LOS SINDICATOS SE PINTAN LA CARA

Visto: 1015

Los sindicatos ya se pintaron la cara para comenzar a discutir paritarias en las próximas semanas. Marzo parece lejano, cuando los reclamos salariales ya están en “la calle”. La dinámica económica acelera los tiempos y ante el piso de las demandas salariales, se vislumbra una discusión desordenada y virulenta, que genera pavura entre los empresarios.
“La mayoría de los sindicatos van a pedir entre el 30 y el 40 por ciento de aumento en paritarias”, anticiparon a Pharmabaires.com, voceros de la CGT-Balcarce de Antonio Caló.

El gobierno que a fines de diciembre especulaba con imponer un techo salarial del 18 por ciento con la anuencia de la CGT de Caló, ahora pide que la banda salarial que se discuta en las paritarias no supere el 30 por ciento.
Pero hasta el 30 por ciento, ya ha sido superado por la dinámica de las últimas semanas.
Por ejemplo, los judiciales ya anunciaron que pedirán el 34 por ciento, los camioneros que hace quince días especulaban con el 30 por ciento, ahora solicitan un incremento del 35 por ciento.
El sindicato obreros de Maestranza pedirá un incremento del 40 por ciento.
ATSA (sanidad) saldrá a discutir paritarias a partir de un piso de 30 por ciento y los viistadores médicos pedirán en marzo que se reabran las paritarias para reclamar al menos 35 por ciento.
La CGT Balcarce de Caló propone además una suma fija “por única vez” pagadera en marzo, como para iniciar la discusión paritaria “sin presión y sin urgencias”, adelantaron.
Hector Daer, vocero de la CGT oficialista y titular de ATSA (sanidad) ha pedido además la convocatoria del Consejo del Salario previo a las paritarias.
Pero las centrales sindicales opositoras, no participan del Consejo del salario y por lo tanto es de difícil validez que a través de ese mecanismo se consiga una discusión ordenada, como pide Daer. 
“El panorama es muy confuso por las marchas y contramarchas del gobierno y marzo viene muy conflictivo”, coincidieron dirigentes sindicales de encuadramientos diversos, desde la CGT de Luis Barrionuevo a la CTA-Lima de Pablo Micheli.
“Si esto sigue así, en el plan de lucha, en la acción, van a terminar confluyendo las dos CGT. Vamos a terminar juntos por la devaluación”, vislumbraron.