CIENTÍFICOS ESTADOUNIDENSES PIDEN DEBATE Y TRANSPARENCIA SOBRE EL ORIGEN DE LA PANDEMIA E INSISTEN QUE LOS NIH OCULTAN INFORMACIÓN

Visto: 170

Científicos estadounidenses encabezados por Jeffrey Sachs afirmaron que se necesita “urgentemente” una mayor investigación imparcial sobre las dos hipótesis del origen de la pandemia (derrame natural y derrame relacionado con la investigación).

Durante un debate organizado en la Universidad de Columbia, los panelistas dejaron en claro que mucha información clave necesaria para esta investigación está disponible en los Estados Unidos y que se requiere de una “discusión abierta, transparencia e integridad para determinar los orígenes de la pandemia de COVID-19”.

El Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia (CSD) organizó el primero de tres seminarios web para continuar las discusiones sobre los hallazgos y recomendaciones de la Comisión Lancet COVID-19 presentados en su informe final.

La Comisión COVID-19 de The Lancet, que se desarrolló desde julio de 2020 hasta octubre de 2022, fue una iniciativa interdisciplinaria que abarca las ciencias de la salud, los negocios, las finanzas y las políticas públicas.

De 2020 a 2022, los comisionados y los grupos de trabajo se centraron en cuatro temas principales: (1) recomendaciones sobre la mejor manera de suprimir la epidemia; 2) abordar las crisis humanitarias derivadas de la pandemia; 3) abordar las crisis financieras y económicas derivadas de la pandemia; y (4) reconstruir un mundo inclusivo, justo y sostenible.

El sitio de acceso a la información U.S. Right to Know informó que “el seminario web sobre los orígenes de la pandemia ofreció un diálogo abierto sobre las hipótesis de los orígenes zoonóticos y relacionados con la investigación del origen del SARS-CoV-2; la necesidad de una investigación imparcial, independiente, transparente y rigurosa de ambas teorías; y la necesidad de reglamentos de seguridad de la biotecnología para prevenir brotes asociados a la investigación”.

El profesor Jeffrey Sachs, presidente de la Comisión Lancet COVID-19, destacó la conclusión de la Comisión de que hay dos hipótesis viables principales: que el virus surgió de un desbordamiento zoonótico de la vida silvestre o un animal de granja, o que el virus surgió de un incidente relacionado con la investigación, y que ninguna hipótesis ha sido completamente investigada ni probada de manera concluyente.

Sachs admitió su preocupación de que no hubiese “una discusión pública transparente sobre ambas teorías de origen”.

Alina Chan, del Instituto Broad y coautora de Viral: The Search for the Origin of Covid-19, también expresó su preocupación de que el debate sobre los orígenes de COVID-19 “se haya convertido más en política que en otra cosa”.

En sus comentarios, Chan describió cómo el virus pudo haber terminado en humanos desde su origen ancestral indiscutible de murciélagos.

Primero describió la teoría de los orígenes naturales, que requeriría la infección de una especie animal intermedia o una persona expuesta a murciélagos para desencadenar el brote.

luego, Chan revisó la evidencia clave que los científicos e investigadores buscan al rastrear el origen natural de un patógeno, como se hizo para el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS).

Entonces, describió la ausencia de evidencia de un huésped intermedio en los mercados de Wuhan o su cadena de suministro, a pesar de conocer los reservorios ancestrales de murciélagos en el sur de China y el sudeste asiático.

Mostró la evidencia circunstancial de la hipótesis del origen del laboratorio, incluidas las habilidades únicas y la investigación en curso en un laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan (WIV), y señaló problemas conocidos de bioseguridad allí. Hizo hincapié en que, aunque ninguna de las pruebas es definitiva, “es preocupante”.

Richard Ebright, profesor de química y biología química de la Junta de Gobernadores en la Universidad de Rutgers y director de laboratorio en el Instituto Waksman de Microbiología, estuvo de acuerdo con Chan en que los datos científicos disponibles (la secuencia del genoma viral, las propiedades del virus y la epidemiología de la enfermedad) no permiten la asignación de probabilidades a las hipótesis de orígenes naturales o relacionados con la investigación.

Sin embargo, sugirió que otros datos disponibles, incluida la existencia de ganancia de función y la investigación mejorada de patógenos potenciales pandémicos realizada por EcoHealth Alliance con el Instituto de Virología de Wuhan, las precauciones inadecuadas de bioseguridad utilizadas en su investigación y su falta de transparencia y cooperación con la investigación cumplen o exceden el estándar de "causa probable" para un derrame relacionado con la investigación.

Ebright pidió una investigación forense independiente exhaustiva de los orígenes de COVID-19, siguiendo líneas de evidencia tanto dentro como fuera de China, incluida la financiación y la colaboración con instituciones estadounidenses.

Recomendó “encarecidamente la restricción y regulación de los mercados de vida silvestre y la cría de vida silvestre para reducir la probabilidad de futuras pandemias de origen natural, y la restricción y regulación de la investigación de descubrimiento de virus de vida silvestre y la investigación de ganancia de función para prevenir futuras pandemias relacionadas con la investigación”.

Ebright dio la alarma de que en el contexto de Estados Unidos hay una supervisión deficiente y casi ninguna regulación de las medidas de bioseguridad que tenga fuerza de ley.

Emily Kopp, periodista de investigación de US Right to Know (USRTK), ha estado obteniendo acceso a información que el gobierno de Estados Unidos no divulgó a través de docenas de demandas de la Ley de Libertad de Información (FOIA).

En su presentación, Kopp enfatizó repetidamente que ha existido una falta de transparencia por parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y otros actores importantes con respecto a la investigación de alto riesgo que ha estado en curso en Estados Unidos y en el extranjero.

Kopp expresó su preocupación por la credibilidad y la integridad de las principales instituciones e individuos en Estados Unidos, concluyendo: "El público merece más claridad sobre los primeros días de la pandemia".

La periodista Kopp describió la amplia colaboración entre laboratorios y organizaciones en Estados Unidos y laboratorios en China en la investigación de virología de alto riesgo, gran parte de la cual había sido suscrita por los NIH y EcoHealth Alliance.

Kopp, insistió que aún no se han publicado más de 1000 documentos e informes de los NIH y EcoHealth.

Kopp describió algunas de las formas creativas en que USRTK está buscando información que no se ha puesto a disposición y mencionó bases de datos financiadas con fondos públicos que están incompletas o que han eliminado información, como la base de datos PREDICT del National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIAID) y el archivo de los NIH de secuencias virales parciales de las cuales se han eliminado más de 100,000 secuencias parciales.

Kopp dijo que el principal obstáculo no es la falta de datos y subrayó el enorme impacto en la opinión pública de los primeros escritos en revistas prominentes como Nature Medicine y The Lancet que condenaron los orígenes relacionados con los ensayos de laboratorio de COVID-19 como teoría de la conspiración.

La periodista desafió la integridad de los virólogos en el documento de correspondencia de Nature Medicine ("Orígenes proximales") con respecto a cómo se formó ese documento altamente influyente.

En la sección de discusión del seminario web, se invitó a los ex comisionados de la Comisión COVID-19 de The Lancet a hacer preguntas a los panelistas.

El doctor Ismail Serageldin destacó que, independientemente de los verdaderos orígenes de COVID-19, se pueden realizar y se siguen realizando investigaciones de alto riesgo.

Por lo tanto, una consideración primordial para evitar futuras pandemias es reconsiderar completamente las regulaciones de bioseguridad y la supervisión bajo las cuales se produce este tipo de investigación.

El doctor Ebright estuvo de acuerdo, afirmando que "después de cada accidente aéreo, después de cada descarrilamiento de tren, hay una investigación y, lo que es más importante, se toman medidas para reducir el riesgo de recurrencia. Eso no ha sucedido en este caso".

La profesora Phoebe Koundouri preguntó si una “investigación exhaustiva, transparente y seria” proporcionaría una respuesta definitiva a los orígenes, y si se han realizado investigaciones sobre la investigación en la Unión Europea de acuerdo con las normas de bioseguridad.

También preguntó si existe una posible correlación entre la tasa aparentemente más baja de accidentes y los problemas de bioseguridad en Europa en comparación con el entorno menos supervisado en Estados Unidos u otras regiones.

Los temas de transparencia ocuparon un lugar destacado en la discusión, ya que los panelistas investigaron las razones de la fuerte redacción y la publicación tardía de los documentos FOIA de los NIH.

Kopp supuso que los periodistas pueden sentirse intimidados para presionar contra la narrativa prevaleciente de la teoría de los orígenes naturales debido a su falta de conocimiento científico suficiente, su respeto por los científicos líderes y las actitudes anticientíficas que se han arraigado en los Estados Unidos.

Sin embargo, reiteró que un relato preciso de lo que ha sucedido se reduce a la integridad de los científicos y periodistas participantes.

Chan lamentó que al panel le faltaran las voces de los defensores del origen natural, que fueron invitados, pero decidieron no participar.

Tanto ella como el profesor Sachs enfatizaron la necesidad de una discusión abierta para obtener una comprensión adecuada por parte del público y la comunidad científica.

Enlace del debate: Orígenes de la pandemia de COVID-19