TIEMPOS DE INCERTIDUMBRE

Visto: 1025

El secretario de Comercio, Augusto Costa, admitió que la industria farmacéutica cumplió con el acuerdo de precios anunciado en febrero pasado, luego de una escalada de hasta 30 por ciento. Pero, durante una reunión concretada la semana pasada con las cámaras, no aportó ninguna certeza ni formuló ningún adelanto, que indique la “hoja de ruta” que existe para el sector. Si existe.

El resultado del encuentro con Costa fue positivo para las tres cámaras empresarias, ya que el funcionario destacó que de 44 laboratorios monitoreados, sólo cuatro habían incumplido con el compromiso de retroaer los precios. Un compromiso en definitiva de palabra, ya que no había nada firmado.

Sin embargo, no fue el monitoreo de Costa lo que dejó una sensación de vacío, de incertidumbre entre los empresarios. De haber acudido a la reunión con expectativas de mínima y salir con más interrogantes que antes, sin una hoja de ruta que, para bien o para mal, existía con el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno.

Simplemente, no parece haber hoja de ruta para el sector farmacéutico.

Existe, por el contrario, un contexto díficil con señales confusas hacia el futuro.

Entonces la pregunta es: ¿Hacía donde va la industria?.

Una sola certeza aflora en el corto plazo y es que no habrá por parte de Costa ninguna discusión sobre actualización de precios hasta, por lo menos, junio.

El secretario no se lo dijo textualmente a los directivos de las cámaras farmacéuticas que la semana pasada acudieron a su despacho. Ni hacía falta.

El secretario de Comercio ya les había anticipado a varias cámaras empresarias que hasta junio no volverán a moverse los precios. Salvo la nafta e incluso algunos de los Precios Cuidados. Pero para el resto, “no vengan a pedir aumentos” ha sido su mensaje.

Meses de incertidumbre y con discusiones paritarias en danza. Pero Costa no quiere escuchar hablar de paritarias y aumentos de precios. Por lo menos hasta junio.

“De costos no se habló”, admitió uno de los participantes de la reunión con Costa.

En realidad, hubo un pedido casi desesperado en nombre de los pequeños y medianos laboratorios que “están en una situación muy díficil”, señalaron los directivos del sector, durante la reunión con Costa.

El secretario en este caso pareció interpretar la desesperación y quedó en responder en breve si atenderá la situación especial de los pequeños y medianos laboratorios.

También le prometió a los farmacéuticos de la COFA y de FEFARA -en realidad fue Paula Español, en su ausencia- que volvería a convocarlos en breve ante la pérdida de la rentabilidad de las farmacias y la imposibilidad de seguir sosteniendo el convenio PAMI.

Costa no los convocó hasta el 4 de abril, pero ese mismo día comenzaron a producirse cortes en las prestaciones del convenio PAMI en algunas provincias, comenzando por los farmacéuticos salteños que hicieron punta.

El convenio PAMI y la rentabilidad de los farmacéuticos difícilmente se resuelva sin hacer “ruido”. Y difícilmente se descomprima sin sentar a todos los protagonistas de la cadena en la misma mesa, porque ese convenio aparenta ser como una válvula de presión que siempre amenaza con hacer implosión.  

Por ejemplo, voceros del Colegio Farmacéuticos de Capital Federal aseguraron a Pharmabaires que “en realidad la industria debe hacerse cargo, porque es la garante del convenio”.

“El convenio es entre la industria y el PAMI y luego la industria acepta o incorpora las farmacias a la red”, señalaron los voceros de los profesionales de Capital Federal.

El corte de las prestaciones a los jubilados “ya se está dando hace meses en forma espontánea ya que las pymes no pueden financiar el sistema”, aseguraron los voceros del colegio porteño.

“El tema es preocupante ya que la gente y las farmacias quedamos totalmente desamparados”, completaron los voceros.

Preocupante para algunos. Incertidumbre para otros. Y sin respuesta por ahora.