ACUERDO PAMI INACEPTABLE (POR AHORA)

La industria farmacéutica consideró “inaceptable” la oferta que les presentó Carlos Regazzoni para renovar el convenio PAMI.  O sea, más de lo mismo, aunque hay expectativas que “algo” se firmará antes que finalice la actual prórroga el 31 de enero.

Las negociaciones se reiniciaron el martes 10 de enero y en el lapso de 72 horas el titular del PAMI mantuvo dos reuniones casi consecutivas con los presidentes de las tres cámaras del sector.

Reuniones con los presidentes para remarcar su matriz política. Sin gerentes, ni funcionarios, ni directivos ejecutivos.  Ese fue el terreno elegido por Regazzoni que ante la evidencia de los que los números no cierran tenía que hablarles en nombre del poder. O desde “el corazón” de un modelo político.

Igualmente, el mensaje básicamente político y el encuadre de la coyuntura no alcanzó y los voceros de la industria calificaron la propuesta de Regazzoni de “inaceptable”.

“La industria ratificó que quiere seguir prestando el convenio, pero en estas condiciones es inaceptable”, señalaron los voceros de la industria.

La oferta sigue siendo de 2.500 millones de pesos mensuales y la promesa de reducir gradualmente el consumo de medicamentos, especialmente a través de ajustes en la resolución 337 y las diálisis.

La industria mientras tanto debería hacerse cargo de una diferencia de 300 a 400 millones mensuales entre lo que le entrega a los afiliados del PAMI y lo que el PAMI  pagaría.

Para esta semana quedó abierta una puerta y desde la industria hay un optimismo moderado de que el convenio podría renovarse antes de fines de enero cuando termine la prórroga.

La única certeza es que en esta negociación los colegios farmacéuticos y las cámaras de farmacias no tendrán más de lo que ya tienen, dejando abierto el habitual foco de conflicto con los colegios profesionales que esta vez están más irritados que de costumbre.

“La COFA quiere más poder y sentarse a firmar el convenio, pero eso es imposible. O aceptan los términos actuales o que renuncien. Se puede negociar el tema del dinero pero el convenio seguirá siendo entre el PAMI y la industria”,reforzaron. 

Una vez más y como anticipó Pharmabaires los voceros negaron que le hubiesen ofrecido a Regazzoni  una red alternativa de  farmacias para quebrar la resistencia de los colegios profesionales COFA, FEFARA,  la federación de cámaras de farmacias FACAF y la asociación de farmacias sindicales AFMSRA.

Regazzoni “fue quien los amenazó con una red de farmacias seleccionadas por el PAMI para atención de los jubilados para presionar a los farmacéuticos, pero no fue idea nuestra”, aseguraron.

Esa red seleccionada sería el cauce natural para dejar entrar en el negocio a la cadena Farmacity, cuyo CEO hasta diciembre 2015 fue uno de los dos virtuales ministros de Economía, Mario Quintana