ZONA SUR: ROCK CON GRAGEAS Y ESTACION TERMINAL

AÑO 2014. Una nueva geografía industrial, ambiental y humana encuentra el visitante que ingresa a la zona sur una vez que supera el complejo del club San Lorenzo por la Avenida Fernández  de la Cruz. El Parque de la Ciudad recuperado como espacio de ocio y, cruzando la calle, el Polo Farmacéutico produciendo a pleno. Y a pocas cuadras, el tráfico intenso de la nueva terminal Dellepiane de micros de larga distancia de la Ciudad de Buenos Aires.

AÑO 2014. Una mañana cualquiera de primavera.  Todavía en el Parque de la Ciudad resuenan los acordes metálicos del recital de rock del último fin de semana. Alrededor de diez mil asistentes disfrutaron de la música. Desde que alojó el Rock en Río en Buenos Aires en octubre de 2013, ese parque, semiabandonado de elefánticos juegos de diversión que trajo el brigadier Osvaldo Cacciatore durante la dictadura militar, se ha reconvertido en uno de los templos del rock nacional,  con jóvenes que acuden a los recitales, casi todos los fines de semana.

AÑO 2014. Ese Parque de la Ciudad con la torre más alta de Buenos Aires, alguna vez recorrido por niños jubilosos y en otros tiempos cerrado y desolado,  ahora recibe a otros jubilosos adolescentes, que han encontrado su espacio para compartir música  de rock,  entre los pinos y los senderos arbolados.

AÑO 2014. Una tarde cualquiera de primavera. Miles de personas abandonan sus empleos en el Polo Farmacéutico que trabaja a pleno. Dos años de construcción sobre aquello que fue un páramo de tierras bajas. Ahora se levantan edificios de cristal y acero. Sin chimeneas porque el nuevo paradigma biotecnológico requiere de laboratorios y científicos. De ensayos clínicos y complejos procesos de investigación. Ciencia y Tecnología radicada en la zona sur para los próximos cincuenta años. La mayor concentración de “cerebros” de la industria farmacéutica de Argentina. Y también una de las referencias en investigación más  importantes de América Latina.

AÑO 2014. El Premetro circula cada cinco minutos. Hubo que reforzar el servicio desde que  los trece laboratorios del Polo Farmacéutico comenzaron a funcionar a pleno a comienzos de 2014 dejando sus vetustas plantas en otros barrios de Buenos Aires, alguna vez generadoras de empleo, pero desde hace tiempo construcciones  incómodas  y disfuncionales.  Y también hay más Premetro por los jóvenes que los fines de semana invaden sus instalaciones.

AÑO 2014. Las colas de remises se estacionan sobre Fernández de la Cruz. Los miles de empleados del Polo Farmacéutico requieren de transportes privados, ya que el Premetro y las líneas de colectivos (reforzadas) desbordan en los horarios pico. Y no todos tienen automóviles estacionados en la extensa playa que se construyó en uno de los extremos del perímetro.

AÑO 2014. Remises, casas de comida, servicios de limpieza, higiene ambiental y urbanización. El Polo Farmacéutico  y el reconvertido Parque de la Ciudad han cambiado la fisonomía de la zona sur. La cambiaron de modo profundo y no solo en apariencias.  Han introducido un cambio cultural en la zona. Recuerdan a aquellas urbanizaciones de la década del 40 en la vecina Villa Lugano, en Valentín Alsina o San Martín, que crecieron con las fábricas. Y se volvieron barrios populosos.

AÑO 2014. Hasta el supermercado Jumbo, casi el vértice de un triángulo geográfico integrado también por el Polo Farmacéutico y el Parque de la Ciudad, debió incrementar su oferta de servicios y ampliar su patio de comidas por la demanda de los nuevos trabajadores del barrio.  Nuevos en el sentido metafórico de su incorporación a las estadísticas laborales. En realidad,  centenares de esos operarios integrados a la producción y el trabajo, ya vivían y viven en Soldati o Lugano. Pero ahora, con sueldos que garantizan la movilidad social para sus hijos. Como en la década del cincuenta.....      

AÑO 2014. Una tarde de viernes de diciembre.  Por el acceso a la autopista 25 de Mayo, por Fernández de la Cruz, Castañares, Lacarra, Eva Perón o Perito Moreno,  el tráfico de vehículos se espesa y lentifica. Es el acceso a la nueva terminal de micros de larga  distancia construida en el predio de Lacarra y Zuviría, terrenos transferidos por la Corporación Sur. Son 25 mil metros cuadrados y con capacidad para operar 700 micros por día. Aquí, funcionaba un taller de Metrovías (MTC) hasta hace pocos meses.

AÑO 2014. Esa tarde de diciembre, vísperas de las fiestas de Fin de Año, los pasajeros se distribuyen frente a 57 boleterías. La mayoría arribó en el transporte público. En especial en la Línea E de subterráneos que ha extendido su recorrido hasta la terminal.  Pero también fluyen, llegan,  despiden a parientes y parten  en automóviles. La playa de estacionamiento tiene capacidad para 400 unidades.  

AÑO 2014. El trasladado a la  nueva terminal “Dellepiane” alivió el tránsito en la congestionada zona de Retiro. Y ahora impulsa el desarrollo de la zona sur con  centros comerciales y servicios privados de limpieza, seguridad y transporte. Los vecinos agradecidos, pues allí donde operaban y reparaban vagones del subterráneo,  ahora fluyen miles de pasajeros por día. Y junto con ellos llegaron decenas de locales gastronómicos,  de venta de artículos deportivos, kioscos de revistas y suvenirs.  Locales que emplean a personal de la zona, especialmente femenino. Las 57 boleterías también han recurrido a la reserva laboral la comuna 8.   

AÑO 2014. Desde la torre del Parque de la Ciudad se observa enfrente, a escasos metros, ese centro industrial y tecnológico donde había tierras bajas y las motos de la Policía Federal solían ensayar sus formaciones. Desde las terrazas del Polo Farmacéutico se percibe el resplandor que emana de los negocios y  las columnas lumínicas de la Terminal Dellepiane. Desde las dársenas de la Terminal de Micros y con la mirada en el horizonte,  es posible capturar el atardecer que dibuja la silueta de la torre del Parque de la Ciudad y esos edificios de cristal y acero, algunos con aspectos de naves futuristas de los laboratorios del Polo Farmacéutico.

AÑO 2012. Junio. Un invierno más en la ciudad. “La nueva Terminal mejorará el sistema de transporte y va a generar empleo y una nueva zona comercial en la comuna ocho”, explica el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, al anunciar el proyecto. “La terminal de micros, es un proyecto buenísimo, a mi entender, ya que también valorizara la zona para algunos emprendimientos de servicios y comerciales, y desarrollara posiblemente entes de servicios y de gestión de tramites. Esto acompaña a la manifestada intención de desarrollo de la zona sur de la ciudad con propuestas de escala macro”, vislumbra Pablo Díaz Usandivaras, arquitecto coordinador de la UTE que integran las empresas del Polo Farmacéutico.

AÑO 2015/16/17: La zona sur compite en el PIB por cápita de la ciudad con Palermo o Almagro. La zona sur es referencia tecnológica, es espacio para el ocio creativo. La zona sur son miles de argentinos ingresando y egresando desde la Terminal. El mejor proyecto urbanístico ha sido la generación de empleo, comercio y servicios. Solo le falta un equipo en primera, aunque dicen que este campeonato Chicago se va para la A.

FUENTE: Pharmabaires.com