LA COMPAÑÍA QUE REVOLUCIONÓ EL TRATAMIENTO DE LAS DISFUNCIONES SEXUALES MASCULINAS EN EL MUNDO CUMPLE 20 AÑOS

Tras su historia de vital contribución a tratar estas dificultades como un problema de salud y no como un tema tabú y “sin solución”, la alianza de clínicas Boston Medical Group (BMG) sigue a la vanguardia del desarrollo de tratamientos médicos personalizados con garantía de confidencialidad, y ya brindó solución a más de 1.200.000 pacientes en ocho países.

Los problemas de disfunción eréctil afectan a más de la mitad de los varones mayores de 40 años, según el Massachusetts Male Aging Study (MAAS), el estudio de referencia más importante sobre el tema a nivel mundial. Hoy está claro que no tienen absolutamente nada que ver con la masculinidad, y que las causas son en su gran mayoría orgánicas y están relacionadas con dificultades del aparato circulatorio. Factores de riesgo como la diabetes, la hipertensión arterial, el colesterol elevado y otros problemas que afectan a la salud general, están estrechamente relacionados con la disfunción eréctil, y es imposible no tenerlos en cuenta si se quiere tratar la cuestión seriamente.

Por tanto, la disfunción eréctil no es sólo un padecimiento por sí mismo, sino que puede ser un síntoma de una enfermedad crónica o asintomática subyacente. La consulta médica especializada por disfunción eréctil puede constituir una buena pista para la detección de una enfermedad que el paciente no sospecha que tiene. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la disfunción eréctil como una enfermedad de clase III, perteneciente al mismo grupo que la artritis reumatoidea y con el mismo rango de severidad y discapacidad que la angina de pecho.

Apenas dos décadas atrás, cuando la disfunción eréctil –caracterizada por entonces bajo el equívoco término de “impotencia”– era tenida como un dilema sin solución y mantenida en el ocultamiento, un grupo de pioneros inició el camino de ofrecer una solución eficaz y responsable del problema, a nivel médico pero también para demoler los mitos y tabúes existentes sobre el tema. Su resultado es Boston Medical Group (BMG), la mayor alianza de centros de salud a nivel mundial para el tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, que hoy celebra 20 años ofreciendo a sus pacientes las mejores alternativas médicas personalizadas para gozar de una vida sexual plena, en el marco de la mayor confidencialidad y con el mayor respaldo científico y profesional.

BMG cuenta con 163 clínicas en 8 países incluida la Argentina, en las que brinda un servicio de vanguardia que conjuga lo más avanzado en tecnología médica –como la Terapia de Ondas de Choque extracorpóreas– con los tratamientos farmacológicos más eficaces y un abordaje profesional integral y personalizado según las necesidades de cada paciente.  A lo largo de sus estas décadas de trayectoria ha ayudado a más de 1.200.000 pacientes en todo el mundo a resolver sus problemas de disfunción eréctil o de eyaculación precoz, las dos principales dificultades que afectan a la vida sexual del varón y de la pareja.

La empresa creció y se consolidó gracias a su seriedad, su resultado y la satisfacción de sus pacientes, y cuenta con sedes en Argentina, Brasil, México, España, Colombia, Perú, Canadá y Estados Unidos.

“Hace veinte años, la edad promedio de los pacientes que acudían a consulta para resolver sus problemas de erección era de 55 años, y hoy el promedio de edad de nuestros pacientes es de 49 años, lo que indica que el estilo de vida actual, el aumento de padecimientos como la diabetes, la hipertensión y los problemas de colesterol, así como el sedentarismo, y hasta el exceso de consumo de pornografía en internet, han causado que cada vez más hombres jóvenes empiecen a experimentar problemas en su erección”, señaló el Dr. Sergio Pusarelli, Director Médico del Boston Medical Group Argentina.

En 1997, Internet era aún un fenómeno incipiente, la disfunción eréctil un tema tabú y sin solución sobre el cual era difícil siquiera encontrar información científicamente confiable y no existía la hoy ya famosa “pastilla”. En ese entonces, Allan Hennings, Ramsay Sallis y Paul Sithi se comprometieron a buscar una solución confiable, segura y con aval científico al tema, y el 4 de julio de ese año atendieron en México a su primer paciente. Al año siguiente se realizaron los primeros tratamientos con esa misma metodología en los EE.UU.

Por esa razón, durante su etapa inicial de actividad del BMG inclusive era frecuente que los medios de comunicación se resistieran a publicar avisos y mensajes publicitarios de la empresa. Difundir la convicción de que el problema tenía solución y que la mayoría de las veces se generaba por causas físicas como los habituales factores de riesgo cardiovasculares convirtió al Boston Medical Group en una entidad pionera no sólo en el tratamiento médico de la disfunción eréctil y la eyaculación precoz, sino también en la posibilidad de que estos temas pudieran ser tratados de forma abierta.

En la actualidad BMG, “no sólo ha aumentado la información sobre salud sexual masculina ofrecida a los pacientes, sino que éstos además son más conscientes de sus problemas y se animan a consultar con un especialista”.

El tratamiento médico individualizado, con atención personalizada y confidencial mediante salas de espera privadas, con un seguimiento y acompañamiento médico durante todo el tiempo que dure su tratamiento, también formó parte de este paradigma innovador que introdujo BMG.

Además de tratamientos farmacológicos personalizados tomando en cuenta cada una de las características de la persona y su estado de salud, cada centro cuenta con las tecnologías específicas más avanzadas para el diagnóstico y la terapia. Según los últimos estudios de referencia –realizados sobre más de 1.700 varones publicados en la revista médica The Journal of Urology–, por ejemplo, la Terapia de Ondas de Choque extracorpóreas –tecnología con la que cuentan los centros de BMG– permite el tratamiento exitoso y sin efectos secundarios del 80% de los casos de disfunción eréctil de origen vascular, y el 60% de los pacientes tratados con ella puede tener relaciones sexuales sin necesidad de medicación.

A lo largo de 20años de experiencia, Boston Medical Group ha podido comprobar que las disfunciones sexuales masculinas afectan a hombres de todas las edades, y pudo ayudar a recuperar la vida sexual incluso de pacientes centenarios, convirtiéndose no sólo en el grupo médico que ha atendido a más pacientes con disfunción eréctil y eyaculación precoz en todo el mundo, sino en un referente internacional en la salud sexual masculina.

www.bostonmedicalgroup.com.ar 

Etiquetas: BOSTON MEDICAL GROUP,, DISFUNCIÓN ERÉCTIL,