Se realizó una charla sobre la enfermedad dermatológica “Mancha de Vino Oporto”

Visto: 42

La malformación vascular afecta aproximadamente a 4 de cada 1000 argentinos. Un tratamiento temprano a través de la técnica laser es fundamental para que no siga avanzando.

Los médicos dermatólogos Diego Martin Loriente y Silvina Jaime, brindaron una conferencia en el salón Perón de la Legislatura sobre la malformación vascular “Mancha de Vino Oporto”, que afecta entre el 0,3 y 0,5 % de la población. El evento fue organizado por la diputada Mercedes De Las Casas (VJ)

La dermatóloga pediatra Jaime advirtió que “concientizar a la población en detección temprana da buenos resultados”. Mientras que Loriente aseguró que “el laser ha revolucionado el tratamiento”, ya que se ha extendido en nuestro país desde 2010. 
 
Loriente explicó la física de laser, que permite “mover partículas con gran exactitud”. La luz amplificada bajo radiación, había sido imaginada ya por el escritor Herbert George Wells, en su libro La Guerra de Los Mundos, publicado en 1898. Aunque recién Albert Eistein anticipó décadas después, teóricamente lo que iba pasar cuando se estimulara un átomo.
 
En 1963 León Goldman fue el primer médico en utilizarlo. “Usando una longitud de onda, vamos a poder atacar una lesión, un tejido, sin dañar el resto de la piel”, explicó Loriente y también aclaró que “el laser puede producir quemaduras, pero no cáncer”. Aunque estas últimas se evitan a través de un criógeno (mezcla refrigerante), que evita el daño del tejido, a través del enfriamiento.
 
Jaime explicó que cada lesión vascular “va tener un tratamiento diferente”. Y avisó que es mejor tratarlas en edad pediátrica, ya que se pueden evitar “las malformaciones y lesiones”, que se agravan con el paso del tiempo. En la “Mancha de Vino Oporto”, 2 de cada 3 desarrolla hipertrofia y por eso el tratamiento es necesario: “no es un tema estético, es un tema médico”. Con el tratamiento “se puede frenar que siga avanzando”. 
 
Imagen
Los médicos Loriente y Jaime en el Salón Perón