RUBINSTEIN INAUGURÓ JORNADA SOBRE ETIQUETADO FRONTAL DE ALIMENTOS Y SALUD EN DIPUTADOS

Visto: 139

Durante el encuentro convocado por UNICEF y OPS/OMS, legisladores, expertos internacionales, referentes académicos y organizaciones de la sociedad civil, debatieron las mejores estrategias para promover una alimentación saludable y prevenir el sobrepeso y la obesidad.

El ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, inauguró hoy en Diputados la Jornada sobre Derechos de los Consumidores, Etiquetado Frontal de Alimentos y Salud, una iniciativa conjunta de Unicef, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial (OMS), y representantes de la Cámara Baja, para debatir las mejores estrategias que permitan avanzar hacia una alimentación saludable y prevenir el sobrepeso y la obesidad en el país.

“El sobrepeso y la obesidad en la Argentina son un problema serio de salud pública que recién ahora está tomando entidad en cuanto a la concientización de la opinión pública y de todos los actores sociales”, definió el ministro frente a un nutrido auditorio integrado por legisladores y asesores, expertos internacionales, referentes académicos y representantes de la sociedad civil vinculados a la temática.

“Esto es una amenaza no sólo desde la perspectiva sanitaria por todos los problemas que puede traer de enfermedades crónicas, cardiovasculares, cáncer, diabetes, sino también por cómo puede afectar al desarrollo económico con las próximas generaciones”, advirtió el funcionario, quien trazó un panorama desalentador: “La obesidad infantil ha aumentado la  incidencia en las últimas décadas de manera fenomenal, sabemos que en Argentina en la población adulta un 60 por ciento tiene sobrepeso y obesidad, y el 40 por ciento de los niños tienen sobrepeso y obesidad y eso está creciendo aceleradamente”, indicó.

Rubinstein dijo además que “el gradiente social es cada vez más ancho: por cada chico de los dos quintiles inferiores del nivel socioeconómico con desnutrición clásica, bajo peso y baja talla, hay cuatro chicos con sobrepeso y obesidad”, y sostuvo que “este es un problema que debemos abordar desde una perspectiva multisectorial y multidimensional”.

En la mesa de apertura lo acompañaban las representantes de OPS y UNICEF en Argentina, Maureen Birmingham y Ana Mendoza, respectivamente, y la directora de Directora General de Diplomacia Parlamentaria, Cooperación Internacional y Culto de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, Luciana Termnine.

Frente a esta situación, el funcionario adelantó que el Ministerio de Salud a su cargo está abocado a dos grandes ejes: “Por un lado un tema muy importante, estratégico y prioritario para esta gestión que es el lanzamiento del programa nacional de prevención del sobrepeso y la obesidad infantil que será en octubre”, y por otro, “el etiquetado frontal, que es parte del plan, y es la puerta de entrada a otras políticas regulatorias”.

En este sentido, el ministro caracterizó al etiquetado frontal como una de las herramientas “con que se puede dar señales claras a los consumidores de cuáles son los alimentos más saludables o más perjudiciales, también da señales a la industria para empezar un proceso de reformulación de sus productos”.

Rubinstein sostuvo que “esas políticas abren camino a otras como pueden ser entornos escolares saludables o las de regulación de la publicidad”, y agregó que “hay bastante consenso en que el etiquetado frontal es el instrumento más apropiado para esto. Ya hemos empezado a discutir con Agroindustria y con Producción cuál es el mejor formato, las características y los tiempos para desarrollar esta iniciativa.

El funcionario recordó que a nivel regional Argentina firmó una declaración de ministros del Mercosur, donde se comprometió a avanzar en políticas tendientes al etiquetado frontal de los alimentos procesados, un camino que ya han emprendido países como Chile, Perú, Canadá y Uruguay, entre otros, con el objetivo de informar al consumidor y al productor cuáles son los productos de mayor valor nutricional y cuáles hay que dejar de consumir para al menos detener la epidemia de obesidad.

Antes, fue Luciana Termnine, quien como anfitriona del encuentro, dio la bienvenida. “Es muy importante estas jornada para nosotros, un camino que arrancamos el año pasado con Unicef y OPS/OMS para avanzar en estas temáticas que son tan importantes para esta casa, la casa del Pueblo, que a través de nuestros representantes, del debate y de sus proyectos puedan conocer las experiencias de la región y hacer de ésta una provechosa jornada”, señaló.

Por su parte, Mendoza enfatizó que “para Unicef es un motivo de alegrías que tengamos esta reunión, que es parte de un trabajo que venimos haciendo coordinadamente en el marco de las Naciones Unidas, para posicionar un tema muy grave, y celebramos que se vaya a presentar un plan de prevención de la obesidad infantil en octubre, es una buena noticia”. En ese sentido, sostuvo que “Argentina tiene una oportunidad histórica de liderar este tema en la región, no sólo porque los datos hablan de una epidemia difícil de controlar y es bastante irreversible –estamos en el segundo lugar en América latina en obesidad en niños menores de cinco años– sino porque no hay duda que estamos ante un problema de salud pública y no de decisiones individuales”.

Asimismo, Birmingham indicó que “desde la OPS/OMS estamos muy honrados de compartir estos espacios, en el marco de la nueva Agenda 2030 para el desarrollo sostenible adoptada por la Asamblea General de la ONU, cuyo objetivo poner fin a todas las formas de malnutrición y garantizar una vida sana y promover el bienestar para todas las edades”.

La especialista dijo que “el problema de la obesidad en la Argentina, así como en el resto de la región de las Américas es muy grave, preocupante y desafía a los estados a impulsar políticas regulatorias para dar respuesta efectiva sanitaria a esta problemática” y enfatizó que “al igual que otras formas de malnutrición, la obesidad está afectando a la población más pobre y vulnerable”.

La representante de la OPS en Argentina advirtió que “con toda la evidencia existente sobre daño sobre el consume excesivo de azúcar, en Argentina no es obligatorio para la industria declarar la cantidad de azúcar agregada que posee el alimento procesado, el consumidor no está accediendo a esa información y por tanto no puede ejercer su pleno derecho”, y agregó que en este sentido es importante destacar “la necesidad de avanzar a un sistema de etiquetado de alimentos y bebidas que garantice la posibilidad de ejercer los derechos los consumidores y proteger la salud de la población, en especial a los más vulnerables como los niños, niñas y adolescentes”.

Durante la jornada, que se extenderá hasta la tarde, se analizarán las distintas experiencias en Etiquetado de alimentos de la región, y la importancia de cambios normativos para la protección de la salud y para garantizar los derechos del consumidor; Etiquetado, publicidad y promoción de alimentos, vinculados a la vulnerabilidad de niños, niñas y adolescentes, el rol de la sociedad civil y los posibles caminos para su protección; Proyectos de Ley de Etiquetado y Publicidad de Alimentos y el Rol de las asociaciones de consumidores en relación a etiquetado y publicidad de alimentos en la Argentina y en la región.

Entre otros disertantes, participan la directora de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No transmisibles del Ministerio de Salud de la Nación, Verónica Schoj, y el director de Gestión de Calidad del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Pablo Morón. Así como también, especialistas en nutrición y actividad física,  diputados de los distintos bloques y representantes de asociaciones de consumidores.