LA OMS ANUNCIA UN NUEVO IMPULSO EN LA BÚSQUEDA DE UNA VACUNA CONTRA LA TUBERCULOSIS Y PIDIÓ REPLICAR LA EXPERIENCIA MUNDIAL CONTRA EL COVID

Visto: 109

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció un nuevo Consejo Acelerador de Vacunas contra la tuberculosis de las que ya existen 16 candidatas y convocó a las agencias públicas, al sector privado y a las academias a participar de la misma batalla contra la enfermedad.

Hablando en un panel de alto nivel en la Reunión Anual del Foro Económico Mundial de Davos, donde se lanzó el plan, el director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió “la participación de todos los países para hacerlo realidad”.

"Tenemos 16 vacunas candidatas contra la tuberculosis en desarrollo, muchas de las cuales son anteriores a COVID. La diferencia entre COVID y los 16 candidatos es que todo el mundo se centró en encontrar realmente una solución para COVID y, por lo tanto, aceleró el desarrollo de las vacunas COVID, mientras que la [investigación de vacunas] contra la tuberculosis comenzó hace décadas, pero todavía está rezagada", afirmó Tedros en Davos.

Tedros instó a los países de altos ingresos a tomar la iniciativa: "No solo los gobiernos, se necesitarán agencias de salud. Creo que algunos de nosotros estamos aquí: la academia, el sector privado, la sociedad civil, todos juntos, como lo hicimos con COVID. Si podemos usar las lecciones que hemos aprendido allí para acelerar [el desarrollo de vacunas], es factible", agregó. 

La OMS estimó que, en 2021, alrededor de 10,6 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,6 millones murieron, en parte como resultado de la disminución de las tasas de diagnóstico y tratamiento durante la pandemia de COVID.

La única vacuna contra la tuberculosis aprobada por la OMS, Bacillus Calmette-Guérin (BCG) desarrollada en 1921, tiene ahora más de 100 años y solo es parcialmente efectiva cuando se usa, principalmente para proteger a los niños en países con alta carga.

En contraste, una vacuna con solo el 75% de eficacia podría prevenir 110 millones de casos nuevos y 12.3 millones de muertes en 25 años, según un estudio reciente de la OMS.

El nuevo consejo acelerador incluirá agencias y gobiernos globales, financiadores y asociaciones de pacientes y de la sociedad civil, informó Tedros.

Además, está prevista una reunión de alto nivel de las Naciones Unidas sobre la tuberculosis durante la semana de la Asamblea General en septiembre venidero para examinar el progreso en relación con los compromisos asumidos en la declaración política de las Naciones Unidas de 2018 para poner fin a la tuberculosis, anticipó la OMS en un comunicado de prensa.

“COVID-19 sentó un precedente en la forma en que los países y los científicos pueden cooperar para enfrentar una pandemia”, coincidió Gloria Macapagal Arroyo, vicepresidenta de la Cámara de Representantes de Filipinas que se desempeñó como la 14ª presidenta del país (2001-2010).

Arroyo dijo que la lección más importante que aprendió de la pandemia fue que las vacunas “fueron un cambio de juego frente a COVID. Puede ser un cambio de juego en el caso de la tuberculosis", aseveró.

Otra lección que Arroyo mencionó de la pandemia de COVID-19, “fue que las asociaciones público-privadas sólidas en el desarrollo de herramientas para el diagnóstico y el tratamiento, así como las vacunas, hacen maravillas”.

Sir Jeremy Farrar, director saliente del Wellcome Trust, a su vez advirtió que “las vacunas por sí solas no serán suficientes para hacer frente a una pandemia milenaria como la tuberculosis”.

“Si bien las vacunas pueden haber erradicado en gran medida las enfermedades infantiles como la poliomielitis y el sarampión, también debe haber acceso a diagnósticos y tratamientos, en sistemas de salud sólidos que se han ganado la confianza del público, agregó Farrar, quien asumirá el cargo de científico jefe de la OMS en el primer trimestre de 2023.

"Así que mi única advertencia a esta discusión sobre las vacunas sería poner las vacunas en un sistema más amplio, en lugar de pensar que va a ser lo único . No sé cuándo vamos a tener una vacuna. No esperen a que las vacunas hagan las cosas que ya sabemos que funcionan y duplique esas cosas", reclamó.

Peter Sands, director ejecutivo del Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria, lamentó que "una cantidad sorprendentemente pequeña de dinero" se gasta en tuberculosis, en comparación con COVID.

“Aun así, es vergonzoso que la tuberculosis, una enfermedad que ha existido durante siglos, aún no haya sido eliminada, comparó Peter Sands.

"Esta es una enfermedad que ha existido durante mucho tiempo, hemos demostrado que podemos eliminarla como una amenaza para la salud pública en prácticamente todos los países más ricos del mundo. Y, sin embargo, permitimos que millones de personas se enfermen y mueran [en los países más pobres]", lamentó.

El Fondo Mundial es la agencia líder en la lucha contra la tuberculosis y, sin embargo, la asignación anual total a la enfermedad asciende a menos de 1 billón de dólares, admitió.

"Quiero decir, es una cantidad sorprendentemente pequeña de dinero cuando piensas en las decenas y cientos de miles de millones de dólares que se han gastado en fondos, luchando contra COVID. Y en 2022, el número de personas en el mundo que habrán muerto de COVID 19, y el número de personas que habrán muerto de tuberculosis no será muy diferente. Es solo que las personas que murieron de COVID 19 son, en promedio, mucho más ricas que las personas que murieron de tuberculosis", comparó.

Al explicar que la tuberculosis, y en particular la tuberculosis multirresistente (MDR-TB) y la tuberculosis extremadamente resistente a los medicamentos (XDR-TB) son mucho más peligrosas que COVID, Sands resumió: "Ese sería mi mensaje para los países ricos. Si te preocupa la seguridad sanitaria, tienes que estar mirando este".

Sands pidió al sector privado que invierta en programas de tuberculosis en el lugar de trabajo y que las empresas que emplean a muchos trabajadores en regiones con alta carga de tuberculosis pueden perder enormemente en términos de productividad como resultado de los casos de tuberculosis de los trabajadores.

"Hay compañías que han hecho el trabajo y saben exactamente cuánto estaban perdiendo porque pierdes gente durante seis, nueve meses y eso es si mejoran. Es una intervención muy rentable hacer programas de TB en el lugar de trabajo donde se examina a las personas y se les brinda apoyo en el lugar de trabajo en torno al tratamiento. Simplemente funciona como una ecuación económica", completó.

Si bien hay herramientas e incluso dinero disponible para combatir la tuberculosis, la clave para una movilización efectiva es la voluntad política, particularmente en las naciones con alta carga, coincidieron los panelistas, haciéndose eco de los comentarios de Farrar sobre la importancia de los enfoques sistémicos.

"Lo más importante es el liderazgo político en un país como Filipinas, India y Bangladesh, Indonesia, en todos los lugares donde está la tuberculosis", subrayó Sands. "Porque sin ese liderazgo político interno, no vas a ganarlo. No se va a hacer desde afuera".

Arroyo, quien como presidenta de Filipinas impulsó una disminución en la carga nacional de tuberculosis, afirmó que la gobernanza ejecutiva es crucial para el éxito de los programas mundiales contra la tuberculosis.

"Las políticas y los programas son buenos, pero al final, la acción decisiva será la implementación y la gestión ejecutiva. Y eso es lo que nosotros [los políticos] tendríamos que proporcionar como un país que está lidiando con la tuberculosis", propuso.

En su discurso de apertura en Davos, el ministro de Salud y Bienestar Familiar de la India, Mansukh Mandaviya, describió el último plan del país, Pradhan Mantri TB Mukt Bharat Abhiyaan (Misión Libre de TB del primer Ministro), que adopta un enfoque de toda la sociedad.

Su objetivo es proporcionar a los pacientes con tuberculosis un mayor apoyo nutricional, diagnóstico y vocacional a través de sus comunidades. La iniciativa, lanzada en septiembre de 2022, ya ha visto a más de 50,000 voluntarios brindando apoyo a más de 1.3 millones de pacientes con tuberculosis en todo el país”, detalló.

"Así como las vacunas cambiaron las reglas del juego en la batalla contra la COVID-19, el plan mundial exige la aprobación de una nueva vacuna contra la tuberculosis para 2025 y su amplia disponibilidad para adultos y adolescentes en los países afectados por la tuberculosis. India está totalmente preparada y en una etapa avanzada para llevar esto adelante", completó.