paritarias: tiempos tormentosos

Visto: 1003

El conflicto paritario entre las droguerías y el sindicato de FATSA prosigue pese a la conciliación obligatoria  dictada por el Ministerio de Trabajo como último recurso para frenar el paro general convocado para el lunes 8. Los pronósticos siguen siendo desalentadores por las diferencias entre las partes. Los ministerios de trabajo y Salud adoptaron una posición más activa cuando el desabastecimiento de los medicamentos comenzó a instalarse como noticia en los medios de comunicación.

Las negocaciones paritarias entre FATSA y la cámara empresarias de las droguerías llegaron al Ministerio de Trabajo cuando el desabastecimiento tornó a agravarse por la profundidad de las medidas de lucha. Pero ante la inexistencia de un acercamiento entre las partes,  la autoridad laboral declaró el viernes por la tarde la conciliación obligatoria, que supuestamente frena el paro general convocado por FATSA para el lunes, pero no evita las asambleas de personal que en definitiva tienen un efecto parecido, aunque algo atemperado.

La conciliación obligatoria en este caso se justificó porque las farmacias quedarían desabastecidas entre el paro en las droguerías y la jornada nacional de protesta que las centrales sindicales opositoras convocaron para el martes. En ese contexto, se evaluó que los enfermos comenzarían a clamar por sus medicamentos a través de los medios de comunicación.

Las negociaciones de fines de semana pasada admiten una doble lectura: hubo un leve acercamiento porque las empresas mejoraron su oferta a 28 por ciento y la dirigencia sindical redujo sus pretensiones a 33 o 34 por ciento, idéntico porcentaje del año pasado.

Sin embargo, los dirigentes sindicales de ATSA-Buenos Aires aventaron una interpretación positiva: "la diferencia sigue siendo mucha...no hay posibilidad de firmar por ese porcentaje”, aseveraron a Pharmabaires.  Por menos de treinta por ciento..ni hablar.

La Asociación de Distribuidores de Especialidades (ADEM), principal cámara empresaria del sector denunció “una paralización operativa absoluta” debido al “agravamiento del conflicto gremial”.

"Dichas medidas constan de asambleas permanentes con impedimento del desarrollo de tareas en el interior de las organizaciones. Situación  que, consecuentemente impide: la recepción de mercadería a nuestros proveedores, la toma de pedido a nuestros clientes, la preparación y las entregas a las farmacia; quedando las droguerías absolutamente paralizadas operativas”, aseguró.

La Federación Argentina de Cámaras de Farmacias (Facaf) pidió la intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación para que resuelva el conflicto laboral con las droguerías que “está impidiendo el normal abastecimiento de medicamentos en las farmacias de todo el país”,
La entidad manifestó en un comunicado de prensa su “preocupación por las consecuencias que derivan de una situación que pone en peligro la prestación de un servicio público de la salud”.
El titular de Facaf, Miguel Lombardo, instó “a los trabajadores de las droguerías y a sus empresarios a dialogar para evitar de esa manera que se ponga en riesgo la salud de la población al no tener acceso a los medicamentos por la falta de abastecimiento”. En realidad nunca dejaron de dialogar...el conflicto se origina por las divergencias sobre el porcentaje de aumento salarial.

La Federación subrayó su pedido a las autoridades nacionales para que intervenga en “salvaguarda del cumplimiento por parte las farmacias de su función principal como servicio público de la salud”.
La Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) también difundió un comunicado advirtiendo sobre el desabastecimiento por el conflicto en las droguerias”. El comunicado señaló:

“Las farmacias estamos siendo afectadas seriamente desde la semana pasada en la provisión de medicamentos por un conflicto gremial entre las droguerías y el sindicato que agrupa sus empleados, FATSA. Las farmacias no están en condiciones de tener stock de medicamentos y deben hacer los pedidos diariamente, entre otras causas, por:

El constante atraso en los pagos por parte de la seguridad social. La baja rentabilidad debido al gran atraso en los precios. El aumento permanente en los gastos fijos. El desvío de los medicamentos de alto costo que evitan el paso por las farmacias.  El creciente incremento de la carga administrativa.

"Las farmacias no somos responsables por la falta de medicamentos que pudiera ocurrir por la falta de reposición de stock", advirtió la COFA.

La COFA también resaltó que “consideramos que el Estado debería comprometerse para la solución de la crisis que afecta a toda la cadena de distribución de medicamentos en nuestro país”.

Al agravarse el conflicto, el ministro de Salud, Daniel Gollan, reclamó “madurez  y sensibilidad social” para superar la falta de avances en las negociaciones paritarias del sector de droguerías, que ha comenzado a causar escasez de medicamentos en farmacias de varias localidades”. "El acceso a los medicamentos es un derecho inalienable de las personas que por ninguna razón puede ponerse bajo zozobra", sostuvo Gollan, quien reclamó "madurez y sensibilidad social a los actores de este conflicto, porque los medicamentos deben estar a disposición de todos sin ningún tipo de barrera".
El ministro puntualizó que "como parte del proyecto político que devolvió las negociaciones colectivas para que trabajadores y empresarios discutan condiciones laborales y salarios, insto a que con responsabilidad y sentido común las partes en este diferendo encuentren rápidamente un canal de diálogo para que la gente no quede como rehén en un conflicto que le es absolutamente ajeno".
"Desde la legitimidad que nos otorga defender una metodología de negociación que sistemáticamente ha permitido en estos 12 años que los trabajadores mejoren sus condiciones de trabajo, reclamo la cordura indispensable para que rápidamente regresen a los mostradores de todas las farmacias del país los medicamentos que comenzaron a escasear, poniendo así en riesgo la salud de nuestros compatriotas", remarcó Gollan.
La presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires, Isabel Reinoso, también pidió la intevención del Ministerio de Salud bonaerense, como si tuviese atribuciones como para resolver la dura paritaria, que en todfo caso depende de la intervención del ministro Carlos Tomada. Y además distribuyó un afiche para pegar en las marquesinas de las farmacias. 

Reinoso comentó que “los trabajadores están bloqueando la salida de los medicamentos y las farmacias no reciben el reparto. Todas las farmacias del conurbano y varias del interior ya tienen faltantes de medicamentos”.