A LA INDUSTRIA LE PREOCUPA EL “POPULISMO” DE TRUMP

"Esto va a ser un viaje salvaje, salvaje", escribió un lobista de Washington a sus clientes farmacéuticos en un correo electrónico. "¡Agárrate fuerte!" agregó, luego de que el presidente Donald Trump calificara de “desastrosa” a la industria farmacéutica de su país y la vinculara incluso con la palabra “asesinato”.

Los analistas del mercado farmacéutico reconocen que están asustados “con el populismo de Trump” que después de la conferencia de prensa del 11 de enero, cuando el presidente republicano arremetió contra la industria farmacéutica, le hizo perder 20 mil millones de dólares en cotizaciones bursátiles en apenas 20 minutos.

“Tenemos que recuperar la industria farmacéutica, nuestra industria ha sido desastrosa. Nos suministran medicamentos que en gran medida no los hacen aquí. Lo que tenemos que hacer es crear nuevos procedimientos de licitación para la industria farmacéutica porque están librándose de las consecuencias de asesinatos”, afirmó Trump.  

Si PhRMA (la cámara de los laboratorios estadounidenses) respiró aliviada con la derrota de la demócrata Hillary Clinton y confió en sus aceitadas relaciones históricas con los republicanos que ayudaron a protegerse contra cualquier reforma no deseada, con las declaraciones de Trump volvieron a sentir escalofríos.

“Biogen EXTORTING niños con drogas de $ 750,000! Los precios de los medicamentos están fuera de control. Vamos a arreglar esto!”, escribió en su twitter personal el presidente de Estados Unidos.

Trump insistió que los medicamentos tienen en Estados Unidos “precios astronómicos” cuando recibió a PhRMA y a los directivos de las principales multinacionales el 31 de enero en la Casa Blanca.

Si bien el trato del anfitrión fue menos ríspido en esa oportunidad,  igualmente les exigió que vuelvan a producir en el país a cambio de eliminar regulaciones y facilitar la aprobación de nuevos productos, aliviando las exigencias de la FDA.

¿Trump es la primera grieta en el flanco derecho de la industria farmacéutica de Estados Unidos?, se preguntan los desconcertados analistas económicos de Wall Street.

"Mucho dependerá de los detalles específicos de lo que [Trump] está diciendo, pero ahora mismo, tiene la mano en el látigo. Creo que la mayoría de los republicanos están dispuestos a apoyar al nuevo presidente ", respondió el congresista Tom Cole de Oklahoma, un republicano con estrechos vínculos con el liderazgo de la Cámara de Representantes en manos de su partido.

"No creo que puedas ir a casa y tomar mucho crédito con un electorado republicano diciendo: 'Oye, me puse de pie con Donald Trump'", continuó Cole. "Puede cambiar la dinámica política dentro de la Cámara Republicana y las conferencias del Senado mucho más rápido que el [Líder de la Mayoría del Senado Mitch McConnell] o [Presidente de la Cámara Paul Ryan] porque Trump puede influir más directamente en los miembros".

El congresista Greg Walden, el nuevo presidente del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, eludió una definición aunque dejó abierta una puerta a las demandas de Trump contra la industria: “me encantaría escuchar lo que tiene que proponer", dijo sobre el presidente electo.

"Tenemos que recuperar nuestra industria farmacéutica",  reclamó Trump. "Ellos suministran nuestras drogas, pero no las hacen aquí, en gran medida".

Los ejecutivos de PhRMA habían tenido miedo, precisamente, de que Trump se apropiara de este reclamo “populista” y proteccionista, como lo hizo con las automotrices.

Muchos medicamentos vendidos en los Estados Unidos se fabrican en el extranjero, en complejas cadenas de suministro dominadas por China y la India para los genéricos y por Singapur y Corea del Sur para los medicamentos biológicos de alto costo.

El sitio especializado Pharmalot escribió que “no está claro exactamente qué palancas Trump podría ejercer para presionar a la industria farmacéutica, pero fábricas farmacéuticas en India y China, en particular, pueden ser blancos tentadores, dado que han sido repetidamente advertidas (por la FDA) por violaciones de seguridad y calidad, de mentir a sus inspectores por el hallazgo de excrementos de aves y moho negro en el piso de la fábrica”.

Los ejecutivos de la cámara Biopharma y gobiernos de varios países asiáticos están preocupados de que Trump pueda imponer fuertes impuestos a los ingredientes para la elaboración medicamentos que ingresan a Estados Unidos desde esos destinos o reprimir a la manufactura en el extranjero.

Singapur, Corea del Sur y Australia tienen acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos que los aíslan un poco de los impuestos de importación. Pero Trump ya abandonó el pacto comercial de la Asociación Transpacífica (TPP) que Japón y otras 10 naciones negociaron penosamente en los últimos años con la administración Obama.

Ese nuevo escenario deja a esos países más vulnerables a las políticas proteccionistas, como los nuevos aranceles.

"Las firmas farmacéuticas tendrán que decidir cómo manejar lo que va a ser unos años rocosos", dijo Deborah K. Elms, directora ejecutiva del Asian Trade Center, con sede en Singapur.

Elms predijo que algunas compañías podrían cambiar la manufactura a naciones como Singapur y Corea del Sur, donde los acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos proporcionan "más seguridad" sobre la política comercial estable. Otros pueden traer la fabricación de vuelta a Estados Unidos, “aunque creo que las empresas pueden esperar a ver qué pasa antes de tomar esta decisión, ya que los costos son más altos", dijo.

"El costo de la fabricación en países asiáticos como India o China es mucho menor, cinco veces menos en algunos casos, que en los mercados desarrollados", comparó Per Karsten Stolle, consultor de una cadena de suministro farmacéuticos con sede en Singapur y ex CEO de la firma de acceso a mercados emergentes Zuellig Pharma.

Además, varios países asiáticos exigen que las compañías farmacéuticas cumplan con un cupo de fabricación local  o se arriesgan a perder el acceso a mercados masivos, como los 258 millones de habitantes de Indonesia.

A pesar de esos obstáculos, los defensores de la fabricación en los Estados Unidos ya se están preparando para comenzar a cortejar puestos de trabajo.

Drew Quality Group, una organización sin fines de lucro con sede en Massachusetts que impulsa la producción de medicamentos genéricos en los Estados Unidos está presionando para obtener incentivos fiscales para establecer fábricas en áreas económicamente deprimidas, esperando el apoyo de las aseguradoras, que podrían recibir medicamentos de bajo costo.

"Nuestro objetivo es fabricar fármacos críticos enumerados como en escasez" por la FDA explicó a Pharmalot Deborah Drew, presidenta y CEO de la organización.

La clave, dijo Drew, es desarrollar eficiencia para que la fabricación en los Estados Unidos sea rentable. "No podemos volver al viejo estilo", dijo. "Nuestro objetivo es reducir costos, usar nuevas tecnologías y hacer cumplir controles de calidad", agregó.

Durante el último mes de la gestión de Barack Obama,  el Departamento de Comercio anunció 70 millones de dólares en donaciones para apoyar el nuevo Instituto Nacional de Innovación en Fabricación de Productos Biofarmacéuticos. El objetivo es aumentar la producción de fármacos biológicos complejos en Estados Unidos.

Muchos de estos fármacos se fabrican en Asia, en fábricas aprobadas y regularmente inspeccionadas por la FDA.

Singapur se destaca como un fabricante de gama alta, con cientos de millones de dólares de inversión en los últimos cinco años de AbbVie, Amgen y Novartis entre otros para establecer plantas para producir medicamentos biológicos. Sigma-Aldrich y Thermo Fisher Scientific, con sede en los Estados Unidos, también proporcionan productos y servicios de soporte de fabricación desde un centro en Singapur.

Corea también ha visto una explosión en la fabricación biológica con la empresa de biotecnología Samsung BioLogics de Seul, que ahora es el hogar de proyectos de fabricación de última generación que atiende los pedidos de Bristol-Myers Squibb y Roche.

El ministro de Finanzas de Corea del Sur, Yoo Il-ho, afirmó que las compañías farmacéuticas que han construido cadenas de suministro en el extranjero deben ser especialmente cautelosas de la amenaza de Trump para imponer un impuesto de importación sobre los artículos Fabricado en el extranjero.

Esa amenaza de Trump es un "problema que se avecina" para gran parte de la industria, advirtió el ministro coreano porque “impondrá impuestos a las importaciones y esto es probable que golpee los productos farmacéuticos fabricados en el extranjero e importados de nuevo a los Estados Unidos más que las tarifas”.

Mientras tanto, Tom Price, el secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Trump,

abordó la posibilidad de trabajar junto con los demócratas en un sistema de control de precios de los medicamentos, durante una audiencia en el Congreso de Washington.

"¿Querrá usted y el presidente electo unirse a nosotros en la legislación en la que estamos trabajando- preguntó el senador Bernie Sanders, ex precandidato presidencial demócrata- para permitir que Medicare negocie directamente los precios que paga por las drogas y permita que las drogas sean importadas de otros países, particularmente Canadá?”.

"La cuestión de los precios de los medicamentos y los costos de los medicamentos es de gran preocupación", respondió Price, aunque señaló la proliferación de medicamentos genéricos como una forma de reducir los costos.

Estamos pagando de lejos los precios más altos", insistió Sanders. Price admitió que pensaba que era cierto, pero que había "muchas razones para eso".

Sanders replicó que "cualquier otro país importante en la tierra negocia" los precios que paga por las drogas, pero Estados Unidos no lo hace y "las compañías farmacéuticas pueden aumentar sus precios sin ninguna consecuencia”.

"¿Trabajará con nosotros para que Medicare pueda negociar los precios?", repreguntó Sanders nuevamente.

"Usted tiene mi compromiso de trabajar con usted para asegurarse de que el precio de los medicamentos sea razonable",  concedió Price.

La senadora demócrata Tammy Baldwin, de Wisconsin, respaldó la propuesta de Trump para las negociaciones directas de Medicare con la industria, durante la audiencia parlamentaria.

Después de mencionar que hay "ciertas áreas donde los precios de la droga parecen tener poca base en resultados racionales", Baldwin preguntó a Price: "¿Trabajarás para derogar la prohibición de que Medicare negocie por un mejor precio de los medicamentos?"

"El jefe que tengo será el presidente de los Estados Unidos", contestó Price.

-¿Así que trabajará para revocar la prohibición? -preguntó Baldwin de nuevo. Price insistió que su papel sería "llevar a cabo los deseos de [Trump]".

"¿Eso es un sí o no?", insistió Baldwin. "Creo que necesitamos encontrar soluciones a los desafíos”, respondió Price, antes de admitir, finalmente,: "Puede ser que esté cambiando la forma de  las negociaciones" por los precios que Medicare paga por los medicamentos.     

Price también concedió, en respuesta a una pregunta de Baldwin acerca de exigir que las compañías farmacéuticas informen de sus costos e inversiones para justificar aumentos de precios, que personalmente piensa que "hay un mérito para la transparencia y ciertamente en esta área".

Price ha sido congresista desde 2005 y ha estado bajo el fuego por presuntos conflictos de intereses relacionados con la legislación de salud que apoyó en el pasado y por las empresas en las que invirtió, informó el sitio especializado STAT.

Price ha negociado en Amgen, Eli Lilly y Co, Prizer, Biogen, Bristol-Myers-Squibb, Zimmer Biomet, la firma de dispositivos médicos, Gilead, Thermo Fisher Scientific y Abbott Laboratories.  Además tiene inversiones en Innate Immunotherapeutics, Ltd.

De acuerdo con sus declaraciones de divulgación financiera, como informó STAT el mes pasado, Price compró entre  50.000 y  100.000 dólares en acciones de la empresa el 31 de agosto.

Price también compró una cantidad menor de acciones en Innate Immunotherapeutics en 2015.

A raíz de la creciente ira por los costos de los medicamentos, un reciente informe del Comité Especial del Senado sobre Envejecimiento, recomendó la revisión regulatoria de los genéricos para acelerar su introducción en el mercado y autorizar la importación temporal de fármacos de venta bajo receta desde otros países vecinos, donde se venden a menor precio.