COMPRAS CONJUNTAS REGIONALES PARA MEDICAMENTOS DE ALTO PRECIO Y REGULACIONES PARA EVITAR ABUSOS DE MERCADO, PROPUSO CEPROFAR

Visto: 762

Los países de la región deberían avanzar en la compra conjunta de medicamentos de alto precio para imponer su poder de compra contra los abusos del monopolio de las patentes, señalaron los expositores del centro de estudios farmacéuticos CEPROFAR.

Rubén Sajem y Clarisa Marchetti, expertos de CEPROFAR también coincidieron en que es imperioso impulsar la producción pública de medicamentos y aumentar los presupuestos para el desarrollo tecnológico-industrial de nuevas moléculas, durante el zoom Medicamentos y Sistema Nacional Integrado de Salud, organizado por la CTA de los Trabajadores de la Provincia de Buenos Aires.

Marchetti explicó que la evolución de los medicamentos se encamina hacia las terapias genéticas, pero al mismo tiempo “los gastos en salud aumentarán”.

En consecuencia “la producción pública de medicamentos es la alternativa para alcanzar la soberanía científica y la soberanía sanitaria”, propuso.

Marchetti lamentó que “no hay bancos regionales de precios que sería una referencia para un precio justo”.

Con PAMI podemos juntarnos y hacer compras conjuntas”, comentó Marchetti, pero como una excepción y no una constante.

Por el contrario, “los medicamentos de alto precio muchos ingresan de uso compasivo y no tienen precios de referencia”, comparó.

“Brasil, México y Colombia son ejemplos de compras centralizadas que les permitió ahorrar en medicamentos”, mencionó de ejemplo.

Rubén Sajem a su vez denunció que los nuevos medicamentos biológicos “son carísimos” y, por ejemplo, mencionó que el anticuerpo monoclonal Nivolumab “representa el cinco por ciento del presupuesto oncológico de PAMI”.

Opdivo (Nivolumab) de BMS tiene un costo 293766.68 pesos en su presentación de 100 mg x 10 ml. También mencionó que Sofosbuvir (Sovaldi) tiene un precio de 80 mil dólares.

“Los precios no aparecen en el manual que tenemos en las farmacias, no tienen un precio, depende de la capacidad de pago de quien lo requiere”, explicó Sajem.

El presidente de CEPROFAR explicó que el gasto de PAMI es de 9.000 millones mensuales en medicamentos, de los cuales 2.100 millones se destinan a OyTE (oncológicos y especiales) y de estos 2.100 millones, el 50% se concentra en 20 moléculas.

Sajem precisó que “el 1,4 por ciento de los tratamientos oncológicos de PAMI demanda 1.200 millones de pesos”.

En cuanto a los medicamentos ambulatorios “que son los más habituales y que conocemos por sus marcas comerciales, observamos que en periodos aumentan por encima de la inflación”.

“El sistema de salud está siendo regulado por intereses que no consideran al medicamento como bien social”, lamentó Sajem, utilizando como metáfora que “es como patinar sobre hielo delgado porque que no hay regulaciones que es una falla en la atención sanitaria de calidad”.

Mariana Molteni, secretaria de Salud de SUTEBA y la CTA, afirmó que “con las vacunas quedaron en evidencias las tensiones por llevarse la parte más grande de la torta”.

“Hay que visibilizar el entramado que tiene el acceso a los medicamentos y el medicamento como bien social con el derecho a la salud como derecho humano esencial”, propuso.

En consecuencia, “hay que introducir el rol de Estado en la investigación y la producción de medicamentos en la agenda pública”.

Para Molteni existe un “contexto político favorable para la conquista de derechos, incluido el derecho a la salud asequible para todos”.

Versión completa: