MÁS DE UN MILLÓN DE ESTADOUNIDENSES ESTÁN OBLIGADOS A OPTAR ENTRE RACIONAR LA INSULINA O COMER TODOS LOS DÍAS

Visto: 136

Alrededor de 1.3 millones de estadounidenses deben racionalizar la insulina con sus graves consecuencias para la salud, incluso la posibilidad de una muerte prematura, debido al alto costo del medicamento.

Las conclusiones surgen de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de 2021, una encuesta representativa a nivel nacional realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, incluidas las respuestas de aproximadamente de un millar de pacientes con diabetes que usan insulina.

Las conclusiones del estudio publicado por Lown Institute de Estados Unidos indican que “alrededor del 16,5% de los participantes que tomaron insulina racionaron el medicamento el año pasado”.

“Esto se traduce en 1,3 millones de usuarios de insulina en todo el país que corren el riesgo de graves consecuencias para la salud, incluso la muerte, debido al alto precio de la insulina”, analizó la periodista Brenna Miller, especialista en comunicaciones de salud en el Instituto Lown. La periodista tiene una maestría en salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts.

Al revisar la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de 2021, los investigadores pudieron observar los datos de casi 30,000 adultos en cada Estado. Surgieron tendencias claras entre los participantes que están racionando su insulina.

Las personas con diabetes tipo 1 eran más propensas a racionar, al igual que los estadounidenses negros y los estadounidenses de ingresos medios. Hubo una diferencia significativa en la probabilidad de racionar la insulina entre los individuos menores de 65 años, con tasas de racionamiento casi el doble en comparación con sus contrapartes mayores.

Casi todos los que estaban racionados y tenían 65 años o más estaban cubiertos por Medicare. Casi un tercio de los encuestados sin seguro de salud informaron haber racionado su insulina en el último año.

Este estudio preguntó a los encuestados si "omitieron dosis de insulina", "tomaron menos insulina de la necesaria" o "retrasaron la compra de insulina", aunque hay otras formas en que las personas pueden elaborar estrategias para ahorrar dinero.

Deidre Waxman, miembro de Right Care Alliance, compartió con el Boston Globe, cómo se las arregló diciendo: "No uso toneladas de insulina como lo hacen otras personas, así que me sobraría algo y, en lugar de obtener un guión completamente nuevo, usaría la insulina obsoleta".

Las personas que racionan la insulina también han recurrido a métodos como no comer, saltarse otras citas médicas necesarias para el control de la diabetes y racionar las tiras reactivas dejando desconocida la dosis de insulina requerida.

La cetoacidosis diabética se puede prevenir cuando la diabetes se controla adecuadamente, pero si alguien no puede pagar su insulina, no puede permitirse controlar su diabetes adecuadamente. Es una falla del sistema que deja a las familias afligidas preguntándose: "¿cuántos más?".

La insulina todavía no es realmente accesible debido a su alto costo. Sin embargo, el racionamiento de insulina tiene su propio precio. En 2018, Right Care Alliance organizó una coalición de pacientes y trabajadores de la salud para protestar por el precio de la insulina.

La manifestación se presentó en las puertas de las oficinas de Sanofi en Cambridge, Massachusetts, con dos madres que llevaban las cenizas de sus hijos; dicen que sus hijos murieron mientras racionaban la insulina.

La Ley de Reducción de la Inflación 2022 tiene el potencial de aliviar parte de la presión de los precios de la insulina a través de su límite mensual de costos compartidos de insulina en Medicare, que entrará en vigor el próximo año.

“Esta es una victoria para los pacientes de Medicare, pero no modifica la situación para aquellos que tienen seguro privado o no tienen seguro”, concluyó la periodista.