PAMI Y LA INDUSTRIA AVANZAN EN LAS NEGOCIACIONES

Visto: 323

Un clima positivo se ha instalado entre la industria y el PAMI en torno a la negociación del nuevo convenio pues ha quedado descartada la supuesta intención de la Jefatura de Gabinete de negociar cámara por cámara para evitar la “cartelización”.

Es mentira que el PAMI quiera dividir a las cámaras y tampoco sería una demanda que aceptaríamos”, afirmó enfáticamente un vocero de la industria.

Pero la versión que repitieron varios periodistas acreditados en la Casa Rosada tuvo un contenido intencional que le adjudican a Mario Quintana, el cada vez más poderoso vicejefe de Gabinete que en la práctica asume directrices de la política económica en sintonía con Marcos Peña.

Si es cierto que el PAMI avanza en una política de reducción de gastos y el ajuste llegará a los medicamentos.   

En tal sentido las demandas del PAMI se consolidan en torno a descuentos del 80 por ciento para los oncológicos con cinco a diez años en el mercado y la fijación de precios máximos para los ambulatorios mediante un vademécum cerrado.

La industria sigue rechazando la conveniencia de los precios máximos y advirtió que el vademécum cerrado suele generar aumentos de precios de los medicamentos que quedaron por debajo de la línea de corte.

En la última reunión y en un clima distendido, el PAMI le pidió a la industria que presenten un plan alternativo y aceptó conformar comisiones mixtas para avanzar en un nuevo modelo de prestaciones.

Eso sí, hay una barrera intransigente: PAMI quiere gastar mucho menos de los 2.700 millones de pesos mensuales que le destina a la cobertura en medicamentos.

Cerrar la diferencia es la tarea en la que los negociadores de ambas partes se enfrascarán en lo que queda del verano.