APORTE DE JUAN CARLOS BAGÓ AL PROGRAMA DE BECAS DE LA UNIVERSIDAD DI TELLA

Visto: 225

Alrededor de sesenta empresas, familias e individuos aportaron a la décima edición del Programa de Becas de la Universidad Torcuato Di Tella, que este año en vez de la tradicional ceremonia presencial con los aportantes y autoridades académicas, consistió en una conferencia virtual del ex presidente brasileño Fernando Enrique Cardoso.

Juan Carlos Bagó, los bancos Macro, Santander y Galicia, Pan American Energy, Galileo, Tenaris, Pampa Energia/Edenor, son algunos de quienes en esta edición aportaron al fortalecimiento de Becas de la Universidad Torcuato Di Tella.

Cardoso, en su conferencia desde Brasil, anticipó que no espera “grandes cambios” en la relación entre Estados Unidos y América Latina durante la presidencia de Joe Biden, aunque aventuró su confianza en que el futuro presidente adopte una mirada “más multilateral que unilateral”.

Ni Argentina ni Brasil deben esperar grandes cambios” del futuro presidente estadounidense, pues la política interna de ese país siempre será preponderante en la agenda política del próximo residente en la Casa Blanca, como ha sido la prioridad histórica tanto de los demócratas como de los republicanos.

No creo que (Biden) sea una maravilla para Brasil o Argentina”, aventuró Cardoso, para quien al mismo tiempo sería un error “considerar a Estados Unidos como un enemigo”.

Con la derrota de Donald Trump, “el populismo de derecha ha sido golpeado, pero no ha <desaparecido”, ni en la región ni en el resto del mundo.

Cardoso se definió como “hincha de Argentina” y apeló a “la comprensión recíproca porque el comercio no es todo”.

Cuando fue presidente de Brasil durante dos mandatos consecutivos, “en mi cabeza estaba la integración” y si bien admitió que “el idioma puede ser una traba, pero no es una barrera porque nos entendemos”.

“El bien de Brasil es el bien de Argentina y viceversa”, subrayó Cardoso durante su exposición virtual en el marco de la convocatoria de la Universidad Torcuato Di Tella.

Juan José Cruces, rector de la Universidad, reseñó como en tiempo récord debieron adaptarse a la virtualidad y precisó que a partir de marzo se dictaron 21 mil clases virtuales.

Cruces agradeció “por dejarnos entrar en sus casas y recibirnos en sus livings, con la elegancia de siempre, por lo menos de la cintura para arriba”, ironizó.

El desafío de las clases virtuales “nos obligó a salir de las zonas de confort y fue menos titánico de los esperado. Quizás el temor a lo desconocido fue exagerado”, comentó.

Dirigiéndose a los profesores de la universidad, Cruces completó con una metáfora futbolera perfectamente entendible: “gracias por ponerse la diez y correr toda la cancha”.