APOYO DE LA LEGISLATURA A LA DIFUSIÓN DEL AUTISMO

Visto: 382

Por iniciativa del diputado Claudio Cingolani (VJ) y con el respaldo unánime de la Legislatura porteña, el libro "Autismo. Guía para Padres y Profesionales" fue declarado de interés cultural y social, en un acto realizado en el salón Montevideo del palacio parlamentario.

El libro es coautoría del psicólogo especialista en autismo Matías Cadaveira y del médico neuropediatra Claudio Wainsburg; ambos, egresados de la Universidad de Buenos Aires, docentes e investigadores en sus especialidades y reconocidos profesionales de la salud.

El legislador Cingolani destacó la importancia del texto editado porque "todos tenemos que aprender, saber cómo hacer el abordaje, encarar el tema, utilizar los términos adecuados", por lo que felicitó a los autores y ponderó la importancia pedagógica de la obra.

"Concientización, compromiso y comprensión son las tres C que tenemos que asumir", enfatizó Cingolani, quien también destacó la reciente sanción por la Legislatura porteña de una ley que crea el sistema de vigilancia para la detección temprana del Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Del acto participaron, además del legislador y los autores del libro, el secretario parlamentario de la Legislatura, Carlos Pérez; la coordinadora de Educación Inclusiva del Ministerio de Educación de la Nación, Cristina Lovari; la presidenta de la Fundación Brincar para un Autismo Feliz, Carina Morillo; profesionales entendidos en la materia, miembros de organizaciones civiles y padres de personas con autismo.

Todos los oradores pusieron de relieve la trascendencia de hacer visible y conocida una condición que padecen muchas personas y que necesita ser diagnosticada lo antes posible para iniciar un tratamiento que mejore la comunicación, el desarrollo social y cognitivo del afectado. Se valoró que el tema sea abordado por los legisladores de la Ciudad, ya que anteriormente había un tabú respecto del autismo.

También se indicó que "la información es el primer paso para la inclusión del autista" y se reclamaron políticas públicas, sistemas de vigilancia para la detección temprana en todo el país, como lo legislado por los diputados porteños, escuelas dispuestas a recibir e integrar a los autistas, acceso a puestos de trabajo cuando son mayores. "Todos esos no son privilegios, son derechos", aseveró la dirigente de Brincar.

Se habla de Trastorno del Espectro Autista porque el autismo tiene un amplio espectro de variantes, según cada autista. 
Se aclaró que no es una enfermedad, tampoco una discapacidad intelectual ni un problema de conducta; es una condición generada por causas múltiples y aún no del todo conocidas, de indudable carácter neurobiológico y que, en parte, puede obedecer a cuestiones genéticas pero también a otros diversos factores. Las primeras manifestaciones se pueden detectar alrededor de los 3 años de edad.