ESCLEROSIS MÚLTIPLE: DRAMÁTICO AUMENTO DE LOS CASOS A NIVEL MUNDIAL Y TAMBIÉN EN ARGENTINA

Visto: 1046

La esclerosis múltiple reporta un dramático aumento de casos registrado en todo el mundo con alrededor de 2.5 millones de pacientes y en especial afecta a las mujeres en una proporción de tres por cada hombre, señalaron especialistas argentinos e internacionales presentes en el Tercer Charcot Latinoamerican Meeting reunido en Buenos Aires.

El incremento de los casos de esclerosis múltiple ha tenido un crecimiento similar en Argentina, estimándose que se duplicaron durante la última década y con una relación de tres mujeres por cada hombre.

Sin embargo, los profesionales reunidos en Buenos Aires destacaron que la buena noticia “es que tenemos 14 medicamentos para los tratamientos, tres nuevos en los dos últimos años y pronto será aprobada otra molécula por la FDA”, resaltó Edgardo Cristiano, médico neurólogo, director del Centro de Esclerosis Múltiple de Buenos Aires (CEMBA) del Hospital Italiano.

Los tratamientos actuales permiten pasar de un medicamento a otro y “nos permite ser mas intolerantes y agresivos con la enfermedad”, afirmó Cristiano, que recurrió a una figura metafórica: “podemos jugar al ajedrez con los pacientes de manera racional para ser más efectivos”.

El especialista italiano Giarcarlo Comi destacó de los tratamientos la importancia de “actuar rápidamente de manera que permita salvar la mayor cantidad de neuronas”.

Los participantes en Charcot de Buenos Aires coincidieron durante una conferencia de prensa que “algunos estudios están sugiriendo inclusive que podría recomponerse el funcionamiento de las neuronas dañadas, lo que mejoraría la funcionalidad de los pacientes y su recuperación tras brotes de la enfermedad que impacten en su calidad de vida”.

Liliana Patrucco, médica neuróloga y jefa de la sección de enfermedades desmielinizantes del Hospital Italiano de Buenos Aires, “por un lado, es fundamental la rehabilitación física del paciente, que se logra a través de los ejercicios que se pueden hacer coordinados por un fisiatra, y por otro, la rehabilitación cognitiva contribuye a que la persona pueda volver a adaptarse a las actividades de la vida diaria”.

Por ejemplo, en forma virtual, utilizando la tecnología, el paciente desde su casa con una PC o una tablet puede realizar ejercicios monitoreados por un especialista contribuyendo a su rehabilitación.

Según datos aportados por los especialistas, la prevalencia de esta patología, que suele presentar los primeros síntomas entre los 18 y 40 años, es de 30 por 100 mil habitantes, con lo cual se estima que en Argentina hay entre 14 mil y 18 mil pacientes.

La doctora Patrucco explicó que las últimas estadísticas de Argentina han elevado el porcentaje a 32 enfermos por cada 100 mil habitantes.

Cristiano estimó que existe una predisposición genética del 30 por ciento en la raza caucásica que es la más afectada pero es una enfermedad inexistente entre las poblaciones indígenas americanas y los esquimales.

La enfermedad “implica una enorme carga económica para la sociedad”, afirmó el italiano Comi, pero al mismo tiempo resaltó que “tenemos drogas nuevas” para recetar a los enfermos y bregó para que todos los pacientes de esclerosis múltiple puedan acceder a “terapias intensivas con igualdad de oportunidades”.

“La rehabilitación y la actividad física de los pacientes con esclerosis múltiple son aspectos que no tienen toda la consideración que se merecen y sin embargo son fundamentales en el tratamiento”, lamentó Cristiano.

El paciente tiene que “hacer rehabilitación tratando de recuperar lo que se denomina funcionalidad, hay algunas habilidades que tal vez no podrá recuperar, pero otras sí, con estrategias adecuadas puede seguir llevando una vida normal”, aseguró Cristiano.

Comi a su vez citó programas específicos de recuperación que se aplican actualmente en seis centros especializados de Canadá donde la actividad física y mental produce cambios positivos en el cerebro de los pacientes.

Los profesionales coincidieron que el concepto de plasticidad resulta clave, ya que desde hace un tiempo se observó que ejercitando el cuerpo y el cerebro las neuronas de aquellas zonas que están dañadas por la afección son reemplazadas en sus funciones por otras que permanecen sanas.

“La cognición es fundamental: hacer terapia ocupacional, por ejemplo, puede impactar en la calidad de vida de los pacientes de manera significativa”, agregó.

La esclerosis múltiple es una enfermedad inmunológica crónica y discapacitante, producto del daño que se produce en la mielina, es decir, en la capa que recubre las fibras nerviosas del sistema nervioso central.

En la actualidad el tipo más común de la enfermedad es la remitente-recurrente, también llamado ‘con recaídas y remisiones’, en la que los pacientes tienen períodos de bienestar y ocasionalmente presentan episodios de reincidencias.

“La rehabilitación tanto física como cognitiva no solamente puede hacerse de manera presencial sino también virtual utilizando la tecnología, lo que se conoce como teleneurorehabilitación, a través de un software especialmente diseñado para que el paciente desde su casa pueda cumplir con determinados objetivos, en cualquier momento, haciendo ejercicios la cantidad de veces al día que quiera, siempre monitoreado por el especialista, que puede ser el rehabilitador físico, el terapista ocupacional o la neuropsicóloga que se encarga de los aspectos cognitivos del paciente”, consignó la doctora Patrucco.

Para poder hacer la teleneurorehabilitación se precisa que el paciente en su casa tenga una PC o una tablet. Se trata de un programa integral de realidad virtual basado en la realización de ejercicios que son captados por un sensor y se ven reflejados en la pantalla, lo que permite que se plasmen de manera lúdica.

Por ejemplo: en la pantalla, se presenta una fruta que el paciente debe guardar en el estante correspondiente. Realizando movimientos reales, en la pantalla se refleja lo que realiza el paciente. Esto permite trabajar los movimientos finos de precisión y de coordinación, pero también hay ejercicios que proponen la marcha de la persona.

“Esto es una tendencia que va en aumento, sobre todo porque permite acortar las distancias, teniendo en cuenta que no todas las personas pueden ir físicamente a los lugares donde se hace la rehabilitación, ya sea porque no tienen un familiar que los lleve, porque viven demasiado lejos, porque el traslado en ambulancia es complejo o porque llegan tarde, entre otras, y esta técnica es una forma de romper esas barreras”, indicó Cristiano.

“Está demostrado que aquellos que acceden a alguna forma de rehabilitación tienen una mejor evolución en su funcionalidad que aquellos que no tienen esta posibilidad”, aseveró el especialista.