“BIG PHARMA ES VULNERABLE A LA CORRUPCION” Y TIENE “PRACTICAS COMERCIALES POCO ETICAS”

Visto: 1212

 Los laboratorios multinacionales tienen “prácticas comerciales poco éticas”, reconoció Ciro Chowdhury, director general  de CBPartners, una consultora global de apoyo a las empresas farmacéuticas.

  Las “Big Pharma” han negado que esas prácticas corruptas constituyan el sustento de sus políticas comerciales luego del escándalo de China donde quedaron salpicadas Glaxo (GSK), Novartis, Alcon, Sanofi y Eli Lilly, por el pago de sobornos millonarios a los médicos de ese país.

  Sin embargo, Ana Nicholls, jefa de la unidad de Salud de The Economist Intelligence Unit (EIU), admitió que “Pharma es vulnerable a la corrupción”, en declaraciones al sitio digital EyesforPharma. “No diría que esa corrupción es endémica. Pero ha habido suficientes casos para seguir que es un problema persistente”, agregó la especialista de la consultora con sede en Londres.

  Chowdhury reconoció que “hemos trabajado con muchas compañías farmacéuticas multinacionales que fijaron prácticas comerciales poco éticas”.  Para el director de CBPartners, es responsabilidad de esas empresas “hacer esfuerzos para solucionar la transgresión”.

     El director de la consultora internacional  con sede central en Nueva York y una filial en Brasil, aseguró que “hemos visto a compañías limpiar la casa” en particular cuando las prácticas de coimas y sobornos fueron practicadas “a modo individual” por gerentes de filiales en mercado emergentes.

   Para Nicholls, precisamente la corrupción ha prosperado en China y otros mercados emergentes debido a las presiones comerciales de las casas matrices, que buscan compensar la pérdida de rentabilidad en los países centrales.

   “No es fácil (acabar con la corrupción) cuando esas filiales también están bajo presión para impulsar el crecimiento de una gran demanda”, advirtió Nicholls.

    En el caso de China precisamente está en disputa un mercado de 1 billón de dólares y en consecuencia “aprovechar ese potencial de ganancias impuso prácticas de negocios que a menudo dejaron en segunda lugar los compartamientos éticos, por detrás de la búsqueda de negocios”, explicó David  Howell de EyesforPharma,  preguntándose “¿Es la corrupción el costo de hacer negocios o podemos tratar de mantener un estándar más alto?”.

   GlaxoSmithKline aparece como la punta del iceberg del pago de sobornos y coimas en China, ya que el gobierno de ese país anunció que está investigando a no menos de sesenta compañías farmacéuticas nacionales y multinacionales.

   El CEO de GSK, Andrew Witty, defendió a su compañía afirmando que “parece como si las personas (en China) han trabajado por fuera de nuestro sistema” y que cometieron “una falta de respeto” hacia el modelo empresarial de la multinacional inglesa.

   China figura actualmente en el puesto 80 del Indíce de Transparencia Internacional entre 176 países, recordó Chowdhury, tratando de explicar que las prácticas corruptas eran habituales en ese país y en consecuencia inevitables para los empresarios occidentales que quisieran hacer negocios.

   Mientras tanto, las investigaciones iniciadas por el gobierno chino contra las multinacionales farmacéuticas constituyen una mala noticia para los accionistas de las “Big Pharma”. El Citigroup ha calculado que GSK sufrirá este año una caída del 30 por ciento en su facturación “como consecuencia directa del escándalo de soborno” en China.

   “Lo que está claro es que la industria farmacéutica no puede continuar con sus prácticas actuales de comercialización”, vaticinó Nicholls.

   John Burbidge-King, director general de la consultora  inglesa  Interchange Solutions Limited coincidió que “GSK probablemente  podrá soportar una multa masiva en China, pero el mayor problema es el riesgo para su reputación mundial”.

  “El nivel de control que el gobierno chino y los reguladores de Estados Unidos están poniendo en la industria farmacéutica puede ser una píldora amarga de tragar, pero en última instancia es un medicamento que se necesita con urgencia para que la industria pueda sacudirse las cadenas de la corrupción y la imagen negativa”,  completó Burbidge-King.