INVESTIGAN A TEVA EN EEUU POR CORRUPCION EN AMERICA LATINA

Visto: 2104

El laboratorio multinacional de origen israelí Teva afronta una investigación judicial en Estados Unidos por la sospecha de que abonó sobornos en Chile, México, Rusia y en países de Europa del Este. La denuncia se basa en el testimonio de una ex directiva “arrepentida” de su filial norteamericana, con sede en Fort Lauderdale, Florida.

La ex directiva de Teva, Keisha A. Hall, se presentó ante la justicia del Estado de Florida para “cooperar” con una investigación sobre “los sobornos a los médicos que trabajan en hospitales regionales de México y el pago no autorizado a los médicos en Chile”, informó la Corte Federal de Florida, donde quedó radicada la investigación.
Teva es acusada de prácticas comerciales violatorias de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) y las imputaciones se sustentan en el testimonio de la “arrepentida” Keisha A Hall.
La “arrepentida” puso a disposición de la justicia información de sustancial importancia porque fue directora de finanzas para América Latina, una de las regiones en que Teva cometió violaciones a la ley FCPA.
Pero, según los indicios que explora la justicia de Estados Unidos,  no fue la única ya que la investigación se amplío a sus actividades presuntamente ilícitas en Rusia y varios países del Este.
Hall había ingresado a Teva en 2008 asegura que fue despedida luego de que recomendó terminar con esas prácticas corruptas en América Latina.
La denuncia de Hall asegura que cuando se dio cuenta la región de América Latina tenía un historial “de eventos relacionados con la corrupción” y que identificó “numerosas violaciones de la FCPA”, recomendó a sus superiores que desalentaran esas prácticas.
Según su testimonio, sus superiores en Estados Unidos desestimaron las advertencias de Hall sobre la violación en el extranjero de la Ley FCPA y le respondieron que no estaban “demasiados preocupados” porque las violaciones “resultarían solamente en multas” de ser descubiertas.
Como resultado, “el nivel de vigilancia en América Latina se negó, especialmente, en Argentina, y los gerentes ignoraron los informes de los pagos fraudulentos al gobierno mexicano”, según la demanda.
Teva en un comunicado desmintió enfáticamente a Hall y aseguró que fue despedida por “violar la política de comunicación electrónica” de la empresa “mediante el envío de correos electrónicos personales de su computadora portátil de trabajo y almacenamiento de videos y fotos personales en el dispositivo”.
"Sus acusaciones de que su despido fue el resultado de una represalia por la actividad de denunciante protegida (por la justicia) o para cualquier otro propósito impropio son totalmente falsas", dijo la compañía. Se negó a hacer más comentarios al respecto ya que el caso está en litigio.
Mientras tanto, la investigación avanza en la Corte Federal del Estado de Florida y no es la primera vez que Teva afronta cargos similares, ya que en 2012 el Departamento de Justicia y la autoridad que regula los mercados bursátiles (Sec) citaron a la empresa con casa matriz en Israel, para que explicara el eufemismo utilizado en aquella ocasión: “prácticas comerciales erróneas”.
Teva ya tuvo que pagar una multa de 27,6 millones de dólares en Estados Unidos en marzo de 2014 para resolver las acusasiones de que sobornó a médicos para que prescribieran su fármaco antipsicótico genérico clozapina a los pacientes de los programas Medicare y Medicaid.
El laboratorio israelí es el último pero no el único de los laboratorios investigado por la justicia norteamericana por prácticas ilegales en el extranjero. Pfizer y J &J, han tenido que pagar multas de 60 y 70 millones de dólares, respectivamente, al Departamento de Justicia, para cerrar las demandas que afrontaban sus casas matrices en Estados Unidos.
La investigación ensombreció la adquisición de Teva del laboratorio medicamentos genéricos de Allergan, acuerdo pro 40,5 mil millones de dólares que es el mas grande en la historia corporativa de Israel y una de las mas grandes operaciones entre laboratorios de genéricos, con una facturación de 6,5 mil millones millones de dólares el año pasado.
Esta operación "permitirá a Teva pasar a ser uno de los ganadores de la industria farmacéutica en constante cambio", afirmó el CEO del laboratorio israelí, Erez Vigodman, a The Wall Street Journal.