FRANCIA MULTA A ROCHE Y NOVARTIS POR PRÁCTICAS ABUSIVAS

Visto: 415

El gobierno de Francia ha sancionado a Roche y Novartis con una multa de 444 millones de euros por complotarse para proteger las ventas de Lucentis, un medicamento para la degeneración macular relacionada con la edad (AMD) y autoboicotear Avastín, que cuesta treinta veces menos.

Una sanción similar ya había aplicado el gobierno italiano en 2014 cuando sancionó a ambas multinacionales suizas con 182 millones de euros, también por sus maniobras de mercado con Lucentis (ranibizumab).

La Autoridad de la Competencia de Francia sancionó a Novartis y Roche por adoptar “un comportamiento abusivo de posición dominante” con la finalidad no declarada de preservar la posición y el precio de Lucentis y frenar la competencia del medicamento contra el cáncer Avastin (bevacizumab), que cuesta alrededor de treinta veces menos y también es recetado para tratamientos de AMD.

La autoridad francesa comparó que Lucentis cuesta 1.161 euros por inyección mensual, mientras que Avastin cuesta entre 30 y 40 euros por inyección.

La Autoridad de Competencia de Francia aseguró que el boicot contra Avastín consistió en exagerar deliberadamente sus supuestos efectos adversos “para favorecer la venta de Lucentis”.

Sin embargo, los médicos franceses se dieron cuenta que Avastin tenía efectos positivos sobre la DMA y comenzaron a recetarlo a pesar de que no tiene autorización de comercialización para esta enfermedad.

El monto de la multa es histórico para Francia y ambos laboratorios fueron sancionados por "la puesta en obra de un bloqueo así como la difusión de un discurso alarmista, y a veces engañoso", sobre los riesgos de recetar y utilizar Avastin.

Según la autoridad francesa de la competencia, Novartis "trató de frustrar las iniciativas de los oftalmólogos que, en el marco de su libertad de prescripción, decidieron prescribir Avastin, fuera de su autorización de comercialización".

Roche dijo que estaba “decepcionado” con la multa aplicada en Francia y está decidiendo "los próximos pasos". Novartis, anticipó que apelará la sanción, en sendos comunicados emitidos por sus casas matrices en Suiza.

Novartis debe pagar 385 millones de euros y Roche 59 millones de euros, según la multa aplicada en Francia.

Avastin y Lucentis son medicamentos producidos por la biotecnológica Genentech, que forma parte del grupo Roche. Genentech encomendó la explotación comercial del Lucentis al grupo Novartis mediante un contrato de licencia. Roche comercializa directamente Avastin.

Ambos laboratorios ya se han visto envueltos en polémicas y sanciones similares por el manejo del mercado de Lucentis y Avastin.

La AGCM (Autoridad de Competencia Italiana) aplicó el 27 de febrero de 2014 una multa a Novartis y Roche de 182,5 millones de euros, de los cuales 92 millones fueron la sanción a Novartis y 90,5 millones a Roche.

La AGCM italiana afirmó que Roche y Novartis se habían complotado en acuerdo restrictivo de la competencia de Lucentis que afectaba al mercado de medicamentos.

La investigación se inició en febrero de 2013 después de recibir los informes de Aiudapds, una asociación de clínicas privadas, y de la Sociedad SOI-Società Oftalmologica Italiana (Sociedad Italiana de Oftalmología).

De acuerdo con la Autoridad de Competencia Italiana, una de las posibles consecuencias del cartel era una mayor dificultad en la posibilidad de tratamiento para muchos pacientes y un aumento en el gasto del Sistema Nacional de Salud que se estimó solo en 2012 en 45 millones de euros, con posibilidad de que estos costes ascendieran hasta más de 600 millones de euros al año.

En 2018, Novartis y Roche fracasaron en Gran Bretaña en su intento de impedir que los médicos hicieran de Avastin la opción preferida para AMD.

La autorización de comercialización de Avastin en Europa fue concedida aproximadamente dos años antes que la de Lucentis.

Durante ese período, algunos médicos administraron a sus pacientes Avastin, ajustando las dosis, para tratar patologías oculares (uso off label).

 Este uso ha perdurado incluso después de que Lucentis obtuviera su autorización, debido al coste sustancialmente inferior de Avastin.

Novartis, en declaraciones a Diario Médico de España, ha asegurado "estar muy decepcionada por el resultado de la decisión y desmiente rotundamente las acusaciones [de la autoridad francesa] sobre supuestas prácticas anticompetitivas”. Novartis “cree firmemente que ha actuado de manera apropiada y en cumplimiento de todas las regulaciones aplicables. Considera que la resolución se basa en una interpretación errónea de los hechos y en una distorsión de la jurisprudencia anterior que no aplicaría en este caso".

Novartis tiene la intención de apelar la resolución ante el Tribunal de Apelación, confirmó.

La Organización de Consumidores y Usuarios de España (OCU), en un comunicado lamentó que "la misma práctica contraria a la competencia que ha generado multas históricas en Italia y ahora en Francia, en España no haya recibido castigo alguno y se permita que los consumidores, muchos años después de su denuncia, sigan sin saber por qué se está pagando 100 veces más por un medicamento de idéntica eficacia”.