GOLLAN PROMETE QUE TODOS TENDRAN ACCESO A NUEVOS TRATAMIENTOS HEPATITIS C

Visto: 809

El ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollan, prometió que todos los enfermos de Hepatitis C tendrán acceso a los nuevos tratamientos que suelen costar hasta mil dólares la píldora. Pero, aclaró, que no se dejará condicionar por los precios. Grupos de pacientes irrumpieron para protestar contra el laboratorio estadounidense  Gilead, fabricante de Sovaldi, el más caro de todos.

Gollan  convocó a las asociaciones de pacientes, a las sociedades científicas y a los laboratorios a “luchar juntos por el acceso a medicamentos sin estar condicionados por el precio”,  al exponer ante el Simposio Internacional Hepatitis 2015, organizado por la Fundación Huésped.
Las asociaciones de pacientes parecieron responder a la convocatoria del ministro, ya que decenas de ellos irrumpieron en el simposio para reclamar contra el  monopolio de “una patente ilegítima” y los precios abusivos, precisamente cuando disertaba el representante de Gilead.
“La movilización tuvo como objetivo la denuncia de monopolios y altos precios de los medicamentos para tratar la hepatitis C”, explicaron los convocantes, Red Argentina de Personas Positivas, Red Bonaerense de Personas con VIH/Sida, la Red Argentina de Mujeres viviendo con Sida y la Fundación HCV Sin Fronteras, entre otras.
Gollán, sin mencionar explícitamente al laboratorio Gilead –aunque sí lo hizo a comienzos de julio en otra conferencia pública- afirmó que “medicamentos nuevos para  el tratamiento de la hepatitis C implican, en algunos casos, el total del presupuesto del Ministerio de Salud de un año”, y aclaró que “no se trata de no querer, es no poder”.
Por esa razón pidió poner el tema de los costos en la agenda de la discusión entre todos los actores involucrados en el tema.
También  los convocó a  “trabajar buscando alternativas para poder lograr el objetivo de que todos puedan alcanzar al tratamiento que necesitan”.
En aquella conferencia de comienzos de julio en el Colegio Público de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, el ministro reveló que Gilead había disminuido sus pretensiones de mil a cien dólares por cada píldora de Sovaldi, pero que aún a ese precio era insostenible para el presupuesto del Ministerio de Salud. Una semana después viajó a India en pos de la versión genérica del Sofosbuvir.
En base a encuentros con autoridades de la salud de la región y de Europa, Gollan informó que esta situación se repite en muchos países. “Todos estamos muy preocupados, y por eso se evalúan compras conjuntas de medicamentos a nivel de diferentes países”.
“Compartimos con el ministro el acceso como objetivo primordial y el precio que las multinacionales imponen como el principal impedimento para esto. Por ello seguiremos manifestándonos allí donde la industria farmacéutica quiera imponer sus condiciones embelleciendo su discurso e ignorando los reclamos de la sociedad civil por el fin de las patentes ilegítimas”, advirtieron los voceros de las asociaciones de pacientes que irrumpieron en el simposio, con pancartas que contenían duras críticas contra la industria.
Alrededor de 2.000 millones de personas están infectadas por el virus de la hepatitis B en el mundo y  causa 780.000 muertes por año. En Argentina es la primera causa de fallo hepático fulminante en los adultos, una forma de enfermedad que puede comprometer la vida y suele requerir de un trasplante hepático como forma de tratamiento.
Por su parte, Pedro Cahn, presidente de Fundación Huésped, compartió el mensaje del  ministro de Salud “porque reafirmó el compromiso del Estado para facilitar el acceso de todas las personas que califiquen para el tratamiento de hepatitis C”.
 Cahn explicó que el simposio es “la cristalización de un esfuerzo que venimos haciendo para que hepatólogos, infectólogos, autoridades sanitarias y organizaciones de pacientes tengan un foro en el que puedan debatir la mejor manera de llegar al objetivo común que es poder liquidar las hepatitis a través de la vacunas para terminar con la hepatitis A y B y a través de la cura, para terminar con la hepatitis C”.