LA DEUDA DEL PAMI CRECE Y CRECE

Visto: 273

El PAMI acumula una deuda de 4.200 millones de pesos con la industria y no hay señales de que se proponga ponerse al día antes de fin de año. Al contrario, se incrementa todos los meses.

La deuda viene de arrastre,  arranca desde el año pasado  y fue la pesada herencia que dejó Carlos Regazzoni. Pero el actual titular del organismo, Sergio Cassinotti no ha conseguido reducirla. 

Por el contrario, sigue acumulando un desfajase mensual entre el consumo de medicamentos por parte de los afiliados y lo que el organismo paga todos los meses.

A mediados de año, luego de que  Cassinotti amagó con cancelar el convenio con la industria, se saldó el diferendo con la promesa de que durante tres meses la industria se haría cargo de un crédito “puente”de alrededor de 300 millones de pesos mensuales -la diferencia entre lo realmente consumido y lo que pagaría  el PAMI con un tope de 2.400 millones mensuales - que sería cancelado a partir de octubre.

Pero el PAMI está atrasado y mucho en los pagos. La semana pasada la deuda era de 4.200 millones de pesos “vencida a los treinta días”. O sea que hay otro mes en danza y en rojo.

“Todavía deben alrededor de 300 millones del año pasado y el problema es que Cassinotti no puede pagar más de 2.400 millones de pesos por mes. En consecuencia la deuda se sigue acumulando”, explicaron voceros de la industria.

En el reclamo figuran mil millones de pesos que PAMI descontó unilateralmente con el argumento de que la industria no cumplió con su promesa de garantizar el menor precio de mercado al organismo. Una cuestión ríspida que estalló hace dos meses y no tiene por ahora una salida negociada.

La deuda es el tema central que la industria aspira a resolver en estos momentos. Después comenzará la negociación del nuevo convenio que vence en marzo.

Hay algunas certezas: el PAMI y el IOMA con el paraguas del Ministerio de Salud y la SSS  suscribieron recientemente una resolución para la  compra conjunta de medicamentos y  es previsible que imponga el poder de compras para bajar los precios.

Y si no alcanzara con esa novedosa compra en conjunto, el PAMI podría introducir precios de referencia y convocar a licitaciones con oferentes nacionales e internacionales para los oncológicos.

Enero será un mes intenso y turbulento como lo fue el año pasado cuando la industria y Regazzoni extendieron el verano. Y no hace falta los pronosticadores del tiempo para predecir tormentas cercanas.