MEGUSTAFARMACITY (PERO NO TANTO)

Visto: 1731

Farmacity apeló ante la justicia la resolución 1632 del Ministerio de Salud que impone a partir del 23 de enero que las farmacias solo podrán vender medicamentos y productos de higiene, desalojando las góndolas de chocolatines, alfajores, gaseosas, barritas de cereales, bijouterie y otros productos de consumo que para la empresa representa el 20 por ciento de su facturación, confirmaron sus voceros.
El Ministerio de Salud de la Nación a su vez se propone lanzar durante la última semana de enero sus inspectores a la calle para controlar que se cumpla la resolución o en caso contrario redactará las actas de infracción que, como en oportunidades precedentes, terminarán en una batalla ante la justicia.

   Farmacity además de la apelación ante la justicia, ha lanzado una campaña destinada a sus clientes bautizada “¿Qué te gusta de Farmacity? ¿Qué opinas de la nueva resolución?” en apoyo de la venta sin restricciones de sus productos de polirrubro a través de sus locales. Además, contrató marquesinas de las estacioners de subterráneo para insistir sobre "la importancia de la barrita de cereales".
  “¿Pensás que está resolución protege la salud de la población?. ¿Estas de acuerdo que Farmacity no pueda vender otros artículos además de medicamentos?. En Farmacity nos interesa tu opinión..” propone la campaña a través del sitio digital de la cadena.
   Y si la empresa confiaba en recolectar adhesiones unánimes, el hashtag #MegustaFarmacity habilitó también las críticas que compitieron con los apoyos de las “viudas de Farmacity”, que defienden el derecho a comerse un alfajor mientras hacen fila para abonar en caja.
  “Toda esta encuesta y esta truchada publicitaria es para mantener la venta de idioteces creando un monopolio de precios” escribió Rodrigo. En cambio María dijo que le gustaba Farmacity porque “se parece a las grandes farmacias del mundo que venden desde golosinas hasta un par de medias”.
   “Me encantaaa comprar en farmacity, siempre hay un open 24 y cnd tengo que comprar algo urgente ya sea medicación… toallitass… puedo irr tranquila.TIENE TODO Y LAS MUJERES LO AMAMOS…”, agregó con su potencializada femeneidad Stephanie, el 6 de enero.
  En cambio, Raúl se quejó de Farmacity se dedica a “recaudar dinero en la venta de pavadas y haciendo que sus empleados trabajen en condiciones indignas e inhumanas”.
    Sin embargo, Mario Quintana, presidente de Farmacity, sostuvo que “estoy convencido de las bondades de tener salarios reales altos” en declaraciones formuladas para el Cronista.com a comienzos de enero.
    “Yo quiero que nuestro equipo en las compañías ganen bien. No creo en la ganancia empresaria en base a un mal salario”, afirmó Quintana.
     Los trabajadores de la compañía en el sitio Farmacity en Lucha que han creado en facebook, aseguraron que las declaraciones de Quintana “no son más que una muestra cabal de hipocresía e intento de manipulación de la opinión pública”.
    “Habría que recordales a los empresarios de Farmacity la gran cantidad de demandas judiciales que poseen en su haber, debido justamente al  incumpliento de las leyes laborales y del Convenio Colectivo de Farmacia”, denunció Farmacity en Lucha.
    Pero no todas han sido malas noticias para la cadena, pues la Cámara en lo Contencioso Administrativo admitió la legitimación de una asociación de consumidores, que inició una demanda contra el Ministerio de Salud para que se declare la inconstitucionalidad de la prohibición del expendio de medicamentos de venta libre en lugares que no sean farmacias y solo por mostrador atendido por un profesional habilitado, precisamente la imposición que la cadena resistió durante años.
    La Asociación Civil Procurar  y un “consumidor” identificado como Indalecio Ricardo López Díaz, promovieron la demanda contra el Estado Nacional (Ministerio de Salud), a fin de que se declare la inconstitucionalidad de los artículos 1º y 3º de la ley 26.567, en cuanto establecen que la dispensa de los denominados "medicamentos de venta libre" sólo puede ser realizada en farmacias habilitadas, en mostrador, y personalmente por farmacéuticos o personas autorizadas para su expendio, al derogar los artículos 14 y 15 del decreto 2.284/91(ratificado por ley 24.307).
   El fallo de la Sala III Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, suscripto por los jueces Jorge Argento, Carlos Grecco y Sergio Fernández, admitió la demanda porque “la inexistencia de un derecho o interés lesionado al que pueda conferírsele tutela judicial no puede ser discernida en esta etapa inicial de la causa”.
   Sin embargo, el Tribunal no adelantó opinión sobre el fondo del asunto,  que es la autorización de vender medicamentos venta libre fuera de las farmacias o en las góndolas de Farmacity.
   Mientras tanto, la compañía ha desembarcado en la provincia de Buenos Aires  a través de su nueva cadena comercial “Simplicity”, al habilitar el primer local en Morón dedicado a la venta de productos de bienestar, belleza, entretenimiento y hogar, pero sin incursionar en la venta de medicamentos. La empresa se propone habilitar al menos otra media docena en los próximos meses.
   La ley bonaerense impide el desembarco de cadenas de farmacias pertenecientes a sociedades anónimas, pero aún así voceros de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) han admitido a Pharmabaires.com su “preocupación”.
   “Lo de Farmacity rebautizando sus locales bonaerenses como Simplicity es inquietante”, admitieron voceros de la COFA, que acompaña la aplicación de la nueva resolución del Ministerio de Salud, aunque en el interior del país algunos de sus asociados también deberán adaptarse a los nuevos tiempos, eliminando la venta de productos que no encajen en la regulación, aseguraron.
   Mendoza, Córdoba y Misiones son las tres provincias que no se sumarán a la resolución 1632,  confirmó la COFA, aunque en el caso mendocino, donde la presencia de Farmacity es muy fuerte a través de la cadena Mitre con alrededor de una docena de locales, ya existen regulaciones desde 2004 que impiden convertir a las farmacias en polirrubros.
  La larga batalla judicial entablada por Farmacity  ha llegado a la Corte Suprema, ya que la Sala Civil y Comercial Número Tres ha admitido un recurso extraordinario presentado por la Comición Nacional de Defensa de la Competencia contra la medida cautelar interpuesta a su vez por la cadena que preside Mario Quintana.
  El tribunal había declarado la nulidad de la resolución 1/13 de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia que impedia la dispensa de medicamentos de venta libre en cualquier lugar que no fuese el mostrador de la farmacia, al admitir la demanda de Farmacity.
  La Corte Suprema ha admitido la apetura de la instancia extraordinaria considerando que “constituye una cuestión federal suficiente el alcance de las facultades de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia para dictar resoluciones de naturaleza jurisdiccional”, informó el organismo dependiente del Ministerio de Economía.