DOCUMENTO DEL IECS DE ARGENTINA SUSTENTA NUEVA POLÍTICA SANITARIA EN BRASIL

Visto: 102

Documentos técnicos del instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) de Argentina y de la Universidad de York, Reino Unido, apuntalaron la adopción oficial por parte de Brasil de umbrales de costo-efectividad para decidir la incorporación de nuevas tecnologías sanitarias.

Brasil se convierte “en uno de los primeros países en Latinoamérica que toma esta medida orientada a la asignación eficiente de recursos finitos”, destacó el IECS.

La medida fue aprobada para el sistema público por la Comissão Nacional de Incorporação de Tecnologias no Sistema Único de Saúde (CONITEC) de Brasil después de pasar por sendas consultas y audiencias públicas.

Según el comunicado oficial, “se basa en estudios de Klaxton, Woods y [del Dr. Andrés] Pichon-Riviere”, director general del IECS.

Los umbrales de costo-efectividad, ya adoptados por países como Canadá, Australia o Reino Unido, predefinen un estimado de cuánto el Estado estaría dispuesto a cubrir por un determinado beneficio en salud y reflejan el valor máximo que impediría que otras tecnologías dejasen de ser ofrecidas.

En el caso de Brasil, CONITEC recomendó un valor de 1 producto bruto interno (PBI) per cápita o 40 mil reales por QALY o “año de vida ajustado por calidad”, una unidad muy usada en evaluaciones económicas de distintas intervenciones en salud. Hay consideraciones especiales para esos umbrales en determinadas situaciones, como dolencias pediátricas, enfermedades raras o atención de personas en vulnerabilidad social.

“Los servicios de salud no son gratuitos y los recursos son escasos. La economía de la salud viene a ayudar al tomador de decisión a hacer una asignación más eficiente de los recursos de salud y aumentar el bienestar de nuestra población. Al incorporar una nueva tecnología, a otras personas se les pueden negar otros bienes y recursos. Es importante tener una gestión de recursos que son limitados”, declaró una integrante de la CONITEC, Vania Canuto.

Por su parte, Pichon Riviere señaló que “es muy importante que nuestro aporte técnico pueda ser utilizado para la adopción de políticas públicas que impacten en la equidad de acceso a intervenciones de salud”.

Documento ampliatorio: https://publications.iadb.org/es/aplicacion-de-la-evidencia-economica-en-la-evaluacion-de-tecnologias-sanitarias-y-la-toma-de