EN OXFORD PUBLICAN UN ENSAYO SOBRE LAS PATENTES EN ARGENTINA

Visto: 268

El ensayo “Coalitions and Compliance: The Political Economy of Pharmaceutical Patents in Latin America” del profesor Ken Shadlen de la London School of Economics, publicado recientemente por la Universidad de Oxford, aborda los procesos que en la década del 90 concluyeron con la adopción de las patentes farmacéuticas en Argentina, Brasil y México, y traslada los conflictos originados en su aplicación hasta la actualidad.

El libro se centra en dos períodos de política de patentes: los conflictos iniciales sobre cómo introducir patentes de medicamentos y los posteriores conflictos sobre cómo funcionan estos nuevos sistemas de patentes.

Shadlen en su enfoque asegura que Argentina adoptó un sistema “minimalista” de protección de las patentes farmacéuticas para proteger su industria local y que los conflictos “siguen siendo intensos” hasta la actualidad en América Latina en torno a la protección de datos o las licencias obligatorias.

Shadlen asegura que “ni Argentina, Brasil ni México ofrecieron patentes farmacéuticas a fines de la década de 1980, cuando se vieron sometidos a una presión considerable para que lo hicieran. Cuando accedieron a las presiones internacionales y acordaron introducir patentes farmacéuticas, lo hicieron de manera diferente, y cuando posteriormente revisaron sus nuevos sistemas de patentes farmacéuticas lo hicieron de manera diferente nuevamente”.

El libro de Shadlen presenta análisis comparativos de estas experiencias, que muestran cómo la interacción de las presiones externas y la movilización de los actores domésticos generaron distintas trayectorias en los tres países.

Intellectual Property Watch entrevistó a  Shadlen, profesor de Estudios del Desarrollo en la London School of Economics, actualmente Jefe del Departamento de Desarrollo Internacional del mencionado centro de estudios.

IPW): ¿Qué lo motivó a escribir este libro?

SHADLEN: La razón por la que sentí que el libro era importante para escribir es que gran parte del análisis de la política de la propiedad intelectual se ha centrado en lo que sucede a nivel mundial, y mucho menos en cómo los países reaccionan a los cambios internacionales y como la política de PI se ve dentro de los países.

La literatura sobre las preguntas globales es enorme: por qué tenemos ADPIC y por qué tenemos reglas de PI que van más allá de los ADPIC en los acuerdos comerciales bilaterales, por ejemplo, o cómo los gobiernos luchan por las reglas internacionales, ya sea en la OMC o la OMPI.

En contraste, no hay muchos estudios de lo que sucede a nivel nacional. Por supuesto que hay algunos, y cito muchos de ellos en el libro, pero quería intentar escribir algo comparativo entre países y también a lo largo de períodos de tiempo, ya que la implementación de los ADPIC ha estado en marcha durante más de dos décadas. Además, como un científico político en el campo de la economía política comparativa e internacional, donde el reto de comprender los impulsores de las respuestas nacionales al cambio global es básicamente de lo que se trata el campo, las reacciones nacionales al ADPIC - particularmente el imperativo de otorgar patentes a productos farmacéuticos - ofreció una gran oportunidad para estudiar este tipo de preguntas. No es frecuente que a los investigadores se les presente un shock externo idéntico que afecta a tantos países casi al mismo tiempo.

IPW: ¿Cuáles son algunas cosas sorprendentes que encontraste en la investigación?

SHADLEN: Uno de los hallazgos más sorprendentes es lo poco que parecen importar los indicadores normales del poder y las ideologías de los presidentes. Me refiero a esto en términos de resultados, en el sentido de que incluso los Presidentes "poderosos" no siempre se salen con la suya.

Los casos en el libro ilustran esto. Por ejemplo, en Argentina en la década de 1990, el presidente Carlos Menem se abrió paso en prácticamente todo; tuvo que negociar, no solo gobernó por decreto, sino que generalmente obtuvo los resultados de política que quería. Aquí él perdió, sin embargo: Menem buscó darle a EE. UU y al sector farmacéutico internacional todo lo que deseaba, e intentó desesperadamente asegurar ese resultado, pero terminó aceptando un enfoque "minimalista" para adoptar patentes farmacéuticas.

Y después de eso, la política estatal cambió, incluso bajo Menem. El enfoque de Argentina desde finales de la década de 1990, independientemente de quién esté en el poder, ha sido defender el minimalismo y ayudar a las empresas locales.

En Brasil y México, que tanto complacieron a los EE. UU y a empresas transnacionales mucho más en la década de 1990 (en el libro me refiero a esto como "exceso de cumplimiento"), los impulsos subsecuentes para reformar los sistemas de patentes provinieron de los gobiernos conservadores.

En Brasil, esto comenzó con Cardoso, cuando se iniciaron las reformas, y luego continuó bajo los gobiernos del PT después de 2003.

En México, donde los reformadores tuvieron mucho menos éxito, vemos esto bajo los gobiernos de Fox y Calderón. Los impulsos nacionales para reformar el sistema de patentes provienen de las condiciones, no de la ideología, pero también lo hacen las habilidades para ejecutar con éxito las reformas.

IPW: en el libro, analiza cada país en dos períodos de tiempo. ¿Cuáles son algunas diferencias interesantes en la política de patentes farmacéuticas en los dos períodos?

SHADLEN: El tipo de cosas que fueron temas candentes en un momento ya no son muy importantes. Algo de eso es inevitable: una vez que un país comienza a otorgar patentes de medicamentos, por ejemplo, cuestiones tales como cuándo y cómo debe hacerlo, temas que en su momento fueron agotadores, dejan de ser puntos de debate.

Por supuesto, los países podrían estar debatiendo sobre si tener o no tener patentes, pero, para bien o para mal, no lo son, ahora los debates versan sobre cómo funciona el sistema de patentes.

Los debates nacionales ya no tratan sobre si las empresas farmacéuticas deberían obtener patentes, sino cuán fuertes deberían ser los derechos asociados y cuánto deberían durar estos derechos de exclusión.

¿Qué tan fácil o difícil debería ser obtener patentes "secundarias" adicionales sobre formas alternativas de medicamentos existentes? ¿Qué tan fácil o difícil debe ser emitir licencias obligatorias? ¿Deberíamos tener un sistema de enlace? ¿Deberíamos ofrecer exclusividad de datos? Y así. Estos son los que consumen atención.

Otra cosa que me llamó la atención al hacer la investigación es cómo, en el primer período (la década de 1990, cuando los países estaban introduciendo sistemas de patentes farmacéuticas), los mismos temas eran el debate predominante y dominante en todos los países, pero ¿cómo en el segundo período (2000, cuando los países revisaban sus sistemas de patentes) los diferentes temas tenían diferentes grados de prominencia e importancia en cada país, en gran parte debido a las decisiones anteriores.

Entonces, por ejemplo, en Brasil, un gran problema era el licenciamiento obligatorio, debido a la gran cantidad de patentes vigentes sobre medicamentos clave.

Ese fue el caso en México también, aunque los pasos que estos dos países tomaron en este sentido fueron casi diametralmente opuestos, por razones que explico en el libro.

Por el contrario, en Argentina, donde la forma en que se introdujeron las patentes significó que durante gran parte de la década del 2000 todavía había muchas menos drogas protegidas por patentes, el debate fue consumido por otras cuestiones, incluyendo por ejemplo algunas provenientes de presiones externas (por ejemplo, protección de datos y mandatos preliminares) y algunos que surgieron endógenamente como consecuencia de las decisiones de los años noventa.

En términos más generales, lo que trato de mostrar en el libro es qué temas se destacan en el segundo período, y cómo se resuelven los conflictos sobre estos temas, está determinado en gran medida por las decisiones iniciales que se tomaron en el primer período.

IPW: Si los países ahora están otorgando patentes farmacéuticas, ¿significa eso que los debates han terminado?

SHADLEN: Una lectura de eso es que los conflictos ahora se libran sobre cuestiones más pequeñas, ya que el tipo de cosas que afectan cómo funciona un sistema de patentes farmacéuticas son cuestiones más limitadas que cosas como cuándo comenzar a otorgar patentes y si hacerlo retroactivamente (sin mencionar la pregunta de primer orden sobre si tener un sistema de patentes en absoluto). Pero si bien todo es correcto, los conflictos siguen siendo intensos en este espacio más estrecho.

IPW: Durante años, a nivel de política internacional, hemos escuchado el clamor de la industria de los países desarrollados por una mayor armonización de las leyes de patentes. ¿Hasta qué punto se ha llegado a este objetivo de armonización y por qué la industria u otras personas que buscan ese objetivo todavía sienten la necesidad de ir más allá?

SHADLEN: Sin lugar a dudas, hemos sido testigos de una armonización sustancial, en la que todos, salvo los países más pobres, ahora otorgan patentes farmacéuticas, cuando ese no era el caso antes. ¡Eso es armonización! Pero la armonización no es lo mismo que la equivalencia, y las patentes otorgadas en un país no se otorgan necesariamente en otro país, e incluso cuando se otorgan patentes en múltiples países, los derechos de exclusión no son igualmente sólidos. De ahí las demandas de la industria originadora (y muchos gobiernos de la OCDE) para una mayor armonización.

IPW: Mirando hacia el futuro, ¿cómo espera que se vea la política de las patentes de productos farmacéuticos?

SHADLEN: Espero que se preste más atención a las medidas auxiliares que se necesitan para que los países vivan con los sistemas de patentes. Pienso en esto en términos de beneficios potenciales y los costos potenciales de tener un sistema de patentes, y los desafíos que los países tienen para aprovechar los beneficios y mitigar los costos.

Gran parte de la discusión trata de desarrollar capacidades para aprovechar los beneficios, por ejemplo, aumentar los gastos de I + D para que los actores locales también puedan aprovechar el sistema de patentes. Pero cada vez se está prestando más atención a la mitigación de los costos, por ejemplo, la creación de capacidades reguladoras para monitorear y sancionar los abusos del sistema de patentes.

Terminé el libro pidiendo un impulso global para desarrollar estas capacidades, un complemento obvio (y creo que obligatorio, desde una perspectiva de justicia global) complementario al impulso global para hacer que los productos farmacéuticos sean patentables y que hayan comenzado todo esto. No soy optimista de que veamos mucho movimiento global en esto, una nueva cruzada para crear autoridades de competencia, tanto como me gustaría, pero sospecho que tales esfuerzos crecerán dentro de los países.

El libro Coalitions and Compliance: The Political Economy of Pharmaceutical Patents in Latin America” está disponible en Oxford University Press.

La nota de  IP-Watch  agrega como material de referencia para el lector  que “el el transcurso de estos dos períodos de cambio, Argentina produjo un régimen de patentes "conservador de mercado", que presenta un cumplimiento minimalista y oficial de las nuevas obligaciones internacionales del país, complementado por cambios regulatorios diseñados para ayudar a las empresas locales a ajustarse al nuevo statu quo y mantener una posición dominante con respecto a la competencia internacional.

A su vez, Brasil adoptó un sistema "neodesarrollista", con normas globales de manera que pone la PI y la innovación en el centro de la política de desarrollo, pero al mismo tiempo presenta una serie de medidas diseñadas para mejorar los efectos de una protección más fuerte.

México produjo un régimen de patentes "internacionalista", marcado por una expansión de las normas globales y la adopción de "mejores prácticas", todo con miras a atraer inversión extranjera al sector farmacéutico.

Ken Shadlen