OTRO PROYECTO PARA PROHIBIR PUBLICIDAD Y NUEVAS REGULACIONES DE LA ANMAT

Visto: 914

La ANMAT dispuso nuevas exigencias para la publicidad de medicamentos de venta libre que le permiten ordenar la cancelación de una campaña publicitaria a las 48 horas de su lanzamiento audiovisual. Tres diputados nacionales, a su vez, presentaron otro proyecto que apunta a la prohibición total, incluidos también los energizantes y suplementos vitamínicos.

La ANMAT parece decidida a extremar los controles aunque sin censura previa de las publicidades de medicamentos, ya que los spot deberán ser presentados ante el organismo en las 48 horas siguientes de su difusión por los medios de comunicaciòn audiovisuales.
Se trata de una vuelta de torniquete, que suena a modo de advertencia, ya que el organismo se reserva la aprobación definitiva y puede detener su difusión si considera que el mensaje viola alguna pauta ética o prohibición.
En los fundamentos de la resolución la ANMAT señala que “resulta necesario reducir la brecha temporal entre la primera emisión de la publicidad y/o promoción y la fiscalización por parte del Organismo, a fin de garantizar que la información brindada sea adecuada a la normativa vigente, siendo veraz, precisa y clara; con el fin de propender a la utilización adecuada del producto, presentando sus propiedades objetivamente sin engaños o equívocos”.
Esta nueva reglamentación  “permitirá actuar con mayor celeridad para notificar la abstención de toda pauta publicitaria en presunta infracción a la normativa”, o sea la cancelación de la campaña publicitaria.
El organismo subrayó que “dentro de este objetivo resulta conveniente implementar un procedimiento de notificación obligatoria que fortalezca el monitoreo de los mensajes publicitarios y/o promocionales de los productos sujetos a vigilancia sanitaria, logrando una mayor eficiencia y eficacia en la labor de fiscalización posterior”
Por su parte, los diputados nacionales Claudio Lozano, Alcira Argumedo y Antonio Riestra, presentaron recientemente un proyecto que propone la prohibición de “los avisos, publicaciones, publicidades o cualquier otro tipo de mensajes que promuevan la compra o consumo de medicamentos, drogas legales, complejos vitamínicos, energizantes, como asimismo terapias o tratamientos médicos de distinta índole, a través de cualquier medio de comunicación”.
Los legisladores exceptúan de “la prohibición la propaganda dirigida y distribuida exclusivamente a profesionales de la salud facultados para prescribir y dispensar medicamentos, editada o emitida en publicaciones, medios o en eventos especializados en el  área sanitaria”.
Los legisladores proponen como sanción la “exclusión del beneficio de la pauta oficial del Estado” y “multa entre 10 y 1000 sueldos básicos de la categoría inicial de la administración pública nacional”.
“Como es de público conocimiento uno de los grandes y graves problemas por el que atraviesa el país en materia sanitaria, es el irracional y descontrolado consumo de medicamentos y drogas legales, como así mismo la demanda y utilización de distintas terapias, tratamientos y prestaciones médicas que en algunos casos son de dudosa eficacia, cuando no directamente perjudiciales”, reforzaron los legisladores de centroizquierda.
“Todos hemos notado como creció la cantidad de anuncios sobre medicamentos en la TV argentina. Actores sociales que "recomiendan el uso", además de los tradicionales locutores en off, médicos y farmacéuticos, ahora son conductores de programas de alto rating y fuerte credibilidad. Incorporación de modalidades "peligrosas" de anunciar: ya no sólo hay avisos en las tandas, sino dentro de programas de entretenimiento, noticieros, talk shows y en productos ficcionales (telenovelas y telecomedias”,  fundamentaron los diputados nacionales.
Los legisladores deslizaron que “sabemos que nos adentramos en un terreno sensible y de no fácil resolución, en el cual se entrecruzan distintos intereses, por un lado la percepción social que cree que todo lo proveniente de laboratorios ayuda al mejoramiento de su condición sanitaria y por el otro la maximización de ganancias perseguidas por empresas multinacionales y locales muy poderosas.”
El proyecto de Lozano (Unidad Popular), Argumedo (Proyecto Sur)  y Riestra (Frente Amplio Progresista) coincide con una iniciativa similar que el año pasado presentaron una docena de diputados nacionales identificados con La Cámpora.
Ese proyecto  está en lista de espera y hasta ahora no hay indicios de que se active su tratamiento en la Comisión de Salud.