DISPUTA MILLONARIA ENTRE MULTINACIONALES POR MEDICAMENTOS PARA LA HEPATITIS C

Visto: 1103

La aparición del medicamento Sovaldi de Gilead Sciences contra la hepatitis C ha desatado una batalla entre varias multinacionales por un mercado estimado en 20 mil millones de dólares, en la que se anotaron AbbVie, Roche y Merck (MSD). La disputa vaticina un enfrentamiento legal sin precedentes, según pronosticó The Wall Street Journal.

La batalla entre las multinacionales se disparó a partir del exitoso desembarco de Sovaldi en el mercado, pues recaudó 5 mil millones de dólares en el primer semestre del año. Los analistas de Wall Street aseguran que ha sido “el debut comercial más exitoso de un medicamento recetado”.

Pero AbbVie de Estados Unidos consiguió patentar en su país combinaciones de decenas de medicamentos contra el virus de la hepatitis C –incluyendo algunos desarrollados por competidores como Gilead- para bloquear la aparición de productos que puedan disputarle el mercado.

AbbVie aseguró que patentó la idea de combinar dos medicamentos de Gilead —Sovaldi y una medicina ex­perimental llamada ledipasvir, que Gilead planea combinar en un solo tratamiento— y por lo tanto tiene derecho a recibir una indemnización si Gilead saca al mercado la pastilla combinada.

También Roche y MSD se presentaron en la justicia para reclamar que Gilead había violado sus derechos de patentes con la aparición de Sovaldi.    

 “Las batallas en torno a patentes en el sector farmacéutico suelen consistir en fabricantes de fármacos de marca que intentan impedir que sus rivales genéricos vendan copias bara­tas de sus remedios. La batalla de la hepatitis C es inusual ya que implica un enfrentamiento entre fabricantes de marca”, escribió The Wall Street Journal.

Roche asegura que tiene derechos sobre Sovaldi debido a que colaboró en la investigación del medicamento a través de su asociación en 2004 con Pharmasset, la empresa que en realidad desarrolló el fármaco y que luego se lo vendió a Gilead en 11 mil millones de dólares en 2012.

Gilead respondió que “la empresa tiene el derecho exclusivo de comercializar Sovaldi y otros productos que contengan su ingrediente activo, conocido como sofosbuvir”.

Abbott (luego AbbVie obtuvo las patentes para el tratamiento de la hepatitis C en 2013 de parte de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos, pero Gilead ha respondido que su competidor patentó  un “tratamiento experimental combinado inferior” al suyo y que constituyó una maniobra para bloquear su ingreso al mercado.

Gilead replicó demandando a AbbVie y su ex empresa matriz Abbott en un tribunal de Delaware acusándolas de “complot fraudulento” al adjudicarse el método para tratar la hepatitis C con sofosbuvir.

Una vocera de AbbVie replicó que Gilead viola sus patentes de métodos combinados y se mantiene firme sobre la validez y la capacidad de implementarlas. El laboratorio asegura que obtuvo “de manera legítima” sus patentes en base a un “sofisticado modelo computacional” que predice la eficacia de combinaciones de fármacos que no han sido probados con anterioridad.

Gilead reveló también que “un ejecutivo de Merck llamó a un colega de Gilead el año pasado para proponer cederle la licencia de dos patentes de Merck a cambio de regalías por 10% de las ventas de productos con Sovaldi”.

Tras la demanda de Gilead, Merck aseguró en documentos judiciales que Sovaldi infringe sus patentes sobre compuestos relacionados con el ingrediente activo sofosbuvir.

Además, Merck adquirió el laboratorio Idenix Pharmaceuticals por 3.850 millones de dólares, que desarrolló un fármaco experimental contra la hepatitis C y que desde hace tiempo también pleitea contra Gilead por derechos de patentes.              

Mientras tanto Gilead ha presentado sus resultados financieros del segundo trimestres de 2014, con ingresos brutos de 6.530 millones de dólares, en comparación a los 2.770 millones del segundo trimestre de 2013.

Las acciones de la empresa estadounidense pasaron a cotizarse 2,20 dólares por acción, mientras que en el segundo trimestre de 2013 valían 0,46 dólares.

Los ingresos netos fueron de 3.930 millones de dólares para el período, comparado con 838,7 millones del segundo trimestre de 2013.

“Durante el segundo trimestre, Gilead continuó logrando progresos importantes impulsados por las sólidas ventas de Sovaldi. Desde su lanzamiento de diciembre, Sovaldi se ha recetado a más de 80.000 pacientes en Estados Unidos y Europa, poniendo de relieve de esta manera el reconocimiento por parte de la comunidad médica de los beneficios de este producto”, comentó John C. Martin, PhD, presidente y CEO de Gilead. “Estamos deseando que Sovaldi esté disponible en otros países, agregó.

Este último deseo no es de tan fácil concreción, por lo menos en Europa donde varios países decidieron bloquearlo para la segunda social, debido a su alto costo.

Francia propuso fijar un precio máximo para Sovaldi pero su propuesta fue rechazada por la Comisión Europea. El argumento es que una pastilla de sofosbuvir cuesta 2,5 euros y se vende en 650 euros. Un tratamiento de tres meses cuesta 55 mil euros.