Laboratorio Merck de Alemania festeja 350 años presentando en Argentina nueva droga contra la esclerosis múltiple

Visto: 133

Merck de Alemania anunció que ya está disponible en Argentina la droga cladribina10 mg. comprimidos para la esclerosis múltiple, una noticia auspiciosa para los pacientes de esta enfermedad y que el laboratorio quiso compartir en coincidencia con los 350 años de su existencia, que se festejan durante 2018.

María Laura de la Fuente, gerente de Comunicaciones de Merck recordó que el laboratorio fue fundado en 1668 y todavía es una empresa familiar que actualmente administra la décima tercera generación del fundador, Friedrich Jacob Merck, dueño de la primera farmacia y boticario de la familia en Darmstadt, cerca de Frankfurt.
En Argentina Merck se radicó en 1929 y en 1945 fue expropiada cuando el gobierno militar de entonces le declaró la guerra al Eje, pocas semanas antes de la rendición de Berlín. Otro gobierno argentino, en 1958, le propuso a la familia Merck revenderle su laboratorio a un precio simbólico.

Menos suerte tuvieron en Estados Unidos donde George Merck abrió una filial en 1891 y que le expropiaron en 1917 cuando el gobierno de Washington le declaró la guerra a Alemania. La marca nunca fue devuelta. Al contrario, fue subastada dando origen a Merck Sharp & Dohme o MSD. Por eso en Estados Unidos y Canadá Merck funciona con otros nombres empresarios.

De la Fuente explicó que Merck de Alemania no solo es una empresa farmacéutica, ya que fue precursora en el cristal líquido fundamental para las tablets y celulares y en Argentina proporciona los pigmentos para las tintas de seguridad utilizadas en pasaportes y documentos de identidad.

En cuanto al cladribina 10 mg comprimidos, tiene la ventaja que se suministra solo 10 días por año durante dos años y en dos ciclos de cinco días cada uno.
Merck resaltó que Argentina “es uno de los primeros países de Latinoamérica en contar con esta medicación, cuyo principio activo se denomina cladribina (10 mg comprimidos) que representa la primera terapia oral de corta duración, ya que posee un esquema de administración simplificado en el que se indica solo por un máximo de 20 días durante 2 años, habiendo demostrado eficacia clínica sostenida por hasta 4 años, evaluada en función de la disminución de la actividad de la enfermedad, reflejada en menores niveles de progresión de la discapacidad y de la tasa anualizada de brotes, así como en estudios de resonancia magnética.
“Disponer de cladribina comprimidos nos brinda la posibilidad de contar con una herramienta de tratamiento con un esquema de administración muy práctico, ya que permite que el paciente durante prolongados períodos de tiempo no deba recibir medicación. Además, cuenta con muy buena eficacia, pocos efectos colaterales reportados hasta la fecha y con un monitoreo sencillo” expresó Jorge Correale, Jefe de Neuroinmunología y Enfermedades Desmielinizantes del Instituto de Investigaciones Neurológicas Dr. Raúl Carrea (FLENI).

El especialista agregó que “está indicada para aquellos pacientes con formas de la enfermedad a brotes y remisiones, tanto en los que han fallado a diferentes esquemas de tratamiento como en los que presentan una forma agresiva o rápidamente evolutiva desde el inicio de la enfermedad”.

En opinión Juan Ignacio Rojas, médico neurólogo del Servicio de Neurología del Hospital Italiano de Buenos Aires, “a pesar de que ya contamos con diferentes medicaciones, existía una necesidad insatisfecha para el tratamiento de los casos de enfermedad muy activa, que era la de contar con una opción de alta eficacia, pero que demostrara un buen perfil de seguridad”. 
“Esta droga viene a dar respuesta a esa necesidad: demostró al cabo de 2 años de tratamiento que aproximadamente el 47 por ciento de los pacientes no evidencie ningún tipo de actividad de la enfermedad; no volvieron a presentar recaídas ni lesiones medidas por resonancia magnética. Con la gran ventaja de que su frecuencia de administración se diferencia de todo lo que conocíamos, por lo que esperamos que contribuya enormemente al cumplimiento del tratamiento y así a la obtención de los mejores resultados posibles”.

Jorge Correale coincidió que en el seguimiento de los cuatro primeros años uno de cada dos pacientes medicados con cladribina no mostraron signos de la enfermedad y que en un nuevo estudio previsto a ocho años la expectativa es que los pacientes curados alcancen al 80 por ciento.

“Nos llena de orgullo que esta nueva droga confirme la huella que viene dejando Merck en la historia del manejo de la esclerosis múltiple. 20 años atrás desarrollamos el primer interferón beta 1a, que aún hoy es de gran ayuda para muchos pacientes. Pero esta nueva opción, superadora, amplía el horizonte para dar respuesta a una necesidad insatisfecha para las formas recurrentes con alta actividad, una de las presentaciones más rebeldes de la enfermedad y para la que los especialistas contaban con escasas opciones terapéuticas”, afirmó José Arnaud de Carvalho Coelho, Managing Director de Merck Argentina.

Además de Argentina, a la fecha cuentan con la disponibilidad de cladribina 10 mg comprimidos todos los países de Europa, conjuntamente con Noruega, Liechtenstein e Islandia, Canadá, Australia, Chile e Israel. Mientras que Merck planea obtener la aprobación regulatoria en otros países, incluyendo Estados Unidos.

El hecho de que la posología de la droga sea tan simple para el paciente es un diferencial muy importante, ya que el cumplimiento de los tratamientos farmacológicos condiciona el éxito terapéutico. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la tasa de falta de adherencia al tratamiento en Esclerosis Múltiple a nivel mundial es del 44%, similar al de enfermedades crónicas tales como la diabetes o la depresión[8]. Por lo tanto, es esperable que una herramienta que ayude a simplificar el esquema terapéutico contribuya a mejorar el manejo de esta enfermedad.
Los especialistas explicaron que un motivo por el cual los pacientes en ocasiones les refieren que no toman la medicación con la frecuencia que corresponde es que, en ausencia de síntomas o recaídas durante un período prolongado de tiempo, el medicamento es lo único que les recuerda que están enfermos. Por lo que -en algún punto involuntariamente- tienden a evitarlo. Otros motivos de abandono o discontinuidad son los olvidos, el desgano o falta de motivación y los efectos adversos.

Cladribina comprimidos se postula como una terapia de reconstitución inmuno-selectiva[9],[10],[11] que simplifica la administración del tratamiento, ya que se trata de dos cursos anuales cortos de comprimidos con un máximo de 20 días de tratamiento durante dos años, proporcionando un beneficio duradero de la terapia por hasta cuatro años. Por su mecanismo de acción, actúa sobre los linfocitos B y T, seguida de un patrón definido de reconstitución inmunológica, sin supresión continua del sistema inmune[12],[13],[14].

“Cladribina comprimidos provoca una ‘reconstitución’ del sistema inmune’, con lo cual es muy probable que el paciente pueda estar sin recibir medicación por largos períodos de tiempo”, completó el doctor Correale.
Respaldan la seguridad y eficacia y el perfil riesgo-beneficio evidenciado por cladribina comprimidos, más de 10.000* años-paciente con más de 2.700 personas con esclerosis múltiple incluidas en los ensayos clínicos[15], y hasta 10 años de observación en algunos pacientes. 

El programa de desarrollo clínico incluyó evidencia de tres ensayos clínicos de Fase III, CLARITY[16],[17], CLARITY EXTENSION[18]y ORACLE MS[19], además del ensayo clínico Fase II ONWARD[20]; y de los datos de seguimiento a largo plazo del registro PREMIERE[21] que contempla un seguimiento de los pacientes a 8 años.
En pacientes con alta actividad de la enfermedad, los análisis post hoc del ensayo clínico Fase III CLARITY a dos años 9,10 demostraron que cladribina comprimidos reduce la tasa anualizada de brotes en un 67% y el riesgo de progresión confirmada de la escala expandida del estado de discapacidad (EDSS) a los seis meses en un 82% versus placebo. Como se demostró en el ensayo clínico Fase III CLARITY EXTENSION18, no se requirió tratamiento con cladribina comprimidos en los años 3 y 4. Los datos obtenidos han proporcionado información sobre los requisitos de posología y seguimiento.
*exposición en EM en formulación oral y parenteral cualquier dosis
Los eventos adversos más relevantes fueron linfopenia y herpes zóster. El recuento de linfocitos debe evaluarse antes y durante el tratamiento con cladribina comprimidos. Cladribina comprimidos está contraindicada en determinados grupos de pacientes, incluyendo los inmunocomprometidos y las mujeres embarazadas.

Acerca de la Esclerosis Múltiple
Corrale admitió que “es una enfermedad cara por el precio de los medicamentos pero lamentablemente en Argentina no tenemos estudios de costo/beneficio” que demuestren que el costo se ahorra en tratamientos o en pérdida de años de trabajo o jubilaciones por incapacidad.
Durante la presentación de la nueva droga estuvieron presentes la Asociación de Lucha contra la Esclerosis Múltiple (ALCEM) ALCEM - Asociación de Lucha Contra la Esclerosis Múltiple y la asociación Esclerosis Múltiple Argentina Esclerosis Múltiple Argentina (EMA).
La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica e inflamatoria del sistema nervioso central. Es la enfermedad neurológica discapacitante no traumática más común en adultos jóvenes. Se estima que aproximadamente 2,3 millones de personas sufren EM en el mundo y solamente en la Argentina afecta a entre 9 mil y 12 mil pacientes1. Aunque los síntomas de esta enfermedad pueden variar, los más comunes son visión borrosa, entumecimiento u hormigueo en las extremidades y problemas de control de fuerza y de coordinación. Las formas recurrentes de EM son las más comunes.

Fisiológicamente se origina por la pérdida de mielina (la cubierta de grasa y proteínas que poseen las estructuras nerviosas) que se produce por una reacción autoinmune, que es aquella en la que los glóbulos blancos no reconocen la mielina como propia y la atacan y destruyen. Esto condiciona que las estructuras nerviosas conduzcan la información a una velocidad mucho menor de la que se requiere, o bien por una vía anómala. Como consecuencia de este proceso, el paciente puede presentar diversos síntomas neurológicos dependiendo de dónde se produzca la lesión, los más frecuentes son disminución de la agudeza visual, trastornos de equilibrio, pérdida de fuerza en piernas o brazos y trastornos en los esfínteres.

[1] Rojas JI et al., Esclerosis múltiple en la Argentina. Revisión sistemática y meta-análisis. MEDICINA (Buenos Aires) 2012; 72: 449-454

[2] Koch-Henriksen N, Sorensen PS. Lancet Neurol 2010;9:520–32

[3] Atlas of MS, Multiple Sclerosis International Federation, 2013. http://www.msif.org/about-us/advocacy/atlas/ 
[Accessed June 2017]

[4] Bove R, Chitnis T. Mult Scler 2014;20:520–6

[5] McDonald WI. N Engl J Med 2000;343:1486–7

[6] . Murray TJ. BMJ 2006;332:525–7

[7] Bove R, Chitnis T. Mult Scler 2014;20:520–6

[8] WHO. Adherence to long-term therapies: Evidence for action 2003.

[9] Giovannoni G. Personalized medicine in multiple sclerosis. 2017 Neurodegenerative Disease Management; 7 (6s) 13-17