INVERTIR EN MEDICAMENTOS INNOVADORES TIENE UN IMPACTO DIRECTO EN LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA EN AMÉRICA LATINA, SOSTUVO FIFARMA

Visto: 295

La inversión en tratamientos y medicamentos innovadores tiene un costo alto y constituye siempre un riesgo empresario, pero sus resultados aportarán “un impacto directo en la reducción de la pobreza porque vamos a estar eliminando el gasto catastrófico que no solo involucra al paciente sino también a su grupo familiar”, fue una de las conclusiones de una video conferencia organizada por FIFARMA, la cámara que reúne a los laboratorios multinacionales de América Latina.

Durante el debate coordinado por la colombiana Yaneth Giha, la nueva directora ejecutiva de FIFARMA, también se sostuvo que “la innovación responde a las oportunidades de obtención de benéficos que está vinculado al tamaño del mercado”.

“Pocas industrias en el mundo innovan tanto como la industria farmacéutica”, aseveró Giha, remarcando que   “innovar también en la forma en cómo llevar las innovaciones a los pacientes”.

La innovación “tiene mucho efecto social más que individual, pero es un sin sentido pedir innovación sin incentivos”, explicó Marco Alemán, subdirector general de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

“No esperemos otra pandemia para seguir innovando, tenemos la obligación de seguir innovando siempre”, afirmó Angela Flores, directora ejecutiva de la cámara multinacional ALAFARPE de Perú.

Flores propuso “generar espacios con universidades para agregar valor a la investigación clínica y en procesos de farmacovigilancia y hay un espacio para poder seguir construyendo porque la innovación es intensiva en capital humano”.

Carlos Murillo, presidente regional de Pfizer Latinoamérica, coincidió que “no existe industria que invierta más en innovación” que la industria farmacéutica y detalló que su compañía destina a investigación alrededor del diez por ciento de la facturación.

“El avance de la tecnología en nuestra área avanzó más que en otras industrias y la pandemia lo expuso”, resaltó el directivo de Pfizer.

“La investigación clínica tiene un impacto muy grande en nuestros países y nuestras poblaciones”, subrayó Murillo.

Los panelistas coincidieron que “tiene que haber fuertes incentivos para fomentar la investigación como los derechos de propiedad intelectual”.

“Un gran entendimiento que ahora es mayor que antes es que la innovación en salud no es un costo sino una inversión en sí misma”, reforzó Alemán.

“La crisis sanitaria de los últimos años por la pandemia ha demostrado que un sistema de innovación fuerte ha permitido traer las soluciones para pasar ese momento”, agregó el subdirector de la OMPI.

Fortalecer estos sistemas nos permitirá traer grandes avances que mejoren la vida de los pacientes”, coincidieron los panelistas.

“Lo que hacemos tiene impacto en millones de personas y la innovación nos permitirá seguir mejorando la vida de esas personas”, vislumbró Murillo.

El presidente regional de Pfizer también destacó que algunos laboratorios debieron tomar el riesgo de comenzar la producción de vacunas COVID “antes de que estuviese demostrado si era efectiva o no”.

“La innovación en salud no es un costo, sino una inversión en sí misma”, coincidió Yaneth Giha.

“Más salud, más innovación y más acceso a la innovación”, pidió la nueva directora Ejecutiva de FIFARMA para la región latinoamericana, al término de la video conferencia.

Video conferencia completa