejecutivos de las principales once aseguradoras de salud de Estados Unidos tuvieron un salario promedio de 30 millones de dólares anuales,el más alto de cualquier sector” durante 2021 “un año históricamente lucrativo para los directores ejecutivos de las aseguradoras de salud”, aseveró STAT.

Al mismo tiempo, “100 millones de personas en Estados Unidos están agobiadas por deudas de atención médica”, completó STAT, citando una reciente investigación del sitio especializado en periodismo de salud Kaiser Health News (KHN) y la National Public Radio​​ (NPR), el servicio de radiodifusión pública de Estados Unidos, una organización nacional sin fines de lucro.

La investigación conjunta se basó en una encuesta nacional realizada para este proyecto. La encuesta fue diseñada para capturar no solo las facturas que los pacientes no podían pagar, sino también otros préstamos utilizados para pagar la atención médica.

Los nuevos análisis de la oficina de crédito, la facturación del hospital y los datos de las tarjetas de crédito realizados por el Urban Institute y otros socios en la investigación también informaron al proyecto. Y los reporteros de KHN y NPR realizaron cientos de entrevistas con pacientes, médicos, líderes de la industria de la salud, defensores de los consumidores e investigadores.