FARMACEUTICOS PIDIERON CAMBIOS EN EL CONVENIO PAMI

Visto: 1583

Las cámaras farmacéuticas FEFARA y COFA pidieron cambios en el convenio PAMI durante una reunión que mantuvieron con la Secretaría de Comercio, porque con el actual esquema de subsidios que comparte el sector con la industria torna “insostenible” mantener la sustentabilidad de la red de farmacias.

La reunión, la primera que mantienen los farmacéuticos con las autoridades de comercio desde que el gobierno y los laboratorios acordaron una retracción de los precios de los medicamentos, fue considerada como “positiva” al margen de que no hubo respuestas concretas.

“Positiva” porque se abrió un mecanismo de diálogo y discusión sobre la situación extrema que afronta el sector y ante la promesa de que será revisada la rentabilidad de la cadena de comercialización, desde el laboratorio al expendio en farmacia.

Los farmacéuticos expusieron que no pueden seguir subsidiando el 14 por ciento de bonificación de los medicamentos correspondientes al convenio PAMI. El otro 24 por ciento de descuento es afrontado por  la industria.

“Ese catorce por ciento para nosotros representa el 50 por ciento de nuestra rentabilidad y con el incrementos de los costos y la reciente rebaja de los medicamentos, estamos ante una situación límite”, explicó Ricardo Pesenti, uno de los directivos de COFA recibido por la subsecretaria de Comercio Interior, Paula Español, en ausencia de Augusto Costa, convocado de urgencia desde el Ministerio de Economía para apagar otros incendios.

Las entidades coincidieron en exponer la necesidad de un nuevo sistema, en que las farmacias “no tengan que seguir financiando el sistema, porque en la actualidad necesitamos de otro encaje financiero con un recupero inmediato de los descuentos al PAMI”, explicó Pesenti.

 Juan Carlos Rucci, vicepresidente de FEFARA, coincidió que “no podemos seguir mucho tiempo más en esta situación por lo tanto debemos recomponer la financiación de la seguridad social y del convenio PAMI” en especial.

“Durante la entrevista hemos expuesto nuestra preocupación y dejamos como interrogante para futuras reuniones qué puede aportar el Estado al convenio PAMI, para lograr un punto de sustentabilidad”, subrayó Rucci  a Pharmabaires.

Pesenti destacó que al margen de la ausencia de Costa, sus interlocutores demostraron poseer información sobre la cadena de comercialización de los medicamentos y “quedamos en volver a reunirnos en no más de quince días”, para revisar el actual modelo y buscar ese “punto de sustentabilidad” que reclaman los farmacéuticos.

“Ellos querían saber si se estaba aplicando el acuerdo de precios con la industria y le dijimos que sí, pero el problema que requiere de una solución imperiosa es la necesidad de que la red de farmacias retome un punto de sustentabilidad”, agregó Rucci.

“La sensación es que ellos tomaron el tema y lo van a incorporar a una agenda de discusión, incluso hubo promesas de intercambio de minutos y reuniones técnicas”, agregó el vicepresidente de FEFARA.

Uno de los temas pendientes que quedó en agenda es el mecanismo de compensación que recibirán las farmacias que durante enero compraron medicamentos con un aumento de precios promedio de 13 por ciento  y que luego se retrajo al 4 por ciento autorizado por el ministro de Economía Axel Kicillof.

Entre los informes que dejaron los farmacéuticos en la Secretaría de Comercio, se indica un desfasaje de al menos 9 por ciento entre lo que se pagó con el aumento de comienzos de año a las droguerías y luego se vendió por mostrador con los nuevos precios “cuidados”.

“La pérdida de rentabilidad en la atención a la seguridad social ha llegado a un punto límite por las ‘bonificaciones’ que se exigen (en realidad descuentos o un subsidio que se otorga por parte de los prestadores) y el retraso en los  pagos”, alertó un comunicado del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, emitido en vísperas de la reunión con las autoridades de la Secretaría de Comercio.

 El colegio bonaerense en su comunicado pedía que la COFA “como representante de los farmacéuticos a nivel nacional,   intervenga periódicamente en la discusión, evaluación y actualización de los precios de los medicamentos, conjuntamente con la industria y el Estado”.

Precisamente, la posibilidad de instalar una “mesa tripartita” fue prometida por el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, a COFA y FEFARA, mientras Kicillof y Costa discutían los “precios cuidados” con la industria.

Ahora, los funcionarios de Comercio, se comprometieron a fijar una “hoja de ruta” que podría movilizar  a todos los actos de la cadena.

La cuestión es si queda margen para “retocar” los  porcentajes de rentabilidad de cada eslabón de la cadena.  Para muchos, el mercado farmacéutico se asemeja al corredor de fondo, que se queda sin aire y le pesan las piernas, cuando se aproxima a la meta.