LAS PARITARIAS DEL MIEDO

Visto: 3870

El escenario para las paritarias del 2014 vislumbra una ríspida disputa entre las cámaras industriales y los sindicatos, con pronósticos de una creciente conflictividad a partir de una carrera cada vez más acelerada entre la inflación y los salarios.

Ningún sindicato está dispuesto a sentarse a discutir paritarias por menos del 30 por ciento de incremento, han anticipado dirigentes de las principales centrales sindicales, la CGT de Antonio Caló, la CGT de Hugo Moyano y la CTA de Pablo Micheli.
Incluso la CTA de Micheli, en cuya estructura milita la AAPM de los visitadores médicos, ya se ha despachado con un pedido de incremento del 30 al 35 por ciento.
Una encuesta de SEL Consultores publicada por el diario La Nación indicó que el 36 por ciento de los empresarios consultados consideró que las negociaciones paritarias del 2014 serán más conflictivas que las del 2013.
La encuesta detalló que el sector de los laboratorios encabeza el ranking de los encuestados que vaticinan un incremento de la conflictividad, con el 62 por ciento de las respuestas positivas.
En escala descendente se ubican en nivel de conflictividad  los servicios públicos con el 58 por ciento, y los sectores de las comunicaciones y la industria química con el 50 por ciento.
Pablo Micheli, quien refracta los reclamos de los visitadores médicos entre otros sindicatos agrupados en la CTA opositora,  pronosticó que 2014 “será un año de mucha conflictividad, en el que el piso de las paritarias estará entre el 30 y 35 por ciento”.
Héctor Daer, titular de FATSA (sanidad/empleados de droguerías y laboratorios) y vocero de la CGT oficialista, coincidió que 2014 “podría ser más conflictivo” y anticipó que desde la central sindical cegetista  atarán los reclamos salariales a los recientes aumentos concedidos a las fuerzas de seguridad, que se han convertido en un punto de referencia.
Voceros de la CGT de Hugo Moyano anticiparon que el reclamo salarial será del 30 por ciento promedio, aunque con intenciones de cerrar luego las negociaciones paritarias de este año en porcentajes que rondarán entre el 26 y el 28 por ciento.
Para el abogado laboralista Daniel Funes de Rioja, habitual vocero de las cámaras empresarias y titular de la Organización Internacional de Empleadores, los salarios de convenio en Argentina durante los últimos diez años “superan cualquier otro indicador, sea de precios o de ajuste de la paridad cambiaria”.
En una estimación para el diario La Nación, Funes de Rioja calculó que al menos seis convenios (textiles, metalúrgicos, calzado, alimentación, gráficos y plásticos) “reflejan un incremento superior a 1200 por ciento en sus salarios básicos”.
La intención del gobierno es fijar un techo salarial del 20% para 2014 – que ya aparece de imposible cumplimiento  en un contexto en el que se ha acelerado la tasa de inflación y con sindicatos como los aceiteros y los petroleros privados que arrancaron las negociaciones reclamando un aumento del 30 por ciento.
La consultora Finsoport advierte que “los salarios serán la encrucijada del 2014” y que si bien “la expansión de los salarios reales fue un rasgo característico de los últimos años, se detuvo en el transcurso de 2013”.
“En efecto, entre enero y octubre de 2013 – con las únicas excepciones de mayo y de junio – los salarios nominales se incrementaron a una tasa entre 2 y 3 puntos porcentuales inferior a los precios relevados por Finsoport, lo que indica que en ese período se redujo el poder adquisitivo de las remuneraciones”, señaló la consultora.
Finsoport reconoció que “los distintos acuerdos paritarios alcanzados a lo largo de 2013 no fueron suficientes para revertir el deterioro de los salarios reales generado por la elevada inflación”.
Para 2014 “la intención del Gobierno es profundizar esta política, impulsando un techo salarial inferior a 20% – que parece de imposible cumplimiento – en un contexto en el que se ha acelerado la tasa de inflación y no se han adoptado medidas relevantes para contener ese proceso – sino que, por el contrario, en ausencia de las mismas, la continua suba en el tipo de cambio nominal augura mayores aumentos en el nivel general de precios”, reforzó la consultora.
Al interior de los trabajadores en relación de dependencia del sector privado, el panorama resultó notablemente homogéneo durante el segundo trimestre de 2013, a partir de aumentos nominales de entre 24% y 29%, según la consultora.
Sin embargo, en la Industria manufacturera diversas actividades obtuvieron suba salariales durante 2013 superiores al 30%.
Por ejemplo, entre los que superaron el 30 por ciento de incremento figuran el personal de Combustible nuclear y hornos de coque, de algunas ramas de la industria Textil (Tejidos y Fibras sintéticas), de Automotores y de proveedores de la Construcción (Cemento, cal y yeso, Arcilla y cerámica, Aserraderos, Hilos, cables y aisladores, Artículos de cerámica y mármol y Lámparas y equipos de iluminación).
El centro de Estudios IPyPP coincidió que “todo indica que en 2014 las demandas salariales según se proyecta, rondarán el 30 por ciento y algunas empresas se preparan para dar subas entre 25 y 26 por ciento, tras un proceso de negociaciones que imaginan con un mayor grado de conflictividad que en los periódos previos”.
En cuanto al nivel de inflación, los pronósticos de las consultoras estimaron del 28 por ciento para Abeceb.com al 29,5 por ciento para FIEL.